Indra facilita la interoperabilidad de las identidades electrónicas con el proyecto STORK
21/01/2013
La administración electrónica ha facilitado durante los últimos años que ciertas gestiones de los ciudadanos se resuelvan de forma mucho más rápida y sencilla.

Fuente:  www.europapress.es

En España, gracias a la administración electrónica, los ciudadanos pueden realizar gestiones ante las administraciones públicas utilizando medios electrónicos para obtener informaciones, realizar consultas y alegaciones, formular solicitudes, manifestar consentimiento, entablar pretensiones, efectuar pagos, realizar transacciones o llevar a cabo resoluciones y actos administrativos. Para acceder a estos servicios los ciudadanos sólo tienen que identificarse mediante su DNI electrónico u otros medios similares.

Sin embargo, a la hora de realizar trámites en otros países, las gestiones electrónicas son mucho más complicadas y, en la mayoría de los casos inexistentes. Para resolver este problema, la Comisión Europea ha puesto en marcha un proyecto para promover la aceptación de las identidades electrónicas nacionales en otros países y así facilitar las gestiones administrativas, en el que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas actúa representando a España.

Se trata del proyecto Secure idenTity acrOss boRders linKed, conocido como STORK. Esta iniciativa europea facilita las gestiones con las administraciones públicas por Internet, al conseguir el reconocimiento mutuo de las identidades electrónicas de los ciudadanos ante las administraciones públicas de otros países.

La multinacional española de Tecnologías de la Información Indra participa en STORK, colaborando con la Dirección General de Modernización Administrativa, Procedimientos e Impulso de la Administración Electrónica, que es la unidad dentro del Ministerio encargada de su ejecución.

En definitiva, el Ministerio e Indra han trabajado para que los 21 millones de DNI electrónicos y otras credenciales de España puedan ser utilizadas por los ciudadanos españoles a través de Internet en los servicios de la Administración Electrónica en Europa.

Toda la información de STORK se ha recogido en una plataforma que gestiona las identidades de 400 millones de ciudadanos europeos, permitiéndoles actualmente el acceso e interacción con más de 40 portales.

El proyecto establece un marco organizativo y tecnológico que permite este uso transfronterizo de las credenciales electrónicas en países como Austria, Alemania, Bélgica, Eslovenia, Estonia, Francia, Finlandia, Grecia, Islandia, Italia, Lituania, Portugal y Suecia, asegura el responsable de Indra en el proyecto STORK, John Heppe.

Gracias a STORK, los ciudadanos podrán realizar las gestiones con países extranjeros desde su casa, sin tener que desplazarse, sin hacer colas, las 24 horas los siete días de la semana, explica Heppe. Además es un proyecto muy positivo para las administraciones puesto que disminuye las trabas burocráticas, haciendo más sencillos y seguros los procedimientos y ganando así en la calidad de los datos.

TRES EJEMPLOS DEL PROYECTO STORK

España ha participado en tres de los seis proyectos pilotos que contemplaba este proyecto europeo, centrados en la movilidad de estudiantes, el cambio de domicilio y las aplicaciones corporativas de la Unión Europea.

En cuanto a la movilidad de estudiantes, el proyecto STORK se ha centrado en aquellos estudiantes que quieren estudiar en el extranjero, con una beca Erasmus. Últimamente se han añadido nuevos servicios a los que estudiantes extranjeros pueden acceder, simplemente presentando su identificación nacional.

La primera universidad española en incluir STORK en su web ha sido la Universidad Jaume I de Castellón, si bien en la actualidad hay ya 10 universidades españolas que admiten que los extranjeros se identifiquen o registren en sus servicios con su identificación nacional.

Otro proyecto piloto en el que ha participado España ha sido el de cambio de domicilio, que ha permitido a los europeos comunicar un cambio de domicilio registrado en el padrón municipal a otras administraciones, como la Agencia Tributaria y la Seguridad Social.

Y, por último, un piloto sobre las aplicaciones corporativas de la Comisión Europea ha permitido conectarse a la plataforma de trabajo colaborativo que utilizan muchos grupos de trabajo compuestos por empleados públicos de los diferentes Estados miembro con la Comisión Europea, denominada CIRCABC.

STORK 2.0

En la actualidad, STORK ha concluido con muy buenas valoraciones y los portales pilotos siguen ofreciendo la posibilidad de identificación con métodos nacionales por parte de los extranjeros.

De esta forma, según apunta Heppe, se ha conseguido el reconocimiento permanente del DNI electrónico, de los certificados de la FMNT y de todos los demás certificados reconocidos por el Ministerio de Industria en 21 universidades, cuatro servicios de cambio de domicilio, seis portales de la plataforma de autenticación transfronteriza y uno en ChatSeguro de diferentes países. También es posible el acceso a servicios corporativos de la Comisión Europea y desde enero se pueden admitir credenciales electrónicas de los estados de la Unión en nuevos servicios adicionales.

Actualmente, el Ministerio e Indra están trabajando en el Proyecto STORK 2.0, que cuenta con nuevos objetivos y plazos y supone, en cierta forma, la continuación del proyecto anterior.

"En esta fase se pretende conseguir para empresas lo que STORK consiguió para los ciudadanos, es decir, que las empresas españolas participen en licitaciones en otros países europeos, con procesos automatizados de validación de la firma y soporte para el bastanteo de poderes", afirma John Heppe.

Además, permitirá el acceso a los servicios del sector privado. Por ejemplo, uno de los nuevos pilotos permitirá abrir una cuenta bancaria en Austria, República Checa, Eslovenia, Grecia, Islandia, Lituania, Portugal, Reino Unido, Suecia o Suiza.

Este tipo de proyectos son "un paso muy importante" en el camino hacia una Europa sin fronteras electrónicas y en la que sea efectiva la integración de credenciales extranjeras en todos los servicios electrónicos, con independencia del país.

"Aunque el camino es largo, STORK ha sentado las bases para que todo ello sea una realidad en el futuro", concluye Heppe.