La industria turística pide unificar normas en todo el país
21/07/2011
Los principales empresarios turísticos, la OCDE y la OMT reclamaron ayer al Gobierno central, a los 17 autonómicos y a los alcaldes que simplifiquen y unifiquen la disparidad de normas existentes que afectan al sector para favorecer la inversión privada y el crecimiento de uno de los principales motores de la economía española.

Fuente:  www.cincodias.com   Fecha:  21.07.2011

 La Universidad Internacional Menéndez Pelayo celebró ayer un debate nacional sobre el futuro del turismo. Las principales empresas del sector, encabezadas por la patronal Exceltur reclamaron un liderazgo claro del Gobierno central para impulsar una mayor coordinación con las comunidades autónomas con el fin de unificar las normas turísticas y favorecer así el crecimiento de un sector capital para la economía del país. Para Sebastián Escarrer, presidente de Exceltur, "urge revisar los viejos modelos de gestión, que están obsoletos, y avanzar hacia la unidad del mercado".

En este sentido, el vicepresidente de Deloitte España, Germán de la Fuente, advirtió que el turismo es un "sector estratégico", y aunque en el último año la "llegada de turistas internacionales creció un 19%, hay que huir de cualquier triunfalismo". De este modo, remarcó que el Gobierno "ha de asumir un liderazgo para coordinar las políticas entre las comunidades" que facilite la tarea de los empresarios. Actualmente, existen 17 normativas diferentes en España para el establecimiento de empresas turísticas, lo que hace complejo crear negocios, así como crecer y extenderse a otras regiones. Esta situación no es sostenible, denunció Exceltur, solicitando la actuación inmediata del Ejecutivo central, no para recuperar competencias transferidas a las autonomías, sino para que impulse que las propias autonomías aúnen sus políticas. Asimismo, solicitó reducir la burocracia que se requiere para cada inversión.

Para elaborar la nueva estrategia política, Escarrer insistió en la importancia de la participación del sector privado, ya que "nadie mejor que este sabe lo que necesita". Lo que no se puede permitir, denunció, es que "en España exista inseguridad jurídica" debido a las diversas legislaciones existentes, que ha provocado que muchos inversores hayan desistido en su apuesta por España.

Apoyo de algunos consejeros

Algunos consejeros de Turismo y de Economía autonómicos, como el balear, madrileño o catalán, apoyaron esta iniciativa propuesta por los empresarios. "Hemos de entender la coordinación como un medio y no como un fin" recalcó el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano, "que permita alcanzar el fin que es el propio turismo". Por su parte, la directora general de Turismo de Cataluña, Marian Muro, apuntó que "la clave es la voluntad y la generosidad" de las administraciones regionales para conseguir un proyecto común.

Para ganar en competitividad, los empresarios del turismo solicitaron una mayor flexibilidad en el mercado laboral. El presidente de Exceltur lamentó la ocasión perdida por el Ejecutivo para plantear una reforma laboral que redujese los costes de la contratación. Este punto es vital para un sector que fluctúa tanto en función de la estacionalidad según el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda.

Al evento acudió también el secretario General de Turismo, Joan Mesquida, quien lamentó la postura de los empresarios. "No hay un exceso de regulación cuando todo el mundo dice que hay que regular algo" alegó. En ese sentido, abogó por fijar pactos público-privados que sirvan para aumentar la competitividad del sector turístico español. Según el ranking de destinos turísticos que elabora el Foro Económico Mundial de Davos, España ha caído dos peldaños en el año 2010 en el ranking turístico europeo, desde el sexto puesto en 2009 hasta el octavo. Aunque empeora su posición, en una lista encabezada por Suiza, Alemania y Francia, el papel de España sigue siendo importante, pero evidencia que debe afrontar los retos del futuro.

Según organismos internacionales como la OCDE y la Organización Mundial del Turismo (OMT), España debe establecer un "plan estratégico" para mejorar su producto en el mercado. Para ello, recomiendan, al igual que los empresarios, simplificar y homogeneizar la normativa en todo el territorio nacional. Al mismo tiempo, la directora de Turismo y Transporte del Foro de Davos, Thea Chiesa, pidió flexibilizar el mercado laboral lo que permitiría reducir los costes que tienen que asumir las empresas de un sector tan ligado a la estacionalidad.

Por su parte, el director de Turismo de la OCDE, Alain Dupeyras, recomendó a España "rejuvenecer los destinos turísticos maduros y altamente desarrollados". Para mejorar la oferta de estos lugares y permitir que vuelvan las tasas de crecimiento y aumentar la productividad, planteó potenciar los llamados consejos de competitividad. Es en este marco, recalcó Alain Dupeyras, donde las diferentes administraciones deben avanzar.

Chiesa aconsejó también apostar por el "turismo verde" como una opción que está pendiente de explotar y que puede producir importantes rendimientos. Al mismo tiempo, solicitó a la Comisión Europea que disminuya el número de normas que aprueba en materia turística que dificultan la inversión.

Convergencia entre medios de transporte

A lo largo de la jornada de debate, representantes de distintas empresas ligadas al transporte de viajeros reclamaron una mayor convergencia entre los diferentes medios para hacer más competitivo el turismo español. El presidente de Aceta, Manuel López Colmenarejo advirtió que lejos de competir, "el sector aéreo está demandando intermodalidad" con el ferroviario. En este sentido, instó al Ministerio de Fomento a llevar todos los trenes de alta velocidad hasta los aeropuertos. "La competencia interna es un despilfarro para el país" advirtió el presidente de Aceta, quien afirmó que el sector aéreo no quiere competir con el ferrocarril por los viajes de 200 o 300 kilómetros, sino que busca su colaboración. Uniendo los dos sectores es posible crear una red de infraestructuras que provoque que el turista elija España en lugar de otros destinos europeos.

Por su parte, el director del Plan Estratégico de Renfe Operadora, Abelardo Carrillo, afirmó que la inversión en el AVE supone "una transformación brutalmente positiva" que ayudará a España a ganar competitividad. En este sentido, apuntó que "no es casual que las comunidades que progresaron en el informe Monitur 2010 sobre competitividad respecto al del año anterior, sean las que tienen AVE".

Por otro lado, el secretario de Estado de Transportes, Isaías Táboas, defendió el proceso de privatización de Aena, para ganar en flexibilidad. Táboas recalcó que para 2012 las tasas de navegación se reducirán en un 15% para estar en paridad con las italianas, las francesas o las alemanas, mientras que anunció que impulsará las alianzas entre las empresas que gestionen los aeropuertos de Barajas y El Prat con las administraciones locales "para lograr una mayo competitividad".

"La música suena bien, pero habrá que leer la letra" advirtió Adolfo Utor, presidente de Balearia, quien no se mostró partidario de convertir un monopolio público en uno privado, "porque uno se puede volver muy avaro".