Un laboratorio de ideas para la Industria 4.0
11/10/2017
La digitalización es una labor diplomática: crear un ecosistema, elegir bien el ritmo, acertar con el proyecto, anticipar el impacto y pactar con la organización. El resultado puede ser una mejora de eficiencia del 500%

Aplicando realidad virtual y aumentada a un proceso de montaje y fabricación en el sector aeronáutico, es decir, proyectando las instrucciones de trabajo en las gafas inteligentes de los operarios, se han logrado eficiencias del 500%, «y con cero defectos», apostilla Carlos Gallego, managing director y responsable de Industria 4.0 de Accenture en España. «No inventamos las gafas, ni desarrollamos la tecnología que proyecta la información; lo que hacemos es identificar el caso de negocio, conceptualizar la solución técnica e integrar a todas las partes de la empresa».

Accenture articula esa actividad en torno al Digital Hub que ha instalado en la Torre Picasso de Madrid. «Muchas veces las compañías acuden a nuestra sede para encontrar esos casos de uso, en otras ocasiones hacemos una spin off de nuestro laboratorio y trabajamos en su casa, simulando la arquitectura de innovación que tenemos aquí», explica Gallego. 

La tecnología que sirve de materia prima procede de fabricantes de software y hardware consolidados y también de proveedores del ámbito industrial que están diversificando su negocio, como Siemens o General Electric. Junto a ellos, se incorporan «piezas específicas que suelen desarrollar las start up y que añaden un valor esencial o concreto».

Se trata de «desarrollar ecosistemas» desde el Digital Hub de Accenture, dice Gallego. Dada la heterogeneidad de actores, «y como conocemos las necesidades de todos», la aportación de valor consiste muchas veces en «hacer de pegamento».

Las líneas de trabajo en el ámbito de la Industria 4.0 giran en torno a los procesos core industriales, desde desarrollo de producto a manufacturing, postventa, mantenimiento o logística. No todas las colaboraciones nacen de la misma manera. Algunas empresas «tienen claro por qué quieren apostar en el ámbito digital y plantean un caso acotado y muy concreto»; y en otros casos simplemente «preguntan cómo pueden mejorar determinados procesos». Cuando eso sucede, «hacemos con ellos un plan estratégico de digitalización industrial».

Por lo general ese plan actúa a modo de «road map a corto y medio plazo, porque tienes que ser flexible para ir dirigiéndolo en función de los acontecimientos», apunta el responsable de Accenture. Trabajar a dos velocidades aporta otra ventaja: «Permite tangibilizar y conseguir el engagement de la organización, porque los directivos están pensando qué hacer en los próximos meses, pero sus equipos no siempre lo ven tan claro».

Quizás sea porque «estamos aún en el inicio de una revolución, no estamos ni mucho menos en una etapa madura». Acertar con el ritmo de digitalización es, por ello, una cuestión crítica. Así lo resume sobre el terreno Carlos Gallego: «La velocidad no la marca el desarrollo tecnológico, que va un ritmo vertiginoso, sino la capacidad de las compañías de digerir la tecnología y tomar decisiones».

Las nuevas tecnologías llevan aparejada la auténtica revolución de fondo. «Van a surgir negocios diferentes que van a cambiar las reglas del juego, los que ahora son tus clientes pueden convertirse en proveedores y viceversa, porque hay una extensión de la cadena de valor», afirma.

El Digital Hub de Accenture colabora con cerca de 250 start up. Con frecuencia participan en proyectos transversales: «Somos capaces de aplicar innovaciones de un sector en otro. Por eso la idea de que sea abierto, para que se produzca esa permeabilidad. Si compartimentas operas en formato silo», cuenta Gallego.

Es la visión clave. La integración de las áreas de operaciones (OT) y tecnologías de la información (IT). «Tenemos clientes industriales en los que las responsabilidades en ambas áreas están disociadas. La compañía debe ser capaz de enganchar las tecnologías tradicionales y las emergentes a nivel de modelo operativo, es decir, gestionar el apartado tecnológico con una visión completa, desde la parte corporativa hasta la planta», concluye el directivo de Accenture.

Fuente: http://www.elmundo.es