Preocupan a empresarios los costos laborales
16/11/2011
Proyectan alzas salariales del 24 por ciento para 2012, según una encuesta de PricewaterhouseCoopers

Fuente:  www.lanacion.com.ar  Fecha:  16.11.2011

El salario será el ring en el que el Gobierno piensa pelearle el primer round a la inflación. Es que el cóctel entre un fuerte aumento de los costos durante los últimos años y un tipo de cambio atrasado comenzó a minar la rentabilidad empresaria y a desacelerar la creación de empleo privado.

Según ese marco descripto ayer por expertos en el seminario de Tendencias y Compensaciones que organizó PricewaterhouseCoopers (PwC), algunas firmas trabajan cada vez más para intercambiar aumentos de sueldo por otros beneficios.

Esto no es una novedad. Hace unas semanas, la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, ya había advertido en una entrevista con LA NACION que en 2012 se buscarán "otros parámetros" para negociar en las paritarias, ya que "el piso salarial del año que viene está recompuesto".

Aunque todavía no existe una pauta oficial para el año que viene, desde dentro del Gobierno se rumorea que una variación de 18% sería la referencia buscada.

No obstante, antes de que se desatara la tormenta de laboratorio por las trabas oficiales impuestas para la compra de dólares, los empresarios contemplaban un incremento promedio para 2012 de un 24% e incluso un ajuste del 12% antes de febrero, según una encuesta de PwC cerrada a fines de agosto entre 174 compañías.

Justamente, ayer los trabajadores del neumático acordaron con Bridgestone, Pirelli y Fate un 26,5% de incremento al salario básico a partir de enero de 2012 (a los que deben sumarse, según el gremio, entre el 5 o 6% por la mejora de diferentes aspectos del convenio colectivo). "El crecimiento de los costos laborales en los últimos años es preocupante", afirmó el economista de FIEL Daniel Artana. Según explicó, los costos laborales por hora en dólares se incrementaron de los US$ 4,50 en el tercer trimestre de 2006 a poco menos de US$ 10 en el mismo período de este año.

"Se está cebando la bomba más de lo que se puede", explicó Artana. "La participación de los salarios en la venta está ya por encima de los tiempos de la convertibilidad", agregó.

"El aumento de la masa salarial y de los costos fijos está afectando la rentabilidad de las empresas", completó Mariela Rendón, de PwC. "Los beneficios son el as en la manga", recomendó Rendón.

A pesar del 7,3% de desempleo de los datos oficiales, en los últimos cinco años uno de cada cuatro trabajos en blanco creados corresponde a la administración pública, estimó el instituto Ieral. Esto demuestra el amesetamiento en el que entró el empleo privado.

Por otro lado, la crisis financiera internacional que viven los países desarrollados, pero que ya afectó la actividad económica en Brasil, comenzó a rozar a la Argentina. En las últimas semanas, varias automotrices debieron suspender turnos de producción, mientras que el sindicato de textiles denunció que más de 700 trabajadores de hilanderías habían sido suspendidos semanas atrás.

Sin embargo, Artana afirmó que pese a los problemas en Europa y Estados Unidos no hay un mundo "peligroso" para el país como se vio con la crisis de Lehman Brothers en 2008, "El principal problema es la torpeza propia", indicó, y agregó, refiriéndose al dólar: "Hemos inventado un problema donde no lo había".

El economista señaló que la dolarización de portafolios y el pago de deuda podrían llegar a resentir el financiamiento de exportaciones y que, pese a que aún no es un problema, una caída de depósitos en pesos podría conducir a una mayor suba de tasas, la contracción del crédito y un freno de la economía.