Indra. La nueva versión del control automático de fronteras permite mayor rapidez
26/09/2012

Fuente: www.europapress.es

La nueva versión del Automatic Border Control System (Sistema de control automatizado de fronteras), desarrollado por la multinacional tecnológica Indra e implantado en 2010 por el Ministerio del Interior en los aeropuertos de Barajas en Madrid y de El Prat en Barcelona para el cruce de fronteras, permite una mayor rapidez y precisión y reduce la tasa de falso rechazo.
 

Según informa el Ministerio del Interior en un comunicado, la segunda versión del sistema, consistente en la identificación del pasajero mediante una doble comprobación biométrica, de la imagen facial y dactilar, añade nuevas características tecnológicas "manteniendo la sencillez del procedimiento para el pasajero".

Este sistema, del que ya han hecho uso más de 450.000 personas desde su implantación en 2010, les permite a los ciudadanos de países del espacio Schengen que entran en España desde fuera de esta zona pueden superar el control policial "de forma cómoda y sin intervención de los agentes".

En la nueva versión, el proceso de verificación biométrica ha sido simplificado con la incorporación de varias zonas de certeza e incertidumbre. De este modo, el sistema realiza la comprobación facial y, en función del resultado, decide si es necesario realizar la verificación biométrica dactilar. El tiempo medio de paso se mantiene en los 20 segundos con una mejora en la precisión de reconocimiento biométrico.

Para efectuar la verificación e identificación del viajero, el sistema ABC está conectado con cuatro grandes bases de datos: el Sistema de Inspección de Pasaportes, el Sistema de Autenticación del DNI-e, las Bases de datos de personas y documentos de la Policía y el Registro del paso de fronteras.

Asimismo, los viajeros deberán cumplir una serie de requisitos: ser ciudadano de la UE, de Islandia, Noruega o Suiza, mayor de 18 años y disponer de un pasaporte electrónico o DNI-e.

REDUCCIÓN DE COSTES

Tal y como destaca Interior, el hecho de que se trate de un "servicio no atendido" permite liberar recursos humanos para otras funciones donde se requiera una mayor vigilancia. "Se mejora así la seguridad y precisión en la identificación de pasajeros y se consigue, al mismo tiempo, ahorrar costes", añade.

Asimismo, señala que "España fue en 2010 uno de los primeros países en implantar sistemas de control automáticos de fronteras", que permite "obtener el máximo partido de los nuevos documentos de identidad y pasaportes electrónicos, que incorporan sistemas criptológicos".