Con el logotipo, el tamaño sí importa: PwC lo quiere alto, grande y barato
07/12/2011

Fuente: www.elconfidencial.com   Fecha: 07.12.2011

Han estado a punto de conseguir la cuadratura del círculo. La consultora internacional Price Waterhouse Coopers (PwC) luce desde hace meses su enseña en uno de los pilares del skyline madrileño. Después de mudarse al rascacielos que la constructora Sacyr tiene en los antiguos terrenos del Real Madrid, la firma consiguió bautizar el rascacielos con su nombre y colgar de su cumbre de 230 metros las iniciales que le dan nombre.
 
Uno de los requisitos de PwC para su mudanza era el logotipo. En principio, la consultora, una de las cuatro grandes del sector, tenía previsto trasladarse a la actual sede del BBVA, la famosa torre que el arquitecto Sáenz de Oteiza levantó en la zona financiera de Azca, aprovechando que Francisco González había anunciado ya su intención de mover la nueva sede corporativa de la entidad financiera a Las Tablas, más al norte de Madrid.
 
Más allá del retraso en los plazos que manejaba el BBVA para su mudanza, la consultora se topó con un requisito por parte del banco que consideró inasumible: mantener su logotipo, las cuatro iniciales correspondientes a Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, en la fachada del rascacielos hasta 2020. Por lo visto, de poco sirve disfrutar de nuevo edificio si no se puede lucir la condición de flamante inquilino del Paseo de la Castellana.
 
La obsesión de PwC por los logos es una cuestión de imagen corporativa global. En el caso español, la firma consiguió finalmente que Sacyr les dejara por un módico extra de alquiler poner el suyo en el rascacielos con una proporción de 25x10 metros, algo más pequeño que lo contemplado en su plan inicial. Pero al menos consiguieron poner su nombre a la torre, que en la primera mitad aloja a un hotel de cinco estrellas. El tamaño, en el caso del logo, importa.