PwC cree que la edad de jubilación puede extenderse cerca de los 70 años
21/12/2010
PriceWaterhouseCoopers (PwC) considera que la adaptación a los nuevos estándares de vida hacen posible que la edad legal de jubilación, fijada en los 65 años, pueda extenderse hasta una fecha "cercana" a los 70 años de edad, según el estudio 'Por un sistema de pensiones sostenible e inteligente'.

Fuente: http://www.rrhhdigital.com  Fecha: 21.12.2010

PwC fundamenta su propuesta en la "mayor" esperanza de vida y el "mejor" estado físico de los mayores de 65 años, al considerar que este colectivo aún puede contribuir "satisfactoriamente" con su rendimiento para aligerar la carga económica del sistema. "De no adaptar la evolución de la esperanza de vida al pago de prestaciones, el sistema se verá abocado a su insostenibilidad, por lo que parece razonable aumentar la actual edad ordinaria de jubilación", señala el informe.

De este modo, la consultora se alinea con la sugerencia de la OCDE de alargar la jubilación en España más allá de la propuesta del Gobierno, que plantea elevarla de los actuales 65 años a 67, siempre en función de la esperanza de vida.

Además, PwC asegura que la edad real de jubilación ya ha ido aumentando en los últimos años ante la existencia de incentivos y la disminución del número de jubilaciones anticipadas.

No obstante, la consultora estima "adecuado" que la jubilación se retrase a los 67 años como "punto intermedio" entre los retrasos en los distintos países de la UE cerca de los 70 años.

CÁLCULO CON TODA LA VIDA LABORAL.

Sobre el periodo de cálculo de las prestaciones, considera que tiene "más sentido" que la cuantía de las pensiones se fije tomando como referencia toda la vida laboral. Para PwC, se conseguiría adecuar esta reforma a la realidad del mercado laboral.

Además, la consultora sugiere un incremento del mínimo de cotización para generar el derecho al 100% de la prestación, y que actualmente se sitúa en los 35 años de cotización. Para garantizar el poder adquisitivo de los pensionistas, PwC propone revalorizar las pensiones en función del IPC y el PIB, en lugar de hacerlo con la previsión del Gobierno sobre la evolución de los precios.