“En 2011 compraremos una empresa del sector”
07/12/2010
Altia acaba de saltar al MAB (Mercado Alternativo Bursátil) como un gallo de pelea que quiere hacer frente a las grandes consultoras tecnológicas. Esta compañía, de origen gallego, espera facturar casi 18 millones de euros este año, cuenta con unos activos de 80,2 millones y aspira a competir con Accenture, Everis o Atos Origin.

Fuente: www.expansion.com    Fecha:   07.12.2010

La consultora tecnológica de origen gallego acaba de saltar al MAB y confía, a pesar de la tormenta financiera, en el potencial de las pequeñas empresas en el mercado. Quiere hacer adquisiciones en 2011.

Altia acaba de saltar al MAB (Mercado Alternativo Bursátil) como un gallo de pelea que quiere hacer frente a las grandes consultoras tecnológicas. Esta compañía, de origen gallego, espera facturar casi 18 millones de euros este año, cuenta con unos activos de 80,2 millones y aspira a competir con Accenture, Everis o Atos Origin.

¿Por qué salir al mercado en plena tormenta bursátil? “Vimos en el MAB una palanca de crecimiento. La palabra clave es expansión, sin más”, asegura Constantino Fernández (La Coruña, 1966), presidente de Altia.
“Creo el MAB nos puede dar ese crecimiento y en las rondas con inversores he encontrado gente que va a entrar en el capital. Sin embargo, me han advertido de lo que me voy a encontrar: inversores preocupados de si la acción va a subir o bajar, y a los que no les importa nada tu negocio”, añade.

Visión propia
A pesar de esta advertencia, Fernández tiene una visión propia. “Creo que el MAB puede ofrecer algo distinto, es un mercado pequeño, de empresas en expansión que necesitan financiación. El tamaño de las operaciones y el universo de los inversores también es reducido”, explica.

“En nuestro caso, nos va a permitir entrar en contacto con una serie de inversores que no van a responder a ese perfil de especulador, sino aquellos que pueden querer aportar algo distinto a nuestro negocio”, agrega Fernández.
Este ejecutivo, licenciado en Económicas por la Universidad de Santiago de Compostela, pone un ejemplo: “un inversor que nos ayude a entrar en algún mercado, como la UE, puede cambiar mucho el devenir de nuestro negocio”.

Este ejemplo es clave para entender la estrategia de futuro de la compañía. “No nos queremos quedar ni en Galicia ni en España. Altia puede ser la semilla de algo mucho más grande. El plan de negocio que estamos pintando es conservador, el que ibamos a hacer con o sin salida al MAB. Quizá no es lo más apropiado y tendríamos que haber proyectado el dinero nuevo y que se traduzca en negocio”, aclara Fernández.

El precio de la acción se estableció el pasado 1 de diciembre en 2,72 euros y el volumen definitivo de la oferta de suscripción se fijó en 938.185 acciones de nueva emisión. El tamaño de la oferta de suscripción representó un 13,64% del capital de Altia, lo que implica una capitalización bursátil de 18,7 millones de euros.

“Yo mantengo el porcentaje restante. De alguna manera, también refleja mi visión. Estoy muy seguro de la empresa: todo mi dinero está en Altia. No sé si soy muy listo o muy tonto, pero es la realidad”, aclara el primer espada de la compañía. “Me interesan mucho los aspectos cualitativos y los mecanismos del MAB. Cuando conozca el mercado, podré manejar las palancas de otra manera y quizá cambie mi posición. Ahora mismo, el captar un dinero era secundario”, añade.

“La idea era cambiar de división, por utilizar un símil deportivo. La gente te ve de otra manera si cotizas. Hay clientes que nos han dicho que nos darán proyectos más grandes por el hecho de estar en el MAB”, afirma Fernández, que añade que “nadie va a comprar tu servicios porque estés cotizando, lo que creo es que te pueden ver de otra manera. La empresa tiene una valoración distinta que, en un momento dado, te permite hacer operaciones más grandes”.

Precisamente, Altia tiene prevista alguna adquisición a corto plazo. “Está en la agenda del año que viene. Será una firma más pequeña que la nuestra, con una inversión en torno a 6 ó 7 millones de euros. Podemos complementar en territorio y sectores”, apunta.

Aunque admite que ha establecido contactos, no da nombres de posibles adquisiciones, aunque deja entrever alguna pista. “En el sector de banca no tenemos muchos proyectos y si encontramos una empresa bien posicionada en finanzas, nos interesa”.

“No soy un especialista en bolsa y no sé como va a recoger el mercado todo esto. Lo que sí se es que Altia va a facturar y ganar mucho más que ahora, va a estar en más territorios y va a tener más clientes. Es la cotizada que más va a crecer del sector de las TIC [Tecnologías de la Información]”, concluye.