Marc Alba EXPERTO EN INNOVACIÓN EMPRESARIAL Y SOCIO DIRECTOR DE EVERIS: "El momento es inmejorable para cambiar el modelo productivo"
03/10/2011
El experto en innovación empresarial y socio director de la consultora Everis, Marc Alba, participó el pasado miércoles en los Encuentros empresariales Expo Dinamiza que viene organizando en los últimos meses Expo Zaragoza Empresarial.

Alba es uno de los impulsores de Transforma España, la iniciativa promovida por la Fundación Everis que ha conseguido el respaldo de empresarios como César Alierta (Telefónica), de exlíderes sindicales como José María Fidalgo (CCOO) o de científicos como Eduard Punset.

 

--Desde 'Transforma España' ven la crisis como una oportunidad. ¿Es el mejor momento de cambiar el modelo productivo?

--En mi opinión, el momento actual no es bueno, es inmejorable. Por varias cosas: la gente no cambia en momentos de bonanza, sino cuando se toca fondo. Además, es obvio que estamos mal, pero aún tenemos activos suficientes como para reaccionar: el aparato empresarial, la balanza comercial...todos los elementos que necesitamos para alimentar la locomotora están ahí. Si pasa un año más con este declive no sé cómo estará el tema... Y por si fuera poco estamos a las puertas de un periodo electoral e, independientemente de quién gane, habrá un relevo al frente del país y eso es muy bueno porque se podrán hacer cosas nuevas.

--Los expertos aseguran que para transformar el modelo hay que apostar por la I+D, pero las partidas cada vez son menores.

--El sistema funciona como una tubería de agua. Si desde un extremo mandas 100 litros esperas que salgan los mismos. El problema es que la tubería tiene tales ineficiencias que de los 100 te llegan 20 por razones burocráticas y otras pérdidas. Moraleja: no es cuestión de meter más dinero, si no de gastarlo mejor. No creo que falte dinero para I+D, porque al final el dinero relevante, aparte del público, es el privado, que está esperando oportunidades.

--Otro de los fundamentos de la iniciativa incide en la gestión del talento para conseguir que los profesionales más preparados lideren ese cambio. Sin embargo, el entorno es tan poco atractivo que los jóvenes están emigrando...

--Esto es lo que hay, pero lo bueno es que el hambre agudiza el ingenio. Estamos viendo mucha efervescencia de gente joven que está empezando a desarrollar su idea. El drama es que el sistema muchas veces les frena. Si crear una empresa te lleva lo que te lleva, pues igual se pierden las ganas. Los jóvenes se van a seguir yendo, pero lo importante es que entiendan que tienen que perder el miedo. Deberíamos buscar fórmulas para que la gente comprenda que muchos de los imperios han surgido de la nada, que se sepa que siete de cada diez personas de la lista Forbes vienen de familias de clase media.

--¿La educación debería ser uno de los motores de esa transformación?

--Por supuesto. El problema actual es que estamos con un modelo que no funciona y solo ponemos parches sobre él. Por eso proponemos que, aprovechando el nuevo ciclo electoral y aunando los agentes políticos y la sociedad civil, pensemos qué educación queremos para nuestros hijos. Lo que se requiere es una transformación profunda: el rol del profesor, el itinerario educativo, el modelo de evaluación, el método pedagógico...Todo eso debe ser motivo de análisis porque nos hemos quedado anclados en el pasado.

--Muchos empresarios apoyaron la iniciativa. ¿Qué va a hacer la fundación para intentar ir más allá?

--En noviembre se lo presentamos al Rey y desde aquel día llevamos 41 eventos por toda España divulgando el proyecto. Ahora lo que queremos es profundizar. Transforma España plantea ocho actuaciones. Hemos cogido la primera, que nos parece la más importante, la de la sociedad del talento, y lo que vamos a proponer es un documento muy propositivo que establezca medidas concretas en cada ámbito.

--Reproduciendo una de las preguntas que formularon a los firmantes de la iniciativa: si pudiera cambiar únicamente una cosa en España, ¿cuál sería?

--Lo tengo muy claro: la confianza de cada español en sus posibilidades. Por eso cogimos la frase de Virgilio: 'Pueden porque creen que pueden'.