Pistas para engordar su nómina
07/10/2008
Subidas salariales cercanas al 5%, variable a corto plazo y la remuneración flexible para generar compromiso en la plantilla son algunas de las tendencias para 2009, según el informe retributivo de PwC. Son las pistas para pedir un aumento y salir ganando.

 

Los directores de finanzas y los comerciales son los que más opciones tienen para negociar un aumento de salario, "son los que más necesitan las organizaciones en este momento y tratan de fidelizarlos". Con estas palabras ilustra Yolanda Gutiérrez, socia de PwC, una de las conclusiones del Estudio salarial y de políticas retributivas 2008 que elabora la consultora a partir de la información facilitada por 180 empresas de todos los sectores.

Los incrementos previstos para 2009 superan el 4% de los últimos años, siendo la dirección superior y comercial los más favorecidos, con subidas del 4,7%. No obstante, Gutiérrez estima que los aumentos en el año próximo estarán más cerca del 5%, para procurar un ajuste con el nivel de vida –los últimos datos sitúan el IPC en el 4,9%–. "Las empresas están tratando de ajustar sus salarios, pero ahora se vive cierta incertidumbre y aún no se han pronunciado de forma definitiva. Están a la espera de la reacción de otras compañías y de las últimas noticias financieras", explica.

Pagar más a los mejores
En cualquier caso, y pese a la crisis, este año primará la diferenciación de los profesionales desde el punto de vista retributivo. "Las organizaciones, más que nunca, están preocupadas por la diferenciación de sus perfiles más críticos. Hemos pasado de una época en la que las variaciones salariales eran mínimas a una en la que se ha abierto la horquilla. Parece que se abandona la tendencia homogénea existente entre las distintas categorías para pasar a una situación en la que destacarán los incrementos de los distintos niveles directivos frente a los perfiles técnicos y de soporte", señala la socia de PwC responsable del informe, quien añade otra novedad: "La apuesta por el mando intermedio en términos de formación y de desarrollo de sus habilidades ha pasado al segundo plano, ahora se trata de pagarles mejor para fidelizarlos".

Sin embargo, puntualiza que no son buenos tiempos para solicitar un incremento salarial que tenga un reflejo en la nómina: "Ante la necesidad de retener a personal clave y la carencia de presupuestos flexibles y generosos, las empresas deberán agudizar su ingenio en las políticas de compensación generando nuevas propuestas de valor para los empleados en la línea de la compensación flexible, las ventajas fiscales, la conciliación de la vida personal y la profesional, los planes de reconocimiento no retributivo, etcétera".

¿Flexible o variable?
Una de las propuestas de valor que las compañías ofrecen a sus empleados es la retribución flexible. Este sistema, que permite al profesional diseñar su compensación en metálico y en especie –con un límite del 30% del salario total–, se ha popularizado en los últimos años en las organizaciones. "Aunque en principio se pensó para puestos directivos y de mando, poco a poco está extendiéndose a niveles inferiores. En aquellas empresas que lo empezaron a implantar hace dos o tres años ya ha llegado a toda la plantilla", apunta Gutiérrez. Cada vez es más habitual que las organizaciones ofrezcan asistencia sanitaria y médica a sus empleados. Según el estudio, el 65% de las empresas conceden esta prestación a los puestos directivos, pero sólo un 26% lo ofrecen a administrativos, operarios y resto de comerciales.

El variable a corto plazo -porcentaje de la retribución fija anual que recibe el empleado por cumplimiento de objetivos- es otra de las técnicas para premiar y fidelizar a aquellos empleados que más aportan al negocio. En el último año esta cantidad se ha incrementado en la mayoría de los 30 puestos analizados, en el de limpiador aparece por vez primera. Según los datos del informe salarial 2008 de PwC, el 95% de las empresas consultadas otorgan variable a corto plazo a presidente, consejero delegado, dirección general y consejeros, y en el 45% de las empresas también lo contemplan para las posiciones más inferiores. Gutiérrez señala que "esta retribución se ha extendido a más niveles. Una tendencia que ha evolucionado sin perjucio del bono a largo plazo".

Los puestos
Después del director general, son los directores de asesoría jurídica y los de producción los mejor pagados, según el análisis por puestos que ha realizado PwC para E&E. Le sigue el director financiero, márketing y recursos humanos. Gutiérrez asegura que estos últimos "están tomando un papel relevante en las organizaciones, donde son considerados como un directivo más. Prueba de este protagonismo es que este año han incrementado su variable a corto plazo en dos puntos respecto al ejercicio anterior".

 

"El tiempo libre vale dinero"
La Generación Y sorprendió al mercado laboral con una nueva exigencia: el ocio. Junto con la formación y la carrera profesional, disfrutar de una jornada laboral que permita disfrutar del tiempo libre son algunos de los factores que los nacidos a partir del año 1982 valoran en el acceso a un empleo... por encima del salario y no precisamente en este orden. Las organizaciones se han dado cuenta de que la flexibilidad laboral y establecer medidas que contribuyan a equilibrar vida laboral y familiar es una obligación, tanto para atraer talento como para fidelizar a los profesionales de valor crítico. "Las políticas de flexibilidad laboral van más allá del salario emocional, porque tienen un impacto económico en la organización", señala Yolanda Gutiérrez, socia de PwC, quien afirma: "Hay una nueva tendencia, el tiempo libre vale dinero".

Reflejo del esfuerzo de las empresas para adaptarse a las necesidades del mercado laboral son los resultados del informe de retribución de PwC. El 20% de las 180 organizaciones que han participado en la elaboración de este estudio, ofrece a su plantilla la posibilidad de acogerse a una jornada laboral reducida y el mismo porcentaje contempla el año de excedencia. Sorprende, no obstante, que sólo un 7% de las compañías opten por el teletrabajo, el 6% horario laboral flexible y un 2% por el trabajo a tiempo parcial.