PWC encuesta a los CEOs mexicanos
04/05/2012
Monopolios, elecciones presidenciales y falta de reformas, empujan a México fuera de los 10 principales destinos de crecimiento.

Fuente:  www.altonivel.com  Fecha:  04.05.2012

El estudio realizado a más de mil directores ejecutivos en todo el mundo, tuvo una tercera versión en tierras mexicanas. En total, 144 CEO de las principales empresas del país, se sometieron a una entrevista que buscó desentrañar sus proyecciones y principales preocupaciones.

La Tercera Encuesta a CEO Mexicanos (ECM) señala la imposibilidad de catalogar como “buenos” o “malos” sus resultados, quedan en evidencia ciertas áreas desfavorables para México.

La encuesta a nivel global constató la salida del país del ranking de 10 destinos más importantes para las estrategias de crecimiento. La falta de reformas, el año político, la existencia de monopolios en algunos sectores económicos, corrupción y delincuencia, condicionaron la percepción de los empresarios.

En el mismo ámbito, el principal riesgo es el pobre o inexistente crecimiento económico, según el 80% de los CEO a nivel global, el 74% de los BRIC y el 73% de los mexicanos.

Para el 69% los CEO mexicanos y para el 64% de los BRIC, la segunda preocupación es la volatilidad de las tasas cambiarias, mientras que a nivel global, los desequilibrios fiscales de los gobiernos en que operan sus empresas, es el motivo de su preocupación con un 66%.

Sin embargo, para los directores ejecutivos mexicanos, el tercer riesgo tiene que ver con los sobornos y la corrupción (64%), siendo el tema político y cultural, por sobre los fundamentos macroeconómicos, que acapara esta posición.

A nivel mundial, los CEO confían menos en cumplir con las metas de crecimiento de sus propias empresas. Por lo menos, en el mediano y corto plazo, principalmente, por la incertidumbre y la alta volatilidad en el mundo, siendo la situación de Europa uno de los puntos que marcarán la agenda en los próximos meses.


Innovación y talento

En todo el orbe se registró la intención de aumentar los esfuerzos en materia de innovación e investigación y desarrollo (I+D), principalmente, por parte de empresas de tecnologías informáticas, telecomunicaciones, entretenimiento, servicios bancarios y financieros. Además, de otras industrias de producción, como la metalmecánica, automotriz y químico farmacéuticas.

Desde un punto de vista local, la 3ª ECM ubica a México como uno de los países que pretende realizar importantes cambios en su capacidad de innovación e I+D, o por lo menos, así lo reflejó la mayor cantidad de encuestados. El eje de esta motivación, es reducir brechas tecnológicas entre las empresas mexicanas y las compañías a nivel mundial. Esta iniciativa también busca cambiar el enfoque y dejar de lado el desarrollo basado en la disponibilidad de materias primas y bajos costos de producción.

Aunque las empresas vuelquen sus esfuerzos a la innovación, investigación y desarrollo, esta medida debe ir de la mano con profesionales especializados y nuevos talentos. En este aspecto, los resultados de la encuesta son claros. El 38% de los CEO mexicanos admite una escasez de talento, que ha causado gastos de formación, desarrollo y reclutamiento.

Esta realidad no es la excepción. El 43% de los Chief Executive Officers del mundo, reconoció sufrir este mismo contratiempo. Más de una quinta parte del total de consultados, también declaró haberse visto obligado a cancelar iniciativas estratégicas puntuales, por no contar con personal idóneo ni capacitado.

Las más importantes medidas se pretenden tomar en el área es invertir en la formación del personal existente, diseño de modelos contractuales para remuneración favorable para personal de talento y con políticas de asignación y movilidad internacional de los recursos humanos.

Baja confianza

La baja confianza como tendencia mundial se debe, en gran medida, por los estragos económicos internacionales, que se sitúan como responsables de la incertidumbre y volatilidad. Incluso, estos líderes reconocen que la situación de Europa, es un problema que no tendrá solución a corto plazo y que impactará la economía por mucho tiempo. Aunque la economía estadounidense parece estabilizarse poco a poco, aun no logra resolver grandes temas como el endeudamiento y desequilibrios fiscales.

El desencanto producido por las grandes economías emergentes, Brasil, India, Rusia y China (BRIC), también ha influido de manera negativa en la confianza. La gran duda se cierne sobre si estos países podrán asumir, aprovechar su potencial y convertirse en grandes polos de desarrollo. La desaceleración del crecimiento chino, el proteccionismo brasilero y las constantes dudas sobre Rusia, hacen dudar si los gigantes emergentes podrán dejar de ser economías promisorias y posicionarse como potencias de desarrollo.

A nivel país, los CEO mexicanos son optimistas a corto plazo, aunque cautelosos por el ajuste fiscal de Estados Unidos, lo que tendrá un fuerte impacto en las proyecciones de México.