El mercado espera que el BCU suba su tasa de referencia de 7,5% A 8%
13/06/2011
El mercado espera que el Banco Central (BCU) eleve su tasa de interés de referencia a 8% este mes, haciendo más restrictiva su política monetaria como medida para contener la inflación, que sigue estando en niveles superiores a la meta oficial.

Fuente:  www.elpais.com.uy    Fecha:  13.06.2011

La inflación acumulada en los 12 meses cerrados en mayo fue de 8,53% y las expectativas de varios agentes del mercado son que el Comité de Política Monetaria (Copom) del BCU resuelva aumentar su tasa de interés de referencia en 0,5 puntos porcentuales, según una encuesta realizada por El País a 12 bancos y analistas locales.

La mayoría de las respuestas apuntaron a 0,5 puntos, mientras que el promedio fue algo inferior a ese valor (0,45 puntos). Oscilaron entre un mínimo de 0 y un máximo de 1 punto porcentual. Fueron consultados BBVA, Banco Comercial, CPA/Ferrere, Deloitte, Discount Bank, Equipos Mori, HSBC, Instituto de Economía, Itaú, Javier de Haedo, Oikos y Santander. La mayoría responde habitualmente las encuestas mensuales de expectativas del BCU.

La última vez que se reunió el Copom fue en marzo, cuando "observó con alerta" la trayectoria al alza de los precios al consumo y consideró necesario subir su tasa de interés de referencia de 6,5% a 7,5% "para promover la convergencia de la inflación y de las expectativas al rango meta" -de entre 4% y 6% para 2011-, según expresó en un comunicado (ver recuadro).

Por ese entonces, la autoridad monetaria ubicó a la inflación como "un factor de atención prioritaria" considerando que puede transformarse en "un obstáculo" para continuar un sendero sostenible de crecimiento, entre otros aspectos.

Los analistas explicaron a El País cuál es la coyuntura que observan tres meses después. "Las presiones de inflación son persistentes y relativamente generalizadas pese a que los últimos dos datos mensuales fueron relativamente bajos. A su vez, las señales de las últimas semanas a nivel internacional apuntan a un escenario de inflación en dólares alta", dijo la gerenta de asesoramiento económico de Deloitte, Tamara Schandy. Aunque consideran que el Copom debería realizar un aumento significativo de su tasa, en la consultora esperan que la suba solo a 8%. "La magnitud del incremento va a depender de cómo se evalúe el balance entre señalizar un mayor compromiso con la meta de inflación y evitar alentar más presiones de apreciación del peso, en un marco en el cual el tipo de cambio ya está soportando una presión bajista importante", indicó.

En tanto, la coordinadora del Área de Coyuntura del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas, Gabriela Mordecki, estimó que "a pesar de que la inflación ha aumentado bastante, se acaban de incrementar las tasas de encaje de los depósitos, por lo que si se decide incrementar la tasa de política monetaria creo que sería a 8%, mirando que de acuerdo con las expectativas del mercado la inflación estaría en 7,5% en diciembre".

Para el director del servicio de perspectivas económicas de Equipos Mori, Alejandro Caballo, la suba de tasa "será necesaria para que efectivamente tengamos una política monetaria contractiva" y espera que sea de 0,5 puntos. Destacó que si el BCU no sube la tasa, "esto afectará negativamente las expectativas de los agentes y debilitará el efecto que se logró sobre la misma con la suba de tasa de marzo pasado". El analista dijo que, como buena parte de la economía está dolarizada, el canal de expectativas es por donde más incide el BCU. Agregó que "es probable que las caídas en la cotización del dólar de las últimas semanas hayan anticipado" la suba de tasa.

El economista Javier de Haedo también puso el centro de su análisis en la dolarización de la economía. Dijo que las autoridades "van a volver a equivocarse" y subirán la tasa de interés por lo menos medio punto. El analista sostuvo que la política monetaria "está esencialmente equivocada", ya que una suba de tasas no es efectiva en una economía con dos monedas como la uruguaya.

