IBM desarrolla un "misil" contra las bacterias
12/04/2011
•Cada vez más resistencia a los antibióticos •Nanopartícula para combatir bacterias •Aún en fase experimental

Fuente:  www.desdelared.com.mx     Fecha: 12.04.2011

A la gigante IBM se le asocia con el desarrollo, la fabricación y la venta de productos y servicios relacionados con la informática. Es una de las compañías más fuertes en el sector de las tecnologías de la información, pero pocas personas conocen que lleva varios años ya trabajando también en la nanotecnología  para manipular partículas a escala electrónica y atómica.
 

IBM aprovecha la tecnología y su experiencia en la fabricación de  aparatos microelectrónicos para controlar moléculas. Gracias a ello, un proyecto llevado a cabo junto con el Instituto de Bioingeniería y Nanotecnología de Singapur trajo como resultado el desarrollo de una nanopartícula que resulta ser efectiva en la lucha contra las bacterias resistentes a los antibióticos. Si bien la investigación está a nivel de laboratorio, los investigadores confían en que el descubrimiento pudiera resultar en un nuevo fármaco.
 

Los ensayos hechos a nivel de probeta muestran que esta nanopartícula atacó a una de las bacterias resistentes a la meticilina, como es el estafilococo áureo, pero sin dañar a las células sanas.
 

No se trata, sin embargo, de un producto que pudiera estar accesible en el corto plazo, pues todavía hay que hacer pruebas en animales para más adelante practicarlas con humanos, y de resultar exitosas, atraer entonces la atención de alguna empresa interesada en desarrollar el fármaco, que sería muy útil para afrontar un problema creciente de salud púbica como lo es que cada vez menos enfermedades ceden ante los antibióticos.
 

Uno de los investigadores de IBM participante en el desarrollo de la nanopartícula explicó que ésta fue diseñada “con una carga eléctrica específica que es atraída por una carga opuesta en la superficie de la membrana del estafilococo áureo y otras bacterias. Es como el polo norte y el polo sur. Las partículas perturban la membrana, generan agujeros en ella y la vacían". Los científicos que participan en el proyecto piensan que la destrucción que se da impide que las bacterias sean resistentes a las nanopartículas.
 

Según uno de los expertos en infecciones de la Organización Mundial de la Salud, este fármaco es algo así “como un misil contra la célula”.