Resucitar los Acuerdos de la Moncloa para salvar la economía
28/05/2012
El riesgo inmobiliario es sólo uno más de los factores que pueden hacer caer a la banca

Fuente:  www.capitalmadrid.com   Fecha:  28.05.2012

La actualidad económica española es la crónica de un desastre, y si no se alcanza un consenso político, los pronósticos auguran un futuro aún más sombrío. Los especialistas lo tienen claro: para salir del cieno, es imprescindible un pacto de Estado entre las principales fuerzas políticas, máxime cuando es más que probable que los saneamientos ladrilleros exigidos a la banca sean insuficientes para contener el hundimiento del sector, que en el peor de los escenarios arrastraría a toda la economía. Según el informe Consenso Económico, elaborado por la consultora internacional PriceWaterhouseCoopers (PWC) desde 1999 a partir de una encuesta a 310 expertos y empresarios, España necesita un pacto similar a los Acuerdos de la Moncloa para salir de la recesión.

Esta postura es casi unánime entre los encuestados: el 92% lo considera "conveniente" y "necesario" aunque pocos confían -12%- en que los partidos políticos sean capaces de hacerlo dejando a un lado sus propios intereses. Esta postura refleja el desprestigio y la falta de confianza que la clase política sufre en nuestro país.

Suspenso general

No obstante, el dedo acusador también señala al sector financiero y a las altas instancias europeas. El 92% de los expertos y empresarios encuestados estima que la creciente desconfianza en la economía española no se debe sólo a los problemas fiscales sino que también está motivada por la situación de nuestro sistema financiero y, según un 82,6%, por la lentitud para superar la crisis inmobiliaria. Tampoco les merece una opinión positiva la manera en que los líderes y las instituciones europeas están gestionando la crisis -así lo asegura el 70%-.

En este sentido, la actuación del Banco Central Europeo (BCE) es la única que recibe el aprobado de los expertos -62,5%-, mientras que el porcentaje de encuestados que suspende a la Comisión Europea y al eje franco-alemán configurado por Ángela Merkel y el ex presidente francés, Nicolás Sarkozy, es del 81,2% y el 51,9%, respectivamente.

Sorprende que el BCE se salve de la quema, habida cuenta de que las inyecciones masivas de liquidez que esta institución ha practicado a la banca europea han servido para que el sector financiero español sanee sus balances, pero no para que el crédito fluya.

Por otro lado, El 60,7% de los encuestados califica como "razonables" las previsiones de crecimiento económico -caída del 1,7% del PIB- y de empleo incluidas por el Gobierno en los presupuestos para 2012. Asimismo, un 81,5% estima que la reducción del déficit prevista podría provocar un aumento de la confianza y de la demanda privada pero no en el actual marco de restricción del crédito.

En el caso de que la Comisión Europea se mantenga inflexible y continúe exigiendo una rebaja del déficit al 3% para 2013, los expertos aseguran que serían inevitables nuevas subidas de impuestos y sus preferencias apuntan a los impuestos indirectos. Es más, de confirmarse este escenario por parte de Bruselas, el 78,5% de los encuestados coincide en que la recuperación económica tampoco tendría lugar el año próximo.

En cualquier caso, los participantes en el Consenso no creen que España vaya a ser rescatada: le dan una probabilidad del 34,6% a que este hecho suceda.

Veredicto de culpabilidad para el sector bancario

Los gurús económicos internacionales tienen poca confianza en que las provisiones que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha impuesto a los bancos con activos ladrilleros infectos sirvan por sí solas para impedir una eventual caída del sector que arrastre al sistema en su conjunto. Cuestionan que el Gobierno se haya limitado al el riesgo inmobiliario y haya ignorado que en una economía en recesión los préstamos a otros sectores pueden acabar siendo igualmente nocivos.

La agencia Moody's defiende esta tesis y advierte en un reciente informe de que con la debilidad económica y las altas tasas de paro, la morosidad y las pérdidas de las carteras crediticias de la banca española seguirán creciendo. Este pronóstico no se limita sólo al sector constructor o promotor, sino a las pérdidas en las hipotecas a particulares, la financiación al consumo y especialmente en los préstamos a pymes.

En la misma línea, los expertos del Royal Bank of Scotland (RBS) alertaban de que las medidas del Gobierno "solamente" se fijaban en los créditos al sector promotor, unos 184.000 millones, una proporción muy pequeña si se tiene en cuenta que la cartera crediticia de la banca española ronda los 1,7 billones.

El servicio de estudios del banco recuerda que sólo entre enero y marzo de 2012 se declararon en quiebra 1.958 empresas en España, frente a la media de unas 200-250 por trimestre antes de la crisis. Por consiguiente, el riesgo sigue siendo que las inyecciones de capital y las nacionalizaciones que pueden hacerle falta a la banca acaben poniendo en jaque las finanzas públicas de España.

El rescate no es imposible

Moody's da por hecho que el Estado tendrá que recapitalizar al sector financiero y pronostica que ello, unido a la crisis, hará que la deuda pública de España supere el 90 % del PIB en 2014, casi el triple que el 36 % de 2007.

Para el servicio de estudios de Saxo Bank, si los bancos españoles acaban asumiendo pérdidas en hipotecas y préstamos a pymes superiores al 20 %, como en Irlanda, el sector necesitará entre 300.000 y 380.000 millones. Esta cantidad supone entre un 30 y un 40 % del PIB español y tres o cuatro veces más que lo que le hizo falta en Irlanda, por lo que, al igual que sucedió allí, el país no podría encajar el golpe por sí solo.

Además, hay que tener en cuenta que los propios bancos españoles tienen 231.000 millones de deuda del país, lