PwC ha elaborado un informe en el que, a través de cuestiones a 560 directivos del sector en 17 países, expone los desafíos que afrontan estas entidades de aquí a 2020.
26/03/2014
La banca en 2020: ¿qué cambios nos esperan?

 Fuente:  http://www.gestionatudinero.com

La crisis financiera ha dejado a su paso una enorme desconfianza de los clientes hacia sus entidades bancarias. Recuperar su reputación es uno de los grandes retos que afronta el sector de cara a los próximos años. Pero hay más. PwC ha elaborado un informe en el que, a través de cuestiones a 560 directivos del sector en 17 países, expone los desafíos que afrontan estas entidades de aquí a 2020.

“Las nuevas expectativas de los consumidores, el desarrollo tecnológico, las mayores exigencias regulatorias y los cambios demográficos están configurando una banca distinta en la que quedarse quieto no es una opción”, explica Justo Alcocer, socio responsable del Sector Financiero de PwC. De hecho, entender estas mega tendencias y ser capaces de diseñar estrategias adecuadas para adaptarse a ellas resulta vital para sobrevivir entre tanta competencia.

A juicio de los expertos, este guión pasará por situar al cliente en el centro del negocio, en vez de al producto como hasta ahora. “Las entidades financieras, hoy en día, tienen un conocimiento superficial de sus clientes y una cartera de productos muy compleja. Las ganadoras en 2020 serán aquellas que le den la vuelta a la situación, consigan tener un profundo conocimiento del perfil y los hábitos de consumo de sus clientes y un portfolio de productos muy sencillo”, explican desde PwC.

Para conseguir sobrevivir a los cambios en el sector, los expertos consideran que el sector financiero también deberá simplificar los modelos operativos de las entidades y optimizar sus redes de distribución. “Tradicionalmente, los bancos que han contado con las mayores redes de sucursales han dominado sus mercados. Pero en 2020, todos los bancos serán bancos directos y las entidades financieras tendrán que rediseñar sus sucursales bancarias, creando nuevos formatos, buscando alianzas con terceros, etc.”.

De hecho, el 59% de los directivos entrevistados asegura que la importancia de las oficinas bancarias disminuirá significativamente en los próximos años, al tiempo que los consumidores migran hacia los canales digitales. Aunque este camino aún se prevé largo en el caso de España.

El informe destaca en este sentido la necesidad de impulsar la innovación en toda la organización del banco, haciendo de la información una ventaja competitiva. “Aquellas entidades que sean capaces de moverse rápido e integrar el análisis de datos de las distintas áreas del banco (comercial, operacional, riesgos, financieras) serán las ganadoras.

Por último, la firma señala los cambios en la gestión que traerá consigo la nueva regulación en el sistema. “A partir de ahora, con una normativa más compleja y unos organismos reguladores más exigentes y menos flexibles, los bancos deberán ser más proactivos e integrar estos aspectos en el día a día de sus negocios”.

Lo relevante del informe es que una abrumadora mayoría de los directivos bancarios -el 90%- coincide en señalar como relevantes todas estas medidas pero sólo un 20% reconoce estar preparados para ponerlas en marcha.