La Fundación CEDE, IESE y Deloitte orientan a las pymes españolas a cómo organizar su proceso de internacionalización
08/04/2013
En la mesa, junto a José Maria Cerda, de CEDE y Javier Ruiz, presidente de Deloitte, los profesores Joan Ricard y Jaume Llopis señalaron algunos elementos a tener en consideración para que estas actividades exteriores tengan éxito. España recupera crédito y prestigio internacional.

Fuente:  www.lawyerpress.com

Clase magistral práctica sobre internacionalización con motivo de la presentación del Cuadernillo de Fundacion CEDE sobre esta materia de gran actualidad. Proyecto puesto en marcha entre esta entidad, el IESE a través del Centro de Globalización y Estrategia y la consultora Deloitte que atrajo a muchos profesionales y empresarios en conocer cuáles son las claves de salir al exterior. En un contexto como el actual, este proceso internacional no hay que verlo como una necesidad sino especialmente como una oportunidad que hay que saber gestionar. En la mesa, junto a José Maria Cerda, de CEDE y Javier Ruiz, presidente de Deloitte, los profesores Joan Ricard y Jaume Llopis señalaron algunos elementos a tener en consideración para que estas actividades exteriores tengan éxito.

España recupera crédito y prestigio internacional. Así lo afirmó en su intervención el propio Javier Ruiz a los asistentes cuando presentó el contexto macroeconómico en el que nos movemos en estos momentos. En el periodo 2008-11 las exportaciones españolas han crecido mucho en la UE, solo superadas por las germanas “En estos momentos las empresas del IBEX están implantadas en un 38 por cien en Europa y el resto en Latam y EEUU, aunque la asignatura pendiente de nuestro país es la pyme” Y aludió a casos como Garcia Carrion, Silvestone y sus encimeras que lo han hecho bien pese a tener otro tamaño más reducido.

Para el presidente de Deloitte cualquier proceso de internacionalización requiere de una reflexión estratégica donde quede claro qué ventajas competitivas voy a tener; qué voy a exportar y en qué mercados. “Y lo que es más importante, una vez definido este proyecto empresarial hay que ejecutarlo sin excesivas desviaciones”. Este manual presenta diferentes casos de empresas como FIcosa, Metalquimia, Gallina Blanca Star o Borges que explican como cada uno de estas entidades puso en marcha este proceso.

Pymes asignaturas pendientes

Fue precisamente la falta de pymes internacionales, uno de los elementos que comentó Joan Enric Ricard, uno de los coordinadores de la obra. “Los datos dejan claro que pese al esfuerzo exportador que ha hecho nuestro país, esto se traduce en un 3,8% del total de las empresas, y si es de manera regular un 1,2%” Esta falta de participación ha hecho que nuestra pymes estén algo aisladas de su entorno, siendo poco competitivos a la entrada de nuevos competidores en sus respectivos sectores. “Salir al exterior supone ser innovador y poder aprovechar todas las oportunidades de negocio que pueden surgir si estas en esos nuevos mercados, pero para ello debes tener claro que hay que adaptarse a ellos”.

Sobre la estrategia, Ricard, subrayó la necesidad de definirla muy bien “hay que conocer muy bien cada mercado y ver como solventar las barreras que surgen en cada uno de ellos”. Y apunto el dato que sobre las actividades en el exterior de las empresas ,citando precisamente datos de Deloitte, solo un 84 por cien de las empresas españolas se dedicaba a exportar y un 4 por cien único se establecía mediante tiendas propias. “Internacionalizar es crecer, ahorrar costes, conoce a tu competidor y mejorar tu capacidad negociadora”,añadió.

Por su parte, Jaume Llopis, años atrás muy vinculado a proyectos empresariales de éxito como Moulinex o Nestlé, se centró en explicar cómo ejecutar esa estrategia definida para salir al exterior. “Internacionalizar supone diversificar el riesgo. ¿Dónde Ir?, Para que? Cómo, y explicó más a fondo el caso de Borges. Siempre hablamos de un plan de trabajo flexible y que se pueda modificar según las circunstancias”.
Respecto a las barreras a superar, señaló que hasta la fecha los españoles tenemos problemas de idiomas claro, “nuestro destino es Latam o Europa y debemos ser conscientes que hay más mercados que nos esperan”. Y citó como cuestiones a superar el conocer bien los hábitos de consumo y cultura local de ese nuevo mercado; conocer bien la competencia y cómo está nuestra marca respecto a ella y lo más importante, un poco claro del equipo directivo de la empresa para que la decisión no tenga marcha atrás.

El libro se cierra con las diez claves para definir la expansión internacional que pasamos a resumir. La primera, el apoyo, como antes se citaba del equipo directivo a esta iniciativa nueva. También, muy importante contar con una estrategia clara y diferente para cada mercado al que vayamos a abordar. Tener claro que se tienen los recursos necesarios y se conocen las ayudas públicas, sería la tercera pauta. Ser conscientes de los beneficios qu buscamos con la internacionalización y como encaja con nuestra estrategia también habrá que contar con ello para serl el quito elementó cómo vamos a internacionalizados, en qué mercado y con que elementos.
Es fundamental también que este plan de trabajo tenga un recorrido a corto y medio plazo. Llopis en su intervención habló de unos tres años donde se puedan evaluar los resultados logrados en ese periodo de tiempo. Este plan de trabajo derivará en otro plan de acción concreto , séptima pauta para internacionalizarse. Luego habrá que ver como sortear las barreras que nos encontremos para hacer negocio y hacer un control de los riesgos e hitos que vayamos generando en nuestra salida al exterior. Por último, con todo ello organizado, es el momento de salir al exterior. “Hoy antes que mañana”, comentan los expertos.