Indra España y China se alían para una nueva superobra en Arabia Saudí
04/07/2012
El ministerio de Fomento, a través de la ingeniería Ineco, busca su segundo hito en Arabia tras ganar el AVE Medina-La Meca. Esta vez pretende pujar por el metro de Riad y lo hará en alianza con el gigante público chino CRCC (China Railway Construction Corporation). Elecnor, Rover Alcisa y Euroconsult son las empresas privadas españolas que figuran en el consorcio.

Fuente:  www.cincodias.com

 

Conexión histórica entre la construcción española y la china. La ingeniería pública Ineco, participada por Aena, Adif y Renfe, vuelve a ser punta de lanza en Arabia Saudí, tras firmar en enero la mayor actuación ferroviaria adjudicada hasta el momento, el AVE entre Medina y La Meca (6.376 millones). Ahora la compañía que preside Pablo Vázquez participa en el concurso para el diseño y construcción del metro de Riad. El plazo de presentación de manifestaciones de interés concluyó el 20 de junio e Ineco ha formado equipo con el conglomerado chino de capital público CRCC, el mayor grupo de infraestructuras del planeta.

Junto a ellas parten la constructora levantina Rover Alcisa, las ingenierías Elecnor y Euroconsult, y Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya. Como socio local aparece, según fuentes solventes, la firma Al Rosan.

En el sector de la construcción se valora el nuevo suburbano saudí entre 7.000 y 8.000 millones de dólares (de 5.560 a 6.350 millones de euros). A partir de aquí, Arriyadh Development Authority (ADA), promotora del concurso, debe elegir este mismo verano entre los consorcios que han mostrado interés, y los seleccionados confeccionarán sus propuestas técnicas y económicas. En obras de este calado suele ser habitual el despliegue de una gran batalla diplomática clave en el resultado final.

De momento, ha trascendido que el 80% de la red, de unos 42 kilómetros y con 36 estaciones, será subterránea. En cuanto a los plazos, la Administración espera que los trabajos de construcción se completen en cuatro años.

Al hilo del éxito español en el AVE del Desierto, y del interés de las constructoras españolas por nuevos contratos en Arabia, la ministra de Fomento, Ana Pastor, viajó a Riad en enero. Y una delegación de ese país, encabezada por el ministro de Transportes Jubarah bin Eid Al-Suraiseri, devolvió la visita en junio.

Oportunidad en Rusia

El administrador de la infraestructura ferroviaria española Adif es el otro gran vagón de arrastre para la obra civil de este país. En su sede central se analiza la posibilidad de competir por el tren de alta velocidad entre Moscú y San Petersburgo (660 kilómetros).

El proyecto, incluida la concesión por 30 años del mantenimiento, está valorado en unos 14.000 millones de euros. Rusia tiene intención de lanzar el concurso en diciembre y, por el momento, ha cursado cinco invitaciones. Los rivales de Adif son un consorcio francés formado por Bouygues, Alstom, SCNF y Colas Rail; el tercer equipo es coreano, con Korea Rail, Hyundai, Samsung y Korean Export Bank; Siemens y la austriaca Strabag configuran la cuarta opción, y el quinto consorcio tiene nacionalidad china, con China Railway Construction y China Railway Engineering.