Los fabricantes de smartphones quieren convertirlos en objetos cotidianos
29/02/2012
Los smartphones, esos costosos teléfonos símbolo de vanguardistas urbanitas, están evolucionando hacia precios más bajos, buscando convertirse en un objeto indispensable de uso cotidiano.

Fuente:  http://feeds.univision.com   Fecha:  29.02.2012

"La época en que sólo una minoría de personas utilizaban servicios móviles se acabó", subrayó la consultora Forrester, coincidiendo con la celebración en Barcelona del Congreso Mundial de la Telefonía Móvil.

"En 2020 podríamos llegar a los 5.000 millones de accesos móviles a internet", insiste, por su parte, la compañía Ericsson.

Más allá de su papel de delimitador de estatus social, estos objetos permitirán en el futuro hacer transferencias de dinero, supervisar la salud, informarse, trabajar o divertirse.

Los smartphones van a facilitar, por ejemplo, las compras, ya que un 67% de sus usuarios están interesados por el pago vía móvil, según un estudio de Ericsson efectuado sobre 100.000 personas en más de 40 países.

En el ámbito de la salud, los creadores de aplicaciones han propuesto, en los países desarrollados, unos servicios de supervisión de pacientes con enfermedades crónicas.

Para los países en desarrollo, estos servicios de salud deben responder primero a "necesidades básicas de información, educación y comprensión", explicó Arnauld Blondet, vicepresidente de innovación de France Telecom para África y Oriente Próximo.

Estas aplicaciones pueden cubrir servicios de prevención, autentificación de medicamentos o diagnósticos, entre otros.

Los fabricantes tanto de material como de programas quieren llegar a un público cada vez mayor, tanto en términos geográficos como generacionales.

La marca sueca Doro especializada en teléfonos para ancianos lanzará así su primer smartphone pensado y simplificado al máximo para personas de edad que no tengan muchas ganas de aprender informática y que sólo quieren telefonear o consultar unos mails.

La empresa también mostrará una interfaz simplificada para que los ancianos las puedan utilizar en tabletas, pero cuya gestión se hará a distancia, vía internet, por un allegado, un hijo o un nieto, que podrá, por ejemplo, añadir fotos directamente en una carpeta de la tableta o modificar sus parámetros para facilitar el uso de esta última.

En el Congreso de Barcelona, junto a la colección otoño-invierno de los fabricantes compuesta por numerosas teléfonos Android de alta gama cada vez más rápidos y potentes, también encontramos modelos más baratos, que tienen por objetivo nuevos mercados.

"Los smartphones no deben ser sólo productos reservados a la élite. Los fabricantes también hacen algunos de media y baja gama ya que hay posibilidades de crecimiento en todas las categorías", subrayó Ian Fogg de la consultora IHS Global Insight.

Un mercado de futuro, según la consultora Deloitte, que espera que se vendan más de 500 millones de smartphones a bajo precio (menos de 100 dólares) de aquí a finales de 2012 "en respuesta a la demanda creciente de móviles básicos con funciones similares a los de un ordenador".

Las ventas deberían "dispararse en los mercados emergentes", donde el acceso a internet está más restringido, pero donde el interés por los servicios de comunicación e información es creciente, considera Deloitte.