Informe de Deloitte: El Mundial de Fútbol crea 3.63 millones de empleos
09/06/2014
La organización del mundial agregó un total de 3.63 millones de nuevos puestos de trabajo, que si bien son temporales, colaboraron al incremento del poder de gastos del mercado interno.

Fuente:  http://www.latribuna.hn

Así se señala en el informe “Brasil 2014. Una oportunidad para la región”, elaborado por la firma Deloitte en Argentina.

El estadio más caro, con un presupuesto final de 613 millones de dólares, es el Nacional de Brasilia.
Además, se estima que el impacto en la economía brasileña, derivado de la Copa del Mundo, será de cerca de 63 mil millones de dólares en el período 2010-2014.

Unos 50 mil millones serían producto del aumento de la producción nacional de bienes y servicios, y solamente 2 mil millones en los gastos derivados del turismo.

Esto significa para el período 2010-2014 un aumento de +2.17% del PBI total del año 2010, solo por la organización del mundial.

El estudio también menciona que el mundial de Brasil 2014 tendrá un impacto estimado en los PBI municipales de 6,500 millones de dólares, siendo Río de Janeiro la ciudad con mayor impacto, con crecimiento de 440 millones de dólares en su PBI.

Estos 6,500 millones de inversión se distribuyen principalmente en 2,000 millones para la construcción de nuevos estadios, 1,300 millones a ampliar y mejorar los servicios hoteleros, 1,200 a la reurbanización y puesta en valor de las ciudades participantes y 530 millones para ampliar y mejorar la capacidad instalada de la red aeroportuaria.

El turismo receptivo brasilero aumentará un 80%; pasará de un estancamiento cercano a los 5 millones de turistas año a casi 9 millones en 2018.

La inversión en servicios hoteleros posiblemente sea insuficiente para cubrir la demanda esperada, por lo que se evaluó contratar cruceros para cubrir la demanda insatisfecha.

En cuanto a la mejora de la infraestructura de telecomunicación, se esperan inversiones finales en el orden de los 138 millones de dólares solo para procesar la cantidad de datos asociados al evento, con la contratación de más de 1,000 profesionales del área de IT.

Se pondrán en valor y se aumentarán la cantidad de autopistas y rutas por un total de 4,344 kms con una inversión cercana a los 640 millones de dólares.

En la mejora de los aeropuertos y su capacidad se invertirán finalmente aproximadamente 540 millones de dólares, y se pasará de 114 millones de pasajeros por año a una capacidad de 166 millones de pasajeros anuales.

El legado de los estadios puede ser el diferencial que posicione a la liga brasileña como una de las mejores del mundo. Si los estadios son utilizados por los clubes como unidades de negocio modernas con centros comerciales, salas de conferencia y actividades todos los días, se potenciaría la facturación.

Una mayor facturación permitiría mantener a los jugadores de renombre por más tiempos antes de emigrar a ligas más competitivas del resto del mundo, elevando el nivel del certamen local.

Un ejemplo concreto surge en Alemania, donde el Schalke 04 desde la construcción de su nuevo estadio, el Veltins Arena, se ubicó como uno de los 20 clubes de mayor facturación en Europa. El Barcelona y el Milán están analizando proyectos similares para permitirles mejorar sus ingresos.

Si bien son números impactantes, siempre subyace la pregunta si los ingresos derivados de una copa mundial repagan lo invertido al país organizador. Este tipo de eventos significan apuestas a saltos cualitativos a nivel social.

“Lo que Brasil pone en juego no es una cuestión meramente económica; la posibilidad de organizar un mundial es la posibilidad de demostrar al mundo capacidad de liderazgo”, comentó Daniel Vardé, socio líder de la práctica de Sport Consulting de Deloitte LATCO.