Por el contrario, dijo que esa medida "logra el efecto opuesto al buscado, porque quienes ahorran en dólares, la gran mayoría, van a esperar que el dólar baje y van a tener incentivos para gastar cuanto antes su dinero", y que así "lo que pretende ser una política contractiva termina siendo lo opuesto".

Por su parte, Ramiro Almada, de la consultora Oikos, estimó que si bien persisten las presiones inflacionarias, en los últimos meses los aumentos de precios aminoraron su ritmo y consideró que la tasa de referencia del BCU permanecerá estable. Sostuvo que el gobierno puede continuar tomando medidas que busquen afectar el crédito, como la suba de encajes bancarios que ya realizó en marzo, en combinación con una contención de tarifas y la moderación del gasto público.

También para Rafael Mantero, de la consultora CPA/Ferrere, "las autoridades esperen a ver los efectos de la medida ya tomada en el anterior Copom" y esta vez mantengan la tasa.

Señal: Analistas no esperan grandes cambios del BCU para elevar tasa de interés.

CLAVES

La tasa de interés de referencia define el precio del dinero (pesos uruguayos), ya que establece el costo de los préstamos entre bancos y entre el Banco Central y estos.

A mayor tasa, se encarece el costo de poner dinero en circulación, por lo que una suba en la tasa de interés de referencia en teoría encarece el crédito y alienta al ahorro en moneda nacional.

A menor crédito, menor disponibilidad de dinero por parte de los consumidores. En la teoría esto disminuye la presión de la demanda que es uno de los factores que hace subir los precios.

Si se encarece el precio del peso uruguayo, hace más atractivo posicionarse en instrumentos financieros en pesos. Según algunos analistas, eso lleva a que los inversores se deshagan de dólares para posicionarse en pesos, haciendo que la cotización del dólar baje en el mercado local.

Meta "no es un tiro al blanco"

El ministro de Economía, Fernando Lorenzo, dijo que el gobierno "tiene que trabajar mucho" cuando la inflación esté fuera de la meta que se fijó para 2011 de entre 4% y 6%, aunque dijo que ese rango "no es un tiro al blanco" y que la amenaza de alcanzar tasas anuales de 10% ya no es la misma que antes.

En el cierre de un curso de economía para periodistas -organizado por el Banco Mundial, el Ministerio de Economía y la Universidad Católica-, Lorenzo dijo el sábado que "este gobierno y, de acá en adelante, cualquier gobierno en Uruguay, tiene que trabajar mucho cuando la inflación no esté dentro del rango objetivo del Banco Central". Agregó que el problema "está antes de (alcanzar el) 10%" en el alza anual de precios. El jerarca dijo que "la imagen del 10% era muy válida cuando disparaba cosas que ya no existen", refiriéndose a la ley que establecía un aumento automático de los salarios públicos y de las pasividades. Recordó que el artículo cuarto de la ley de Presupuesto terminó con esa norma, pero que ahora "el temor es más importante, es que la inflación es mala". Dijo que "el temor al 10% tiene otro cariz, el 10% tiene una cosa psicológica, que puede generar expectativas y una imagen de descontrol".

"Lo que tiene que haber es que cuando ocurren desvíos, se practican políticas para volver la cosa a la normalidad", afirmó.

Agregó que el 10% "tiene una cosa psicológica, puede generar expectativas y puede generar más una imagen de descontrol. La amenaza del 10% no tiene las mismas características que las que motivaron ese tipo de comentarios en el pasado. En el período anterior hubo un año, 2007, donde hicimos de todo para que no llegara al 10%, de todo. Y salió. Pero hicimos de todo", reconoció.

Lorenzo agregó que le parece bien que haya debate público y la gente se pregunte cuánto tiempo va a demorar el gobierno en encauzar la inflación en el rango que fijó. Pero señaló que no es una regla a cumplir a rajatabla. "¿El rango objetivo es un tiro al blanco? No, no hay que pegarle siempre. Lo que tiene que haber es que, cuando ocurren desvíos, se practiquen políticas para volver las cosas a la normalidad", concluyó.