Neoris busca mercados donde la presión de tarifas es más reducida
15/07/2014
El consultor siempre tiene que probar su valor”, explica a Computing Pedro Irujo, Managing Director Consulting de Neoris EMEA

Fuente:  http://www.computing.es 

Neoris está implicada tanto en la consultoría IT como en la de negocio. Desde su experiencia, Pedro Irujo, Managing Director Consulting Services de Neoris EMEA, opina que “estamos en un momento retador con todo lo que tiene que ver con la transformación digital.

Las aplicaciones de las nuevas tecnologías relacionadas con los entornos sociales están cambiando los paradigmas de los diferentes modelos de negocio y cómo las empresas se relacionan con sus clientes”. Incluso la propia Administración también experimenta una evolución hacia el ciudadano. Todo esto está haciendo que cambien las reglas de juego y la relación que tienen las compañías con sus clientes, proveedores, empleados y accionistas.La consultoría sufre una gran presión de los precios, espoleada por la crisis. Es difícil diferenciarse, existen unos servicios commodity, “y nuestra estrategia pasa por entrar en nichos de mercado donde no hay muchos players. Somos en cierta manera innovadores y en estos nichos no hay tanta presión de tarifas”, argumenta Irujo.Por tanto la diferenciación de Neoris reside en los servicios, máxime cuando los servicios de consultoría se diferencian por las personas. Una vez que el cliente percibe el valor de un consultor, es fácilmente defendible, “pero antes te tienen que probar, tienes antes que entrar en un cliente y encontrar caminos para sortear esas grandes mesas de compras”, comenta.

Los servicios financieros siguen siendo su mercado más potente, ya que representan el 46,27% de los ingresos, seguidos de Industria con el 21% y Telco, Media & Utilities con el 17,5%. El resto recae en el Sector Público.Sus clientes pertenecen al Ibex 35, empresas que “han eficientado la gestión de compras”, tras una etapa absurda en el ámbito de la consultoría cuando los clientes pagaban una cuota desmesurada por un servicio que no lo valía.En cualquier caso, piensa que hay una cantera de consultores de gran nivel en este país, unos 200.000 tanto en IT como en negocio y, claro, para un país de 46 millones de habitantes es una cantidad desproporcionada. Esto ha hecho que los consultores se hayan desplazado hacia mercados emergentes que permiten tarifas más interesantes para las consultoras y que tienen recorrido tecnológico.Madurez del mercado Irujo asegura que las compañías españolas están muy avanzadas y conocen todos los procesos y cuentan con consultores trabajando en plantilla.

¿Cuáles son las armas de Neoris para competir en un mercado constreñido por los presupuestos y sometido a presiones tarifarias? Para la firma, llevar a gala la independencia es la clave. “Si eres una consultora que no tienes independencia matas cualquier consejo que puedas dar”, aserta el consultor.Su primer principio es la ética, clave para la reputación personal y corporativa. “Nuestra vía es entrar en nichos de innovación donde no haya muchos players. Si nos metemos en implantaciones SAP, puedes competir con centros de offshore o innovando en ciertos módulos.

Gracias a nuestro accionista Cemex, tenemos un gran expertise en logística, y ayudamos a diferentes plataformas como SAP. Somos agnósticos tecnológicos: no estamos casados ni con Oracle, ni Microsoft, ni Google; recomendamos la mejor solución para cada cliente”.Neoris montó hace cuatro años un gran proyecto en Cemex de redes sociales corporativas para identificar el talento dentro de la organización.

El proyecto ascendió a 500 millones de dólares, si bien, como puntualiza el directivo, “pertenecer a Cemex no nos garantiza que nos concedan las licitaciones, tenemos que ofrecer la propuesta más competitiva”. Neoris está dispuesta a salir del entorno tradicional y abordar temas de vanguardia, de hecho, lidera el programa de smart cities para Red.es. “En Santander montamos un sistema de parking inteligente”, informa Irujo, quien reconoce que “se trata de un concepto fantástico pero queda un trecho enorme en el mundo de las ciudades inteligentes”.