El 75% de las empresas en el mundo declara haber comenzado a desarrollar aplicaciones en entornos cloud
12/07/2010
A pesar de los recortes presupuestarios que ha provocado la situación de crisis económica, el 71% de las empresas continúa aún invirtiendo en el desarrollo de nuevas aplicaciones destinadas a incidir en la ventaja competitiva del negocio, aunque no para procesos internos de la organización. Esta es la conclusión de un estudio llevado a cabo por Sogeti y Capgemini entre más de 30.000 empresas en los cinco continentes y con especial atención a Europa, Estados Unidos y Asia.

Fuente: www.mkm-pi.com   Fecha:  12.07.2010

El estudio, que analiza anualmente la evolución del entorno de la calidad de las aplicaciones en todo el mundo, concluye también que la crisis ha provocado una merma de los recursos de TI dentro de las empresas, lo que ha llevado a un crecimiento notable del trabajo conjunto de los equipos de desarrolladores y de los equipos de pruebas (testers) de las aplicaciones, actividades muy separadas hasta ahora.

El 72% de las empresas encuestadas apunta que los profesionales más valorados son los que, a la capacidad de realizar pruebas de calidad de software, les suman conocimientos sobre el entorno de desarrollo.

Otro factor que está aumentando el valor de los equipos de pruebas de calidad de software dentro de las organizaciones viene determinado por la mayor presión en los proyectos de desarrollo, a los que se exige eficiencia, consistencia, una metodología que asegure la calidad y un mejor uso de las herramientas automáticas de pruebas.

Según Sergio Vernis, Director General de Sogeti España “estas cifras manifiestan una tendencia muy clara de convergencia entre el desarrollo de aplicaciones y las prácticas de calidad. De hecho, los profesionales de la calidad de software tendrán, día a día, un papel más activo en los procesos de desarrollo”.

Tipos y entornos de desarrollo

Según el estudio de Sogeti y Capgemini hay dos tendencias claras de inversión: el desarrollo de aplicaciones en entornos “cloud” y la adopción del denominado “agile testing” . Las razones de estas tendencias son claras. En el caso del desarrollo en entornos “cloud”, por ejemplo, la reducción de costes puede llegar hasta el 50%, el tiempo de entrega se recorta en un 33%, y el de puesta en producción de la aplicación en un 14%.

Según el estudio, el 75% de las empresas declara haber comenzado a desarrollar aplicaciones en este entorno, y sólo un 8% de las empresas encuestadas dice haber tenido problemas a la hora de descender la aplicación a una infraestructura física.

Por lo que respecta al denominado “agile testing”, el 60% de las empresas declara que usará esta metodología a lo largo del año para entregar aplicaciones. Entre los beneficios que aporta esta opción, cabe destacar una reducción del 37% del tiempo de puesta en producción, un aumento del 26% de la calidad de la aplicación, una reducción del 23% en la utilización de recursos y un ahorro total de costes del 14%.

A pesar de esta demanda clara de agilidad, el cumplimiento de una metodología del ciclo de vida de las aplicaciones (ALM en inglés), no es una barrera para conseguirlo. De hecho, más del 70% de las empresas admite seguir una metodología ALM específica, y el 82% indica que los procesos de pruebas se cumplen de manera consistente en el 50% o más de sus proyectos. Ello demuestra que la tendencia de “agile testing” y los procesos de pruebas no son excluyentes.

Outsourcing y Offshore

Respecto a las prácticas de outsourcing (subcontratación externa de los recursos) y offshore (deslocalización de los recursos), el estudio las define como dos claras opciones por parte de las empresas a la hora de afrontar el desarrollo de aplicaciones. Así, y en el caso del outsourcing, el 50% de las empresas elegirá esta opción, tanto para el desarrollo como para las pruebas de sus aplicaciones, e independientemente de que usen metodologías tradicionales o un desarrollo ágil de software.

Por otra parte, más de la mitad de las empresas planifica incrementar el uso de los recursos offshore el año próximo. En ambos casos, el crecimiento más importante de ambas prácticas es el europeo, muy por encima del crecimiento experimentado por otras áreas geográficas. En el caso del outsourcing, el 65% de las empresas europeas declara utilizar esta práctica para el desarrollo y las pruebas.