Indra implanta sus sistemas de defensa electrónica y vigilancia en los futuros buques de la Armada por 28 millones
31/05/2007
El Buque de Proyección Estratégica será el primer buque en la historia de la Armada española en el que todos los sistemas de vigilancia serán nacionales

La compañía se ha adjudicado varios contratos para el Buque de Proyección Estratégica y el Buque de Aprovisionamiento de Combate

Las capacidades de Indra en las áreas de vigilancia y defensa electrónica permitirán a los futuros buques de la Armada disponer de una solución 100% española de alta tecnología, exportable a otros países aliados

31 Mayo 2007

Indra se ha adjudicado varios contratos por un importe total superior a los 28 millones de euros para implantar sus sistemas de vigilancia y defensa electrónica en los buques de Proyección Estratégica (BPE), Juan Carlos I, y de Aprovisionamiento de Combate (BAC), Cantabria, de la Armada española.

La entrada de Indra en los programas BPE y BAC supone un reconocimiento a sus capacidades en las áreas de vigilancia y defensa electrónica y permitirá generar una solución española de alta tecnología para buques de superficie, exportable a otros países aliados. Ambos programas son claves en el marco de la Revisión Estratégica de la Defensa, destinada a dotar a las Fuerzas Armadas españolas de los medios más avanzados para garantizar la seguridad nacional y la participación en los programas conjuntos de los países aliados.

La Armada ha seleccionado para sus buques los sistemas de defensa electrónica de Indra, que permitirán la detección, análisis, clasificación e identificación de señales radar presentes en el ambiente. Estos sistemas están basados en técnicas de recepción digital, que mejoran la sensibilidad a la hora de medir las señales, lo que permite la interceptación de señales de baja probabilidad de interceptación (LPI).

Indra también implantará tanto en el buque Juan Carlos I como en el buque Cantabria sus sistemas de identificación amigo-enemigo (IFF), que incorporarán el modo 5 de identificación OTAN y cuya principal misión es la de permitir la identificación ante la interrogación de otra plataforma amiga. Tras un largo período de pruebas, la Armada ha seleccionado el sistema de Indra para dotar a todos sus buques y submarinos.

En cuanto a los sistemas de vigilancia, el Buque de Proyección Estratégica será el primer buque en la historia de la Armada española cuyos sistemas de vigilancia serán nacionales en su totalidad, al ser suministrados todos ellos por Indra. Contará con sistemas basados tanto en el sistema radar de exploración aérea tridimensional LANZA-N, como en los sistemas Aries. El primero, es la versión naval del radar 3D Lanza de Indra, que está operativo en distintos emplazamientos para la defensa aérea del territorio español. Por su parte, los sistemas Aries, que constituirán los sistemas de vigilancia del Buque de Aprovisionamiento de Combate, son sistemas de baja probabilidad de interceptación (LPI) desarrollados por Indra y que actualmente están operativos en buques de superficie de la Armada.

Los buques del futuro

El Buque de Proyección Estratégica Juan Carlos I comenzó a construirse en junio de 2005 y entrará en servicio en 2008. Con una eslora total de 230,8 metros y un desplazamiento de más de 27.000 toneladas, será el buque de mayor tonelaje y dimensiones de que dispondrá la Armada y su principal característica será la versatilidad de su capacidad de proyección, pues podrá ser configurado como plataforma para aeronaves (portaaviones alternativo), como buque anfibio para Infantería de Marina o como buque de proyección de fuerzas del Ejército de Tierra, así como para misiones de apoyo humanitario.

El programa de construcción del buque implica el conocimiento y empleo de nuevos desarrollos y técnicas de alto nivel tecnológico cuya aplicación supondrá un considerable avance, que se podrá extender en algunos casos a la industria civil, por tratarse de tecnologías duales.

Por su parte, el Buque de Aprovisionamiento de Combate (BAC) Cantabria comenzó a construirse en julio de 2005 y estará finalizado en 2008. Con una eslora de 174 metros y un desplazamiento de 19.600 toneladas, garantizará la capacidad de apoyo logístico operativo constituyendo la base de la capacidad de proyección de las fuerzas navales que permiten llevar a cabo operaciones sostenidas en el tiempo en escenarios geográficos lejanos. Entre sus características, cabe destacar que cumple con la más avanzada normativa de prevención y lucha contra la contaminación.