Ernst & Young identificó oportunidades de negocio ‘verdes’
23/07/2012
Con los acuerdos comerciales que el país ha empezado a suscribir con otras economías, ha tomado relevancia el tema de las economías verdes y la producción sostenible y responsable en materias social y ambiental.

Fuente: www.cronicadelquindio.com

Frente a esta tendencia, la consultora Ernst & Young identificó en su documento Green for Go-Supply Chain Sustainability, las oportunidades de negocio de las empresas agropecuarias y agroindustriales que se vinculan con procesos limpios de producción, con el propósito de apuntarle a un mercado cada vez mayor pero para el que se requiere sortear las exigencias regulatorias de los gobiernos y la presión de los consumidores.


1.Reducción de costos por uso eficiente de la energía

El documento inicia llamando la atención sobre la conversión del carbono en unidad de intercambio comercial, como es el caso de la venta de bonos por la captura de este gas y la generación de oxígeno.

Aunque reconoce que la industria colombiana ya haya empezado a hacer mediciones de su huella de carbono, la consultora describe como posibles alternativas de negocio temas como la optimización en los sistemas de aislamiento de las edificaciones para reducir el consumo de energía, el reemplazo de viajes de negocio con videoconferencias, la optimización de las rutas de distribución para reducir las emisiones de carbono asociadas con los diferentes mecanismos de transporte utilizados y la identificación de materias primas alternativas o nuevos proveedores que reduzcan la huella de carbono.

“Cualquiera de estas iniciativas podrían ayudar a reducir costos a la empresa, además de prepararla para las nuevas regulaciones y costos asociados por sus emisiones de carbono, pero en todo caso el primer paso que ya todas las empresas debería estar dando, es el cálculo de su huella de carbono para identificar oportunidades de reducción de costos”.


2. Desarrollo de productos
En la mecánica por buscar productos innovadores, uno de los temas con mayor y creciente demanda son los productos que demuestran que son amigables con el medio ambiente; para ilustrar esta tendencia, el texto hace referencia de la caficultura.

“Nuestro producto insignia, el café, desarrolló un mercado para los cafés especiales, siguiendo inicialmente una estrategia similar a la de los vinos. En ésta, el origen del café tenía un significado especial y por lo tanto un precio diferenciador. En adición con esta categoría de cafés especiales, la Federación Nacional de Cafeteros desarrolló una nueva categoría de cafés especiales llamada cafés sostenibles, que al igual que la categoría anterior, permite cobrar precios más atractivos que los cafés tradicionales y en muchos casos los costos asociados son menores. Los cafés sostenibles son cultivados por comunidades que tienen un serio compromiso con la protección del medio ambiente, a través de la producción limpia y la conservación de la bioriqueza de sus zonas. También promueven el desarrollo social de las familias cafeteras que los producen, y los clientes los prefieren porque cuidan la naturaleza y promueven el mercado justo con los países en vía de desarrollo”.


3. Nuevos ingresos asociados con la generación de energías alternativas

Como tercer punto Ernst & Young reconoce como “muchas empresas europeas están comenzando a invertir en el desarrollo de proyectos de generación de energía alternativa más amigable con el medio ambiente”, la cual puede ser empleada para suplir sus propias necesidades, e incluso para comercializar sus excedentes en el mercado.
“Aunque es atractivo, este nuevo negocio debe utilizarse por las empresas como una de sus últimas estrategias asociadas con cadenas de abastecimiento verdes, ya que el retorno en la inversión de este tipo de proyectos puede ser mucho menos beneficioso que adelantar proyectos tan sencillos como la reducción de viajes de trabajo a cambio del uso de video conferencia”.