Un informe de Ernst&Young dice que la reorganización sanitaria cambiarán el modelo en las empresas del sector
25/07/2012
El informe anual de la serie Progressions de Ernst&Young sobre el sector, titulado 'El tercer lugar: el cuidado de la salud en todas partes', ha asegurado que la reorganización sanitaria o la autogestión de la salud cambiarán el modelo en las empresas del sector.

Fuente: http://noticias.lainformacion.com   Fecha: 25.07.2012

El informe anual de la serie Progressions de Ernst&Young sobre el sector, titulado 'El tercer lugar: el cuidado de la salud en todas partes', ha asegurado que la reorganización sanitaria o la autogestión de la salud cambiarán el modelo en las empresas del sector.

Y es que, en un escenario donde las enfermedades crónicas absorben el 75 por ciento del gasto total en atención sanitaria en los países desarrollados, las compañías del sector farmacéutico y de tecnología médica necesitan demostrar que ayudan a sus pacientes a adoptar comportamientos de vida más saludables, o que contribuyen a que éstos autogestión en sus propias enfermedades con mayor eficiencia.

Asimismo, el informe ha señalado que para tener éxito en este camino, las compañías deben reinventar su modelo de negocio para adaptarlo a las actuales circunstancias y a las necesidades del paciente, al tiempo que deben ser capaces de impulsar cambios en las pautas de comportamiento de los consumidores, un camino que aún pocas empresas se han atrevido a tomar.

Los nuevos retos para estas compañías se están viendo impulsados, además, por dos importantes tendencias. En primer lugar, un cambio en su riesgo financiero que progresivamente está siendo transferido del pagador hacia el proveedor de los productos y servicios. Dicho proveedor, se ve obligado, a su vez, a modificar los comportamientos del paciente con el fin de mantener controlado este riesgo.

Y, en segundo lugar, la industria tampoco debe "perder de vista" el creciente poder del paciente, quien cada vez dispone de más herramientas tecnológicas, como aplicaciones para 'smartphones', redes sociales o sensores y monitores que le permiten tener un control más directo sobre sus datos y, en definitiva, sobre el control de su salud.

Además, este cambio también está conduciendo a la aparición de lo que el informe denomina 'tercer lugar' en el cuidado de la salud: el traspaso del epicentro de la salud de un paciente del hospital o consulta externa a cualquier lugar donde éste se encuentre. Se trata, en definitiva, del cuidado de la salud en todas partes.

En este sentido, los autores del texto han asegurado que esta 'revolución', que implícitamente conlleva dotar de mayor sostenibilidad al sistema sanitario, también implica alterar el modelo de negocio de las empresas, que habrán de adaptarse ahora a estas nuevas tendencias.

Para Glen Giovannetti, líder global del área de Life Sciences de Ernst & Young, independientemente de su oferta actual de productos y servicios, casi todas las compañías mundiales del sector confían en contribuir a cambiar el comportamiento y mejorar los resultados de salud de los pacientes.

"Adaptarse a estos nuevos modelos de negocio requiere de un liderazgo por parte de las compañías para apostar por ello, y aquellos que estén dispuestos a invertir en comprender lo que realmente influye en el comportamiento del paciente y en crear productos y servicios centrados en éste, verán un futuro lleno de oportunidades", ha recalcado.

Por su parte, la socia responsable para España del Área de Life Sciences de Ernst&Young, Silvia Ondategui-Parra, ha recordado que, en paralelo al componente tecnológico y de creciente autogestión de la salud por parte del paciente, también hay que considerar la reorganización de los sistemas sanitarios y lograr su sostenibilidad en muchos países desarrollados, incluido España.

"Muchas compañías se están posicionando para acometer estos nuevos retos y los ejemplos de colaboración entre el sector público-privado y las alianzas estratégicas entre compañías farmacéuticas o biotecnológicas y otras que no lo son, podría ser un buen camino", ha subrayado.

TECNOLOGÍA PARA LA SALUD EN EL 'TERCER LUGAR'

El informe de Ernst&Young también identifica algunas de las tendencias tecnológicas que están impulsando el cambio hacia una atención de la salud en todas partes, como la nueva generación de 'social media' especializados en salud que permiten a pacientes, médicos y otros públicos interesados acceder a información, intercambiar opiniones, conocer opciones de tratamiento y sus efectos secundarios.

Por otra parte, los juegos electrónicos y 'on line', hasta ahora vistos como alejados a una conducta saludable, cada vez se utilizan más para promover comportamientos saludables y promover una mejor autogestión de la dieta y el control del peso o en la adherencia a la medicación. Además, actualmente se está difuminando cada vez más la línea divisoria entre los objetos cotidianos y los dispositivos médicos se difumina progresivamente.

"Los teléfonos inteligentes y otros objetos se están convirtiendo en un sensor conectado de forma inalámbrica y, con ello, haciendo que los pacientes cada vez tengan más poder gracias a que son capaces de generar y controlar sus propios datos médicos, e interactuar con los profesionales de la salud sin tener que visitar una consulta. Al tiempo, los dispositivos electrónicos médicos son cada vez más inteligentes, mejor conectados y cada vez más están bajo el control directo de los pacientes", han recalcado los autores del informe.

NUEVOS COMPORTAMIENTOS, NUEVOS MODELOS DE NEGOCIO

Asimismo, para comprender e influir en el comportamiento del paciente y acometer con éxito el modelo de negocio en nuevas direcciones, las empresas tendrán que aprovechar los conocimientos del campo de la 'economía del comportamiento'.

Esta disciplina ha experimentado un "enorme" progreso en la última década, tratando de dar respuestas a cómo se produce la toma de decisiones por parte de los pacientes o los prejuicios que a menudo impiden que éstos cambien determinadas pautas en la prevención de su salud.

Para ello, el informe de Ernst&Young aconseja a las empresas transformar su actual modelo de negocio y enfocarlos a crear, gestionar y aportar valor teniendo como eje central paciente y aprender de la 'economía del comportamiento' que les permita comprender lo que realmente motiva a los pacientes.