Manuel Martín Espada, Socio de PwC. "Hoy en día es implanteable hacer consultoría de negocio sin soporte tecnológico"
20/01/2008
En agosto de 2007, PricewaterhouseCoopers adquirió el negocio de consultoría tecnológica de BearingPoint. Tras su integración, Price adelanta su objetivo en un año de incrementar su facturación un 50 por ciento alcanzando los 100 millones de euros en 2009
ENTREVISTA COMPUTING 17/01/2008 17:41:26 - Tras la venta de su negocio de consultoría de TI a IBM, PwC ha estado ligeramente apartado de este mercado, pero ahora han decidido regresar con más fuerza con la compra de BearingPoint? Efectivamente. En el año 2001 se vende la práctica de consultoría tecnológica en la implantación de sistemas a IBM debido, entre otras cosas, a los coletazos del escándalo Enron. Pero lo que no se vende es la consultoría de negocio que apoyaba fundamentalmente a las empresas tanto en los ámbitos regulatorios como en la consultoría estratégica o de procesos. Cuando se van calmando las aguas dicha consultoría sigue evolucionando hasta que en octubre de este año vence un compromiso implícito en el acuerdo de venta con IBM. Se trataba de un acuerdo de no competencia en los grandes proyectos tecnológicos. Ese acuerdo ya ha vencido y ahora el negocio de consultoría en PwC es, por un lado, una parte importante de consultoría regulatoria, que es gestión de riesgos, cumplimiento regulatorio etc., y por otro lado, todo lo que está ligado a la consultoría pura de negocio. Y lo que es implanteable hoy en día es hacer consultoría de negocio sin soporte tecnológico. Por eso, con la compra de BearingPoint, este componente de TI se refuerza significativamente y ahora tenemos unas capacidades tecnológicas aún más sólidas y amplias de las que antes teníamos. - Entonces, ¿qué hacen ahora en tecnología? Ayudamos a la transformación de las empresas. Para eso usamos la tecnología con un enfoque de negocio orientado a trabajar con empresas en el desarrollo de las soluciones tecnológicas que necesitan. Soluciones que van desde un ámbito de estrategia tecnológica (SOA, ITIL, alineamiento de la estrategia de TI con el negocio, optimización de costes?) hasta el desarrollo e implementación de las soluciones tecnológicas necesarias para desarrollar la estrategia de negocio como implantar software de SAP, Oracle o Microsoft, o software de nicho como SPSS o Hyperion. - Y, ¿en qué áreas entrarán ahora a competir con IBM? Textualmente antes no podíamos hacer una gran implantación de sistemas. Pero, teníamos una ventaja y es que como el acuerdo era global los tamaños de las compañías en EE.UU. no son los mismos que los de España. También es cierto que en ese momento había varios trabajos multi-país. Ahora vamos a concentrar mucho más nuestros esfuerzos en las grandes compañías, aunque tenemos un tamaño en mid-market bastante atractivo. Por ejemplo, el negocio de la construcción ha desarrollado muchos sistemas en compañías medianas, pero nos vamos a concentrar aún más en la gran cuenta, que es el modelo desde el punto de vista de firma global más idóneo para IT y para toda la estrategia de negocio. No obstante, actualmente nuestros dos sectores más fuertes en crecimiento y tamaño son el financiero y sector público, muy especialmente en el ámbito de las Comunidades Autónomas. - Tras la adquisición de BearingPoint, ¿en qué sectores se verán más reforzados? En realidad hemos comprado el negocio consultoría tecnológica de BearingPoint y nos hemos traído a las 150 personas que la conformaban. Aunque en la práctica es lo mismo, BearingPoint queda en España con una parte de consultoría de desarrollo informático de software genérico. Por tanto, hemos adquirido todas las capacidades de SAP, de software, de consultoría de negocio, el canal comercial? No hemos entrado en el tema de la programación porque fundamentalmente lo vemos una commodity y porque en España existen multitud de compañías de desarrollo. Y nuestra estrategia en ese sentido va en la línea de mantener alianzas con proveedores de servicios donde conseguiremos una máxima especialización. Pero fundamentalmente, nos reforzaremos en servicios financieros, en telecomunicaciones, en energía e industria, y en el ámbito geográfico de Barcelona. - ¿Por qué han elegido BearingPoint y no otra consultora? La selección surge por una coincidencia de intereses. BearingPoint tenía unas características que la hacían interesante para nosotros. Primero una cultura similar ya que el equipo venía de lo que antes era Andersen Consulting. Por ello, la integración ha sido muy sencilla ya que los perfiles profesionales son equivalentes a los que nosotros tenemos, y por tanto, no ha habido ningún despido. Segundo, era una compañía con el tamaño adecuado para complementar nuestros servicios. Complementamos mucho la oficina de Barcelona, que la duplicamos en tamaño, la parte de tecnología y los sectores financieros y telecomunicaciones. Por tanto, analizando BearingPoint, encajaba como un puzzle. Además, la razón de su compra, que se realizó a finales de agosto, es porque PricewaterhouseCoopers está en una situación de crecimiento importantísimo. Este año hemos crecido un 33 por ciento, el triple que el mercado en España. Además, tenemos unas expectativas para el ejercicio fiscal de 2008 de alcanzar 75 millones de euros en España, y de 100 millones para 2009. - ¿La compra de BearingPoint responde al objetivo de incrementar su facturación un 50 por ciento en los próximos tres años? Nos adelanta ese objetivo en un año. Esperábamos cumplir ese objetivo en junio de 2010, y lo cumpliremos en junio de 2009.