Indra gana presencia en el extranjero por los procesos electorales
25/06/2007
The Greater London Authority confía a la empresa española el desarrollo tecnológico de las elecciones a la Alcaldía de la ciudad por más de seis millones

EL MUNDO. ANA LORENZO

MADRID.- Indra tiene previsto ampliar su presencia en el extranjero. La mayor compañía tecnológica española y cuarta por capitalización bursátil en Europa - vale en Bolsa 2.961 millones de euros- ha encontrado en la gestión de los procesos electorales el escaparate con el que colmar su ambición internacional.

La máxima autoridad para el Gobierno de Londres -The Greater London Authority- acaba de adjudicar a la empresa, por seis millones de euros, el desarrollo tecnológico de los comicios a la Alcaldía de la capital británica. Una cita, a la que están llamados seis millones de electores, y que se celebrará el 1 de mayo de 2008. La empresa que dirige Javier Monzón quiere que este proceso -«el evento electoral más grande y complejo del Reino Unido», en palabras de Anthony Mayer, máximo responsable del Ejecutivo londinense- le sirva de lanzadera en los países anglosajones. Y de trampolín para el despliegue logístico de un novedoso sistema que permite el recuento electrónico y automático de las papeletas. Una técnica, conocida como e-counting, que no está reconocida legalmente en España, donde Indra acaba de abordar las recientes elecciones locales y autonómicas del 27 de mayo pasado.

«Hemos ganado el concurso por nuestra experiencia mundial. Será un proceso electoral singular en el que no podemos fallar. Una cita de estas características canaliza la energía vital de un país. En cada Estado, además, hay una ley electoral distinta y hay que ajustar la tecnología a la normativa. Somos los únicos capaces de enfrentarnos a estos retos», asegura un alto cargo de Indra.

Más acuerdos

«La marca Londres vale para proyectarse mundialmente», admiten en la compañía, que prácticamente se ha hecho con una cartera extensa de países-clientes en Latinoamérica, y ahora se prepara para dar el gran salto a Estados Unidos y fortalecerse en Europa. La empresa, que cerró 2006 con un beneficio de 114 millones, un 9,85% más que en 2005, y una facturación de 1.400 millones, también quiere llegar a acuerdos con terceros para que adquieran su tecnología electoral. El equipo de Monzón ha duplicado el tamaño del grupo en tres años. Acaba de estrenar una nueva estructura societaria, con la absorción de Azertia, Soluciona y BMB, adquiridas durante el año pasado. Y se prepara para hacer, del sufragio universal, otro de sus exitosos negocios. «El futuro pasa por la votación multicanal. Un anciano seguirá acudiendo al colegio electoral para depositar su voto. Un joven preferirá ejercer su derecho por internet. El mestizaje de soluciones favorecerá el grado de participación», aseguran en la compañía, participada por Unión Fenosa (15%) y Caja Madrid (14,9%), entre otros socios.

La empresa acumula una experiencia de participar en 250 elecciones en todo el mundo. Ha desplegado las máquinas de votación electrónica en las presidenciales y legislativas de Francia. Y, en noviembre de 2006, adoptó el uso de las PDA -agenda electrónica y ordenador- en los comicios al Parlamento catalán. Ayer, dirigió la segunda vuelta a la Alcaldía de Buenos Aires.