Indra impulsa la vigilancia aérea en Marruecos con dos estaciones de radar
28/08/2012
La empresa española Indra mejorará la vigilancia de dos áreas especialmente importantes para el tráfico aéreo de Marruecos.

Fuente:  www.innovaticias.com

Cada una de las estaciones que pondrá en servicio Indra integrará un radar primario y un radar secundario 'Modo S', el más avanzado para la identificación de aeronaves. La combinación de ambos permitirá detectar cualquier movimiento con la máxima precisión, incluso en las condiciones meteorológicas más adversas. En concreto, una de ellas se situará en las inmediaciones del aeropuerto Internacional Mohammed V de Casablanca, y la segunda, en la zona de Tánger.

 

La estación de Tánger reforzará la vigilancia radar en el estrecho, un área de tránsito para las rutas que unen Europa y África y que registra un volumen de tráfico creciente. La segunda de ellas mejorará el servicio que se da a uno de los principales aeropuertos del país, y facilitará su crecimiento en los próximos años.

 

Estas mejoras se enmarcan dentro de la colaboración que Indra mantiene con la Office National Des Aéroports (ONDA) de Marruecos desde hace una década para modernizar de forma constante sus sistemas de gestión de tráfico aéreo.

 

En este sentido, la compañía ha entregado recientemente dos nuevos simuladores para reforzar la formación de los controladores aéreos. Estos sistemas pueden funcionar como un centro de control real en caso de contingencia.

 

Además, la tecnológica española ha ampliado un tercer simulador que había implantado en 2002. El primero de estos simuladores se encuentra operativo en Agadir, y los otros dos en el Aeropuerto Mohammed V y en el Centro Nacional de Control de la Seguridad Aérea, ambos en Casablanca.

 

Indra mantiene una importante posición en la región del Magreb. Además de su presencia en Marruecos, donde cuenta con una sede en Rabat, trabaja en proyectos tecnológicos en países como Argelia, Libia o Túnez, en ámbitos que abarcan desde el tráfico marítimo, aéreo y ferroviario, hasta la digitalización de las administraciones públicas o la mejora de la gestión energética.