Indra domina el sol desde el Bierzo
04/01/2013
El centro de la multinacional en Bembibre ha diseñado un seguidor solar que aumenta el poder fotovoltaico. El prototipo, bautizado como ICST-70, ya se está comercializando y se ha instalado en parques de Sicilia.

Fuente:  www.diariodeleon.es

En pleno desmoronamiento de la solidez de la industria minera, que ha tenido históricamente en el Bierzo Alto uno de sus principales referentes, la multinacional española Indra, una de las firmas tecnológicas líderes tanto en Europa como en Latinoamérica, ha creado un verdadero oasis I+D en Bembibre en lo que atañe a las energías renovables. El pequeño centro que Indra puso en marcha en el 2011 en el polígono industrial de San Román ha comenzado a convertirse en un espacio puntero dentro del mencionado campo con el desarrollo de sistemas de lo más avanzados en el contexto internacional. El primer ejemplo de esta tendencia es la culminación de un proyecto que persigue la optimizacióndel rendimiento de los paneles fotovoltaicos para el aprovechamiento de la energía solar.

El proyecto, financiado con fondos regionales, acaba de concluir con el desarrollo de un avanzado seguidor para paneles de alta concentración (HCPV), que mejora notablemente el aprovechamiento de la energía solar. Indra está colocando ya de hecho en el mercado, con notable éxito, su seguidor solar (ICST-70). Se trata del fruto de la investigación y el trabajo de los profesionales del Centro de Soporte Logístico a Renovables (Censolor), por el que la tecnológica española parece que apuesta cada vez con más vigor.

El proyecto, que se inició en 2010, ha sido cofinanciado con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y la Junta de Castilla y León y finalizó el pasado mes de junio. En la actualidad los nuevos seguidores ya están listos para su comercialización y varios de ellos ya han sido instalados en Catania (Sicilia) así como en el Instituto de Sistemas Fotovoltaicos de Concentración (Isfoc). «Los seguidores solares son sistemas capaces de enfrentar una superficie al sol, generalmente formada de paneles solares fotovoltaicos o espejos, con la finalidad de captar el máximo de energía», explican a este periódico José Luis Bustillo y Tomás Donoso, jefe del programa y responsable del centro, respectivamente.

Un 30% más de energía

Estos sistemas para el seguimiento solar necesitan conocer la fecha, hora y coordenadas del lugar donde está instalado paraasí calcular la trayectoria del sol que corresponde a cada día del año para esa zona concreta. Los seguidores solares aumentan, como una gigatesca lupa, un 30% la producción de energía eléctrica de origen fotovoltaico con respecto a instalaciones fijas y son imprescindibles cuando los paneles solares están formados por células fotovoltaicas de alta concentración (HCPV), que requieren una alta precisión en el apuntamiento al sol así como estabilidad frente a agentes atmosféricos.

El prototipo desarrollado por Indra aporta importantes ventajas frente a otros sistemas existentes en el mercado. Se trata de un sistema competitivo, basado en la sencillez de diseño, alta fiabilidad así como facilidad de montaje y mantenimiento, que incorpora la capacidad de soportar condiciones medioambientales adversas (viento, desierto, nieve).

El sistema de movimiento utilizado, a diferencia de otros sistemas en el mercado fotovoltaico, no se basa en coronas y engranajes mecánicos, caros y difíciles de mantener, sino que se realiza con dos actuadores hidráulicos. Asimismo dispone de un sistema de control que le permite orientarse en posiciones extremas, aprovechando al máximo la energía solar y teniendo una precisión de apuntamiento mayor de 0,3 grados (desviación de la perpendicular al sol) en todo momento.

Indra traslada así su experiencia y capacidad a una tecnología en desarrollo como es la solar de alta concentración. Esta tecnología utiliza muy pequeñas cantidades de material semiconductor en sus células y convierte la luz solar en energía eléctrica con una alta eficiencia (superior al 40% frente al 20% de los fotovoltaicos convencionales), utilizando sistemas de lentes que pueden aumentar hasta mil veces la potencia del sol que llega a las células. Por todo ello requiere de unos sistemas de apuntamiento muy precisos.

Indra puso en marcha en 2011 el Centro de Soporte Logístico a Renovables en el Parque Industrial del Bierzo Alto. Desde sus instalaciones, la multinacional canaliza sus actividades como proveedor de productos y servicios de ingeniería y de soporte al ciclo de vida para el sector eólico, solar fotovoltaico y vehículo eléctrico.