INDRA. La casa inteligente se controla con un dedo
17/09/2012
El proyecto Zigamit instalará varias viviendas piloto hasta 2013, en las que sus inquilinos, desde su tablet, podrán decidir la temperatura de confort antes de llegar, encender el riego, ver el gasto de agua y calefacción o apagar el «stand by» del televisor

Fuente: www.larazon.es

Un habitante del hogar inteligente del mañana podrá controlar con su tablet y desde cuaqluier lugar todos los aparatos de su hogar: conocer el consumo eléctrico, el de gas y el de agua; preparar la temperatura de la calefacción, incluso por zonas, antes de llegar a casa; ver las alarmas; acceder a las imágenes de las cámaras de seguridad, y apagar los «stand by» de aquellos electrodomésticos que desde hace tiempo no se usan. Esta casa domotizada ha dejado de pertenecer al futuro; las compañías Indra y Gas Natural Fenosa han unido su experiencia en el proyecto Zigamit y están instalando toda esta tecnología en dos viviendas piloto en Madrid y Cataluña, con la intención de seguir ampliando el radio de hogares durante el 2013: «Los dos pilotos se iniciaron el pasado mes de febrero y su duración es de un año. En ellos participamos las empresas presentes en Zigamit», explican desde Gas Natural Fenosa. Varias compañías españolas y coreanas toman parte en este ambicioso proyecto, financiado en parte por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

Servicios de confort
«Hasta ahora tenemos monitorizadas las medidas del agua, la luz y el gas, y controlados la caldera, el sistema de riego y de iluminación», explica Marta Arias, responsable de Eficiencia Energética en Indra. Poco a poco se van a ir integrando las cámaras de seguridad, el sistema de alarmas antiincendio, temperatura exterior e interior y los paneles solares térmicos para saber el caudal de agua caliente sanitaria. El cliente podrá ver toda la información e interactuar a distancia con su casa: «Gracias a un sencillo sistema se puede definir la temperatura de confort de la caldera por zonas o reducir el ‘‘stand by’’, a través de una alarma que indica qué electrodomésticos, como los equipos de música o televisión, puede apagarse porque no se usan», detalla Arias.

El reto tecnológico residía en poder interconectar diferentes aparatos entre sí con medidas de lo más dispares y unificar el lenguaje de transmisión para que los datos fueran comunicables entre sí y con la tablet. Pero es que además, la instalación de la estructura de comunicaciones debía ser sencilla y económica. La infraesturctura elegida ha sido Zigbee, una tecnología inalámbrica que recoge las señales con fiabilidad a corta distancia. De esta manera, cada sistema que desea ser monitorizado y controlado cuenta con una antena emisora. Los datos de cada uno de estos emisores van a parar a una antena receptora en la vivienda, que concentra y transmite todo el paquete hasta el servidor. «Lo difícil era conseguir que todos los aparatos se entendieran y apareciera la información en una tablet. Para ello se han empleado dos estándares: ‘‘Home Automation’’ y ‘‘Smart Energy Profiel’’, dos protocolos o lenguajes que definen la forma de comunicar a cada equipo, por ejemplo, la forma de transmitir la fecha», explica Arias.

Este proyecto supone un nuevo encuentro de las dos compañías en el ámbito de la eficiencia energética y tiene como fin seguir la línea de I+D para la comercialización de productos de nivel añadido en la gestión de los servicios del hogar. Ambas trabajaron en San Cugat del Vallés, en el programa 3Ehouses de monitorización de viviendas, y Zigamit supone el paso definitivo de aquella monitorización hasta el control y la interacción con el hogar. Además se ha utilizado la tecnología semántica desarrollada por Indra en el proyecto de I+D Sofía, que permite la integración de diferentes sensores en la ciudad y sus sistemas de comunicación para el desarrollo de servicios inteligentes y personalizados a través de dispositivos móviles.