Las redes inteligentes llegan a los hogares de la mano de Indra
29/10/2012
Las nuevas tecnologías ayudan a los ciudadanos a desarrollar las actividades de su día a día.

Fuente:   http://www.eleconomista.es 

Actualmente, pocos ámbitos de la vida cotidiana pueden prescindir de ellas y uno de ellos son los hogares. En ellos los ciudadanos pasan la mayor parte de sus vidas y a día de hoy no se concibe un hogar que no cuente con un mínimo aporte tecnológico.

En el ámbito de la vivienda y el hogar se ha producido un cambio de tendencia a la hora de gestionar uno de los factores más importantes en ellas: la energía. La gestión de la energía va cada vez más acompañada de las nuevas tecnologías para que esta sea más eficiente, segura y sostenible. Por ello, la multinacional de Tecnologías de la Información Indra trabaja actualmente en el desarrollo de nuevas tecnologías y soluciones en el terreno de la eficiencia energética y de la sostenibilidad de la mano de las denominadas redes inteligentes o Smart Grids.

Las redes españolas en el área de transporte (REE) ya son muy inteligentes y eso permite llegar a porcentajes muy elevados de penetración de las energías renovables, y en especial la eólica, como el pasado 24 de septiembre donde se elevó hasta el 64% de la demanda nacional. Según asegura el director de Smart Energy de Indra, Santiago Blanco, sin embargo para poder incrementar aún más esta penetración ,y especialmente para llegar a la Generación Distribuida (cercana al cliente final y conectada en media o baja tensión), es necesario desplegar similares tecnologías en las redes de Distribución. Este es el desafío de las redes inteligentes, poder contar con los mismos niveles de monitorización y control en todos los niveles de la red y no solamente en las grandes líneas y subestaciones.

De esta forma al hacer uso de las Smart Grids toda esa energía generada podría integrarse e incluso almacenar aquella que sobra para, en un momento determinado emplear para otros fines. Estas redes inteligentes facilitan el entorno a los ciudadanos y además suponen una gestión sostenible del mismo.

Las redes inteligentes permiten pues un suministro mucho más sostenible y además la participación activa de los consumidores. Así, con la implantación de estas redes se podrá realizar una lectura automatizada de los contadores, el primer paso hacia las Smart Grids, para mejorar la exactitud de la facturación y crear patrones de consumo y mejorar la gestión de las energías alternativas.

Actualmente Indra trabaja en varias dimensiones en cuanto a Smart Grids. Una de ellas consiste en la creación de puntos de recarga de coche eléctrico, a través del dispositivo Grai, que integra en un dispositivo las funciones necesarias para la recarga del vehículo eléctrico, a través del cual se gestiona la identificación de usuario mediante tarjeta RFID, la autentificación del vehículo, el consumo de energía eléctrica, las normas de seguridad, las comunicación con la red eléctrica y el suministro de servicios de valor añadido.

Otra de estas dimensiones engloba la creación de una nueva generación de contadores en donde destaca la plataforma en tiempo real SPEED (Smart Platform for Efficent Energy Distribution) para recoger en tiempo real la información sobre el consumo doméstico, que permitirá a las distribuidoras y comercializadoras de energía realizar una gestión más eficiente de la potencia disponible en cada tramo horario, y ofrecer a sus clientes nuevos servicios.

Además, en cuanto a consumo eléctrico Indra está llevando a cabo varios proyectos de I+D+i en los que las redes inteligentes son las protagonistas, apoyados por las principales empresas eléctricas, entre ellos el Proyecto Zigamit, liderado por la compañía Gas Natural Fenosa en colaboración con la multinacional de TI.

Zigamit, hacia la telegestión de contadores
El proyecto Zigamit tiene como objetivo permitir a la multinacional energética aprovechar la infraestructura que se está desplegando para la telegestión de contadores y ofrecer a sus clientes en el ámbito doméstico servicios de valor añadido a través de las redes inteligentes.

Entre las principales funcionalidades asociadas al proyecto Zigamit, se encuentra la gestión de la electricidad, de la calefacción y el agua caliente, a través de la caldera o de los paneles solares, y de otras funciones no directamente vinculadas a la energía, como son el consumo de agua y la seguridad mediante videovigilancia.

Según la responsable de Eficiencia Energética de Indra, Marta Arias, el Proyecto Zigamit se trata de un proyecto donde se ha realizado un desarrollo que permite la monitorización, es decir, lo que está pasando en una vivienda en relación a consumos energéticos y de seguridad, y el control mediante el uso de tecnología inalámbrica y el manejo de las nuevas tecnologías como 'smartphones' y 'tablets'.

De esta manera, el cliente doméstico puede, desde un 'tablet', manejar todos los servicios de su vivienda: conocer los consumos de energía, programar los aparatos eléctricos, gestionar la calefacción, disponer de imágenes de diferentes estancias de la vivienda u optimizar el consumo de agua.

Para poder llevar a cabo el proyecto mediante tecnología inalámbrica, Zigamit se basa en la tecnología ZigBee. Se trata de un conjunto de protocolos de alto nivel de comunicación inalámbrica para su utilización con radiodifusión digital de bajo consumo. El objetivo de ZigBee son las aplicaciones que requieren comunicaciones seguras con baja tasa de envío de datos y maximización de la vida útil de las baterías. Por ello, para poder desplegar la telegestión de contadores es necesario basarse en esta tecnología ya que ofrece bajo consumo y fácil integración.