Investigan el uso de nanotecnología para tratar el cáncer.
30/06/2011
El proyecto Multifun, financiado por la Unión Europea y coordinado desde España por el Instituto IMDEA Nanociencia busca desarrollar nuevas formas de diagnóstico del cáncer y llegar a tratamientos más personalizados y efectivos.

Fuente:  www.hechosdehoy.com  Fecha:  30.06.2011

La Unión Europea, a través del VII Programa Marco financia los casi 10 millones de euros que va a costar el proyecto Multifun e impulsar la aplicación de las nanopartículas magnéticas para la detección temprana y el tratamiento del cáncer.

Este proyecto, que alcanza hasta 2015, reúne a 16 empresas e instituciones relacionadas con la biomedicina, la oncología, la química y las tecnologías de la información de España, Reino Unido, Francia, Alemania, Irlanda, Bélgica y la República Checa.

La coordinación científica es del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Nanociencia (IMDEA Nanociencia), un centro internacional de investigación creado en 2007. La empresa Atos Origin, también radicada en España, se ocupa de la gestión del proyecto y el desarrollo de los programas informáticos.

También participan el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Fundación Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas Carlos III (CNIO) y las empresas Pharmamar y Soluciones Nanotecnológicas.

El objetivo del proyecto es utilizar las nanopartículas como agentes terapéuticos, de diagnóstico y para administrar agentes antitumorales. Estas nanopartículas, de óxido de hierro, están recubiertas con una capa de polisacáridos que las hace biológicamente compatibles.

La idea es que al ingerir estas nanopartículas se pueda aplicar calor en las células cancerosas, ya que son más sensibles a la temperatura que las normales, y así eliminarlas, además de permitir la aplicación directa de los agentes anticancerígenos.

El profesor Rodolfo Miranda, director del IMDEA concreta que estas aplicaciones se van a aplicar “en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama y páncreas. […] El principal objetivo es desarrollar y examinar el potencial de nanopartículas con varias funcionalidades para la detección y la eliminación de células madre cancerígenas, un tipo de células implicado en distintas fases del cáncer”.

Las nanopartículas pueden ser detectadas mediante una resonancia magnética, por lo que también se usan como agentes de contraste y combinar el enfoque terapéutico con otro de diagnóstico en la denominada “Teragnosis”.

El uso de nanopartículas como “nanoportadores” de medicamentos anticancerígenos para su administración local sobre los tumores, aumentará el efecto terapéutico derivado de su calentamiento.

El proyecto va a investigar la síntesis de nanopartículas de hierro no tóxicas que se transportarán por el torrente sanguíneo y la identificación de marcadores celulares específicos de las células cancerígenas para dirigir esas nanopartículas de forma selectiva al tumor.

Después, la modificación de medicamentos para ser administrados en el tumor por estas nanopartículas y el desarrollo de instrumentación clínica para reforzar el tratamiento térmico y la detección-cuantificación de nanopartículas en tejidos, sangre y orina.