Isolux Corsan, Indra y British Telecom analizan la mejor vía de internacionalización
05/07/2011
IHR Consultancy organiza el encuentro “Internacionalización, claves para la consolidación”

Fuente: http://www.equiposytalento.com  Fecha: 5.7.2011

Innovar es una forma de garantizarse la propia vida empresarial”, afirmó el viernes pasado Jesús Banegas, presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la CEOE, quien considera que la asignatura pendiente de España es innovar, exportar e internacionalizarse y acrecentar nuestra presencia en Asia.

Así lo expresó en la apertura del Ciclo de Encuentros organizado por IHR Consultancy bajo el título “Internacionalización, claves para la consolidación” donde se dieron cita ejecutivos de Isolux Corsan, Emea&Latam British Telecom e Indra para debatir sobre diversos aspectos centrados en las estrategias y etapas del desarrollo internacional; la dirección de filiales así como en la importancia del management.

“Internacionalizarse y exportar es un modo de estar vivo”, declaró Banegas quien considera que estar abiertos al exterior es “una manera de encontrarse a sí mismo. Las empresas que no inventan y no exportan, tienen más dificultades para vivir que las que inventan”. Para este ejecutivo, exportar significa “innovar“ porque en un mercado abierto, “quien no innova difícilmente podrá intercambiar experiencias y compartir con los demás”.

Además, afirmó que “España es hoy una de las economías más internacionalizadas del mundo”. Los intereses de España en el exterior significan hasta el 60% del PIB, actividad de la que viven un 6,5 millones de españoles. Según Banegas, un cuarto de la producción española es exportada y hemos venido manteniendo un transporte mundial de bienes del 3% y un 4% en servicios. En 2000 las empresas exportadoras eran 98.000 y han pasado a ser más de 140.000. “España ha dejado de ser un país receptor neto de inversión extranjera a ser un exportador de inversión”, dijo Banegas quien señaló que en los últimos tres años, la inversión acumulada exterior supera los 650.000 millones de euros mientras que la inversión extranjera recibida ascendió a 350.000 millones de euros. “Hoy España es uno de los países inversores del mundo, consolidados entre los top 10”, afirmó.

Internacionalización: invertir, pero también recibir
Considerando la situación de ciclo económico que atraviesa nuestro país “la inversión de España debe orientarse a la posibilidad de encontrar oportunidades en continentes y no en países concretos”, según afirmó Oscar Via, director general de Desarrollo Internacional de Isolux Corsan. A este respecto, “la gran incógnita se cierne ahora sobre África que representa lo que era India hace veinte años”, dijo Luis Zamora, director de RRHH Internacional de Indra, quien señaló que todo depende del sector, de la forma de adaptarse a la nueva cultura y por supuesto, el dominio del idioma.

Luis Álvarez, presidente Emea & Latam British Telecom Global Services, incidió en la importancia de considerar si el país seleccionado está estable o en crecimiento; si son mercados en sí mismos o centros de operaciones y considerar donde está el talento, “cómo te nutres de las personas para realizar los servicios que necesitas”. Así destacó que Rusia es el país con mayor riesgo mundial para realizar negocios.

Cuestionados sobre los diferentes estilos de management comparando el español con otros, Zamora señaló que si el español se distingue por ser de integración y emocional, en los países más germánicos, las agendas están más minutadas. Por su parte, Álvarez incidió en la importancia de internacionalizarse o globalizarse porque así como el primer término supone que “las empresas se relacionan con suministradores, clientes de distintos sitios y que no tienen esa necesidad de incorporar talento de otras partes del mundo. Sin embargo cuando empiezas a operar en distintos países al globalizar tu empresa pierdes parte de la riqueza que puedes tener, si no incorporas gente local. En nuestro comité de dirección somos de siete países distintos y se nota la peculiaridad de cada miembro”.

Cuestionados sobre si la internacionalización supone una necesidad para las empresas españolas en 2011, Vía afirmó que “o la empresa lo tiene en su ADN o estás muerto. Internacionalizarse no supone solo invertir fuera sino también recibir. Internacionalizarse ahora es más difícil para una empresa que desde sus inicios asumió esta función como una parte más de sus estrategias” mientas que Álvarez apuntó que “España no está alineada para competir”. Sobre la manera de cómo las empresas deben asentarse en el exterior, éste último respondió que hay que pensar siempre desde el punto de vista del cliente y centrar todos los objetivos en el segmento elegido, así como los servicios que se le van a proporcionar y desde donde se van a nutrir si a través de canales de producción o con un centro de operaciones.

Recursos Humanos: pieza vital
Sobre cuáles son las señales de alarma cuando una empresa está dando sus primeros pasos en el proceso de internacionalización, se destacó el concepto de “paciencia estratégica” sobre el que Álvarez afirmó que “hay que ir a los países, no se puede hacer desde otros puntos. Hay que invertir tiempo con la gente del país, con los clientes y comprobar que estás haciendo allí”. A este respecto, Zamora alertó sobre las leyes laborales de otros países antes de buscar el talento porque pueden tener un impacto negativo en la economía de las empresas españolas. En el apartado de la dirección de filiales, internacionalizarse es “replicar el modelo de la empresa que tiene esta intención en otro país y ante todo, ser flexible”, dijo Vía.

En Indra los departamentos de compras y logística de otros países están centralizados. “Ahora tenemos mercados más verticales más orientados a la exportación y donde tenemos más negocio de implantación, aplicamos la formula de matriz. Hay muchos factores que intervienen pero ante todo control”, señaló Zamora mientras que Álvarez apostilló que uno de los elementos fundamentales desde el punto de vista organizativo es “un cierto grado de disciplina”.

Sobre el papel de RRHH en la internacionalización, Vía declaró que es “una pieza vital. Se puede empezar realizando el proyecto y después decidir si se recurre a una joint-venture. Es cuestión de cubrir fases. Hay aspectos propios de RRHH que hay que plantearse si interesan fiscalmente o no”. Según Álvarez “Recursos Humanos debe participar en la definición de la estrategia empresarial y opinar. Tienen una función compleja de soporte y administración. Que la gente se mueva es difícil y hay que estar atentos a los cambios legislativos. Además deben encargarse de que la gente esté implicada y motivada con los programas de retención”. Sobre el término de expatriado, Vía comentó que este concepto ha evolucionado si bien ha pasado de ser un premio a ser una necesidad. La cuestión se centra en cómo se tiene que integrar”. En British Telecom han suprimido este concepto de la compañía. “Publicamos las vacantes y atendemos a la demanda que se quiere ir con las condiciones de este país”, afirmó Álvarez