La Junta de Accionistas aprueba la fusión de Indra, Azertia y Soluziona
21/06/2007
El Consejo da entrada a Mónica de Oriol y a Luis Lada, como consejeros independientes, y a Eusebio Vidal-Ribas y Felipe Fernández, como dominicales en representación de Casa Grande de Cartagena y Cajastur

En sesión celebrada hoy, el Consejo ha nombrado vicepresidentes a Pedro López Jiménez y Matías Amat, éste último en sustitución de Carlos Vela, junto a los que se mantiene también como vicepresidente Manuel Soto

21 Junio 2007

La Junta General de Accionistas de Indra celebrada hoy en la sede social de la compañía (Alcobendas, Madrid) ha aprobado la fusión por absorción de Azertia, Soluziona y BMB. Con ello, y como estaba previsto en el plan de integración, resulta una estructura legal y societaria simplificada y coherente con la organización operativa de los negocios que la compañía puso en marcha en enero de este año.

La Junta ha aprobado igualmente las cuentas correspondientes al ejercicio 2006. En referencia al mismo, el presidente de Indra, Javier Monzón, ha destacado en su intervención ante los accionistas que "éste es el octavo ejercicio en que consistentemente, año a año, cumplimos o superamos todos y cada uno de los objetivos establecidos", con mejoras en la rentabilidad operativa que "prácticamente duplica la media obtenida por las principales compañías del sector".

El año 2006, cuya gestión han aprobado hoy los accionistas, ha sido especialmente relevante en la trayectoria de la compañía, al haberse llevado a cabo las adquisiciones de Azertia en septiembre y de Soluziona en los primeros días de 2007.

Tras estas operaciones, Indra consolida una posición de liderazgo destacado en el sector de Tecnologías de la Información en España y refuerza de manera significativa su posición internacional. La compañía cuenta con más de 20.000 profesionales, de los que 5.000 trabajan en el exterior. "Hemos duplicado el tamaño de nuestra compañía en tres años y hemos adelantado cuatro años en nuestro desarrollo", ha resaltado Javier Monzón.

Por su parte, el consejero delegado de la compañía, Regino Moranchel, ha señalado que se ha intensificado la actividad en los mercados internacionales,"con un aumento de la contratación del 34%, que pone de manifiesto el importante potencial de crecimiento de la compañía fuera de España". Moranchel ha querido destacar la mejora de la implantación en Latinoamérica, "región donde somos actualmente uno de los principales actores por capacidad de oferta y presencia global".

En cuanto al futuro, Javier Monzón ha manifestado que "el empeño para estos próximos años es ser una multinacional de primer nivel en nuestro sector, con presencia relevante en todas las regiones económicas importantes y de elevado potencial de futuro". En palabras de Regino Moranchel,"nuestro objetivo es seguir creciendo, con tasas de rentabilidad superiores al mercado, con el acento puesto en la tecnología y compartiendo un conjunto de valores que nos permitan a todos crecer profesionalmente".

Renovación del Consejo de Administración

La renovación propuesta de los miembros del Consejo de Administración ha sido aprobada por la Junta de Accionistas. Luis Lada y Mónica de Oriol se incorporan al Consejo de Administración de Indra en calidad de consejeros independientes en sustitución de los también independientes Manuel Azpilicueta y Juan Carlos Ureta. Esta renovación se produce atendiendo a que, en el ejercicio 2005, el Consejo de Administración de Indra estableció, en el caso de los consejeros independientes, el criterio de que no tuvieran una permanencia continuada en el Consejo superior a 12 años. Habida cuenta de que todos habían sido elegidos en el 1999 se inició un proceso de renovación gradual y progresiva, que este año se concreta en los cambios mencionados.

Humberto Figarola deja el cargo de consejero y vicepresidente de Indra debido a la finalización este año de su relación laboral con la compañía.

La Junta General de Accionistas también ha aprobado la incorporación como consejeros dominicales, en representación de las sociedades Casa Grande de Cartagena y Cajastur, de Eusebio Vidal-Ribas, consejero director general y primer ejecutivo de Casa Grande de Cartagena, y Felipe Fernández, director general de Cajastur. Estas incorporaciones responden a las normas de Gobierno Corporativo de Indra, que establecen que el consejo procurará que los titulares de participaciones significativas estén representados en los órganos de gobierno. Para dar cabida a estos nombramientos, ha sido aprobada la ampliación en 1 miembro del número de consejeros, pasando a contar con 15 miembros.

Con los nombramientos aprobados, el Consejo de Indra mantiene una estructura adecuada de acuerdo con las recomendaciones y mejores prácticas en esta materia, al contar con una amplísima mayoría de consejeros externos - en número de 13 versus 2 ejecutivos - y, dentro de ellos, una mayoría de 7 independientes.

Asimismo, en sesión celebrada hoy, el Consejo de Administración de Indra ha aprobado por unanimidad designar vicepresidente del Consejo a Pedro López Jiménez, con lo que la sociedad mantendrá 3 vicepresidentes: además de éste, Matías Amat, representante persona física de Mediación y Diagnósticos, S.A., en sustitución de Carlos Vela y a Manuel Soto, vicepresidente designado entre los consejeros independientes. Igualmente se ha aprobado por unanimidad designar nuevos miembros de las comisiones del Consejo: de la Comisión Delegada, Mónica de Oriol y Honorato López Isla; de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones, Luis Lada; de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento, Mónica de Oriol.

Retribución a los accionistas de 0,78 € por acción

La Junta de Indra ha aprobado la retribución propuesta a los accionistas de 0,78 € por acción, cantidad que significa multiplicar por dos el dividendo abonado el año pasado. El 16 de abril se pagó un dividendo a cuenta de 0,35 €/acción, equivalente al dividendo de carácter extraordinario y a partir del 2 de julio próximo se abonarán los restantes 0,43 €/acción.

Este dividendo total aprobado implica una rentabilidad por dividendo del 4,25% sobre la cotización de Indra al cierre del ejercicio 2006.

"Desde 1999 el dividendo ordinario se ha multiplicado por ocho, prácticamente duplicándose cada dos o tres años", ha destacado Javier Monzón, que ha añadido: "En los últimos cinco años, hemos destinado casi un 60% del cash-flow generado a favor de nuestros accionistas, que ha sido así, el principal destino de nuestros recursos disponibles".

El presidente ha recordado que "un inversor que adquirió acciones de la compañía en la OPV de 1999 y que las haya mantenido hasta final de 2006 ha obtenido una rentabilidad total, incluyendo los dividendos percibidos, del 21% anual acumulado; en un periodo tan amplio como ocho años, con tres de ellos de profunda crisis bursátil".

En la actualidad, mantienen una participación igual o superior al 5% en el capital de Indra los siguientes accionistas: Unión Fenosa (15%); Caja Madrid (13,33%); Casa Grande de Cartagena (5,68%); y Cajastur (5%).