Ernst & Young cree que Martinsa puede tener dificultades en atender su deuda
11/05/2012
La auditora Ernst & Young considera que las actuales condiciones del mercado inmobiliario español podrían afectar de forma negativa al cumplimiento de los compromisos contraídos por Martinsa-Fadesa para atender la deuda contraída con sus acreedores.

 Fuente:  http://www.expansion.com   Fecha:  11.05.2012

Según consta en el informe de auditoría realizado por la firma sobre la situación de la inmobiliaria durante el pasado ejercicio, el riesgo de liquidez en el actual entorno económico es la principal amenaza para la sociedad, que superó en marzo de 2011 el mayor concurso de acreedores de España.

Ernst & Young recomienda a la compañía que mantenga sus esfuerzos para la obtención de liquidez para mantener y continuar con sus actividades durante la fase de aplicación del convenio de acreedores.

No obstante, la auditora asegura que debido a los distintos procedimientos judiciales en los que se encuentra inmersa la inmobiliaria, podrían reconocerse créditos contra la masa que podrían obligar a Martinsa-Fadesa a realizar "desembolsos no previstos".

Asimismo, la firma señala que la actual situación por la que atraviesa la sociedad, inmersa en un proceso concursal y con una limitada accesibilidad al crédito, podría impedir a Martinsa-Fadesa el desarrollo de proyectos y, en consecuencia, incurrir en incumplimientos con clientes.

Por ello, Ernst & Young cree que la situación del mercado inmobiliario es uno de los riesgos más significativos para el mantenimiento de la actividad de la compañía y que, dado que la capacidad de la inmobiliaria para atender su deuda está condicionada al valor de los activos y a su posterior venta, la crisis que atraviesa el sector podría afectar a Martinsa-Fadesa.

Por otro lado, el informe remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), indica que el 30 de noviembre de 2011 el grupo inmobiliario Marroquí Douja Promotion Groupe Addoha presentó a la Corte Internacional de Arbitraje una reclamación frente a Martinsa-Fadesa, a la que solicita 70,4 millones de euros (783 millones de dirhams) por incumplimiento de un contrato.

En virtud de este acuerdo, suscrito en diciembre de 2007, Martinsa transmitió a Addoha acciones representativas del 50 % del capital social de la sociedad marroquí Groupe Fadesa Naroc.

De acuerdo con lo anterior, la cuantía de la eventual contingencia para Martinsa-Fadesa ascendería a 34,5 millones de euros (403,4 millones de dirhams), un importe que tendría la consideración de crédito ordinario.

Para 2011, las provisiones no corrientes de Martinsa-Fadesa ascendieron a 136 millones, frente a los 80,6 millones de un año antes, mientras que las no corrientes se situaron en los 104,4 millones desde los 126,5 de 2011. EFECOM