España perdió 76.000 empleos tecnológicos en 2011 y corre el riesgo de quedarse rezagada de los países más innovadores
18/06/2012
España corre el riesgo de quedarse rezagada de los países con mayor potencial innovador si no implementa de forma eficaz medidas para avanzar en aspectos como el peso de los sectores tecnológicos en el modelo productivo o la participación de las empresas en la I+D.

Fuente:  www.rrhhpress.com

Esta es una de las principales conclusiones del Índice Altran de Potencial Innovador 2012, presentado esta semana en Madrid y cuyo objetivo es evaluar la capacidad innovadora de los países europeos y determinar las recomendaciones más óptimas para cada país, y en especial para España, con el fin de que mejoren sus potenciales de ciencia, tecnología e Innovación.

Además, el Índice Altran de Potencial Innovador 2012 pone de manifiesto un agotamiento del modelo de crecimiento del potencial de innovación español. El aumento de este indicador fue del 31% entre 2009 y 2011 y ahora solo del 3% entre 2011 y 2012.

Según el informe 2012, España mantiene el puesto 11 del Ranking del Índice Altran de un total de 25 países, y consigue un incremento en su valor del Índice del 3,5% con respecto al de 2011, pero no avanza posiciones en su potencial de innovación, mientras que la mayoría de países de capacidad media y alta logran de media crecimientos del 10%.

Mientras que el valor de España es de 0,52, la media de los países de capacidad media (que incluye a potencias como Alemania, Francia, Bélgica y Reino Unido) del Índice Altran es de 0,58, es decir, 6 puntos más que España.

Con respecto a los países de capacidad alta, la diferencia alcanza los 41 puntos. Entre los países de capacidad alta se encuentran los países del Norte de Europa, como Suecia y Finlandia, líderes del ranking.

76.000 trabajadores TIC menos

Para incrementar su potencial innovador en el medio y en el largo plazo, España debe mejorar considerablemente la mayoría de sus componentes del Índice. Así, necesita aumentar su población activa con educación superior, el número de investigadores en el sector empresarial, y la cifra de empleo en servicios de alta tecnología.

En el caso de este último indicador, todo el esfuerzo realizado en 2011 se ha perdido, con la destrucción de 76.000 empleos.

El Índice Altran refleja que la inversión en I+D va unida a una mejor posición en variables clave de innovación y, entre 2011 y 2012, España no mejora su indicador de Inversión en I+D con respecto al PIB, por lo que la distancia que separa a nuestro país de los países de capacidad media y alta y la media de la Unión Europea todavía sigue siendo muy grande. En este sentido, señala que es necesario un cambio en este indicador y que España corre el riesgo de quedarse rezagada de los países con mayor potencial innovador si no implementa de forma eficaz medidas para avanzar en aspectos como el peso de los sectores tecnológicos en el modelo productivo (capaz de innovar más y ser competitivo) o la participación de las empresas en la I+D.

Educación superior

En cuanto a la educación superior, España presenta un ligero crecimiento, pero, según la consultora, a largo plazo debería aumentar su población activa con educación superior en casi un millón de personas e incrementar las oportunidades laborales de los titulados potenciando las carreras tecnológicas.

El empleo en servicios de alta tecnología se resiente claramente por los efectos de la crisis económica por lo que todo el esfuerzo realizado en el año anterior se ha perdido (76.000 personas).

Investigadores

Por otro lado, el número de investigadores en sector empresa presenta otro retroceso y se debería incrementar en más de 95.000 a largo plazo de los cuales, más de 79.000 investigadores deberían incorporarse al sector empresa frente a los 45.378 existentes. Solo de este modo podríamos acercarnos al potencial innovador del resto de la UE.

Por último, España lidera por primera vez el ranking con una penetración de banda ancha entre las empresas del 96%, cuando la media de la UE se sitúa en torno al 84% pero este potencial TIC aún está por explotarse para transformarse en competitividad.

RRHHpress