Movilidad virtual en la oficina para discapacitados
19/12/2011
El proyecto Movi-Mas detectará las dificultades de los trabajadores con problemas motores, diseñar una empresa más accesible, reasignar ubicaciones y formarles con un plan personalizado de entrenamiento

Fuente: www.larazon.es  Fecha:  19.12.2011

Adaptar el ambiente de trabajo a las personas con discapacidad a través de la realidad virtual. El proyecto Movi-Mas, que prevé contar el próximo marzo con un prototipo «que pueda ser pilotado en condiciones lo más reales posibles», explica Eva Vázquez de Prada, responsable del proyecto de Indra.

Para ello la empresa española Indra y la Universidad de Salamanca se unieron en 2010, gracias a la financiación de la Cátedra de Investigación en Tecnologías Accesibles, creado por Indra y la Fundación Adecco. Lo que se pretende con esta simulación es detectar los problemas o dificultades de las personas con discapacidad, diseñar una oficina más accesible, reasignar puestos o ubicaciones de los trabajadores afectados y formarles con un plan personalizado de entrenamiento. Por ejemplo, ante «barreras arquitectónicas en caso de problemas de movilidad o de visión», continúa Vázquez.

A partir únicamente de los planos del edificio, se realiza la recreación de la oficina con una aplicación llamada Unity. Está pensada para cualquier tipo de discapacidad aunque el proyecto Movi-Mas se focaliza sobre las de tipo físico. Gracias al cálculo estadístico se establecen las rutas más óptimas y más comunes para desempeñar las tareas asignadas. Y con la ayuda de estos mismos datos, el sistema aprende de sí mismo y de la experiencia para hacer predicciones y evitar problemas futuros.

Por un lado, la simulación puede ser previa a la construcción, con lo que se podrían diseñar desde el inicio rampas especiales o espacios reservados. Por otro, si el inmueble ya está levantado, ayudaría a asignar a cada persona el puesto de trabajo que mejor se adapte a ellos, incluso acondicionar determinados sitios (cambiarlos de planta o acercarlos a una impresora, etc.)  para evitar situaciones de riesgo. Además, es posible entrenar a  las personas afectadas con rutas alternativas si se presenta una situación de emergencia o anómala. «El sistema permite simular diversas situaciones que se puedan dar en un entorno de oficina, por ejemplo una avería de un ascensor o una evacuación, y diseñar rutas alternativas para todas las personas. Estas rutas serían trasladadas a un plan de entrenamiento de manera que en caso de que cualquiera de estas situaciones se produjese en el entorno real, los trabajadores estuviesen preparados para salir de ellas sin problemas», concluye Vázquez.