Informe Capital Riesgo y TIC
07/02/2008
La elaboración del presente informe se enmarca en los objetivos generales del Plan Avanza, aprobado por el Gobierno de España en el año 2005 e integrado en el programa Ingenio 2010.

Entre las iniciativas aprobadas dentro del Plan Avanza, para el periodo 2007-2010, se encuentran las Medidas de Apoyo a la Financiación de Empresas de Base Tecnológica.

Estas medidas persiguen como principal objetivo «apoyar la aparición de ideas empresariales innovadoras con fuerte componente tecnológica y orientación al mercado, facilitándoles el acceso a fuentes de financiación que soporten el inicio de su actividad, incentivando una mayor implicación del capital riesgo en las fases tempranas de los proyectos de ámbito tecnológico» [38].

Desde la perspectiva del Plan Avanza, resulta de indudable interés analizar los problemas de financiación que encuentran las empresas del sector TIC en sus etapas iniciales, y en particular cuál debe ser el papel que debe jugar el sector del capital riesgo. Este informe analiza los modelos de financiación de las empresas del sector TIC en sus etapas iniciales, especialmente a través del capital riesgo.

Este análisis, junto con el estudio de las alternativas utilizadas en países de nuestro entorno, y su comparación con las iniciativas existentes actualmente en España, llevará a formular una serie de recomendaciones a todos los actores implicados en el sector del capital riesgo en nuestro país.

Dado que este informe se enmarca en las iniciativas recogidas en el Plan Avanza, resulta lógico que ponga especial énfasis en las recomendaciones al sector público, dirigidas a complementar, mejorar o implementar medidas que favorezcan la financiación de las empresas TIC en sus etapas iniciales.

Es un hecho cierto que existen muchos y muy buenos informes sobre la situación del capital riesgo en España, realizados tanto desde el sector público, como desde el privado.

Para aportar novedades al análisis de este sector, la elaboración del informe ha contado con la participación de un grupo de expertos compuesto por agentes del sector del capital riesgo, por representantes del sector público que participan en programas de capital riesgo y por emprendedores del sector TIC.

La presencia de los emprendedores en el foro de expertos ha aportado la perspectiva de la pequeña empresa TIC con problemas y necesidades específicas. Esta perspectiva ha sido particularmente relevante para poner un contrapeso a la visión, a veces excesivamente teórica o incluso "idealizada", de las necesidades de un emprendedor que se suele manejar en estudios de esta naturaleza. Esta perspectiva ha proporcionado una fuente de reflexión particularmente productiva.

El grupo de expertos ha proporcionado no sólo una visión completa del objeto del estudio, sino también un enfoque eminentemente práctico, con aportaciones obtenidas de la experiencia directa de sus componentes. Indudablemente no ha sido posible contar con todos los cualificados profesionales del sector del capital riesgo TIC en España, ni con todos los representantes de las políticas públicas. Sin embargo, podemos afirmar que el grado de representatividad del Foro ha sido alto y que sus opiniones reflejan con bastante exactitud el sentir, la experiencia y las sugerencias de los agentes, tanto públicos como privados, que intervienen en este sector en España.

En el estudio se ha utilizado una metodología de análisis basada en un esquema piramidal, que parte del análisis global del esfuerzo en I+D, asumiendo que este gasto debe tener una correlación con el número de empresas innovadoras de base tecnológica que se crean y se consolidan. Al análisis de esta correlación se dedica el primer capítulo del informe.

A continuación se aborda el análisis de la financiación vía capital riesgo de las empresas, a nivel tanto europeo como nacional. El informe parte de un análisis general de las empresas para después centrarse específicamente en la financiación de empresas de base tecnológica. Se diferencia entre financiación mediante capital riesgo de empresas ya consolidadas, tanto de base tecnológica como de otro tipo de empresas, y financiación de las empresas en sus etapas iniciales. El segundo capítulo aborda este análisis.

El resultado de este estudio lleva de forma natural al problema del equity gap, o fallo de mercado propio del capital riesgo, que se aborda en el capítulo tercero del informe.

El capítulo cuarto incorpora la perspectiva de la demanda. Este capítulo recoge el punto de vista del emprendedor que precisa financiación para su proyecto, además de otros servicios y/o medidas de apoyo que pueden ser igualmente decisivas para su éxito. El informe se centra en las necesidades del emprendedor que desarrolla un proyecto en el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC). Como mencionamos anteriormente, el punto de vista del emprendedor ha sido un elemento clave en este estudio, y es en este capítulo donde se recogen las aportaciones realizadas por los emprendedores a este informe, lo que permite situar el análisis en el terreno de la praxis.

El capítulo quinto aborda el tema desde la perspectiva de la oferta, es decir, desde la perspectiva de los inversores que desean financiar proyectos vía capital riesgo. Aquí volveremos a encontrarnos con los problemas derivados del equity gap, y se introducirán las alternativas que se han ido diseñando e implementando en países de nuestro entorno. La intervención del sector público puede considerarse decisiva para eliminar o mitigar este fallo de mercado. Por esta razón, se recoge con carácter descriptivo una breve referencia a las iniciativas públicas en el ámbito del capital riesgo desarrolladas en nuestro país (aunque no orientadas específicamente a cubrir el equity gap). A continuación se analizan las políticas públicas desarrolladas en otros países mediante un benchmarking internacional que no pretende ser exhaustivo, sino recoger los ejemplos más relevantes de los distintos modelos utilizados.

El sexto y último capítulo está dedicado a recoger las recomendaciones que el Grupo de Expertos realiza al sector público, orientadas a la posible adopción de programas o políticas que tiendan a favorecer o a impulsar la mejora del entorno en que se desarrollan las nuevas empresas de base tecnológica del sector TIC. Las recomendaciones se refieren preferentemente a la financiación de estas empresas vía capital riesgo, pero recogen también otra serie de medidas o soluciones no exclusivamente relacionadas con la financiación y cuya implementación puede tener un efecto beneficioso para un proyecto emprendedor. Las recomendaciones se clasifican como generales o específicas, recogiéndose en este último apartado una propuesta concreta dirigida a Red.es para impulsar un programa de capital riesgo por el sector público dirigido a empresas de base tecnológica del sector TIC que necesitan inversiones situadas en la horquilla del equity gap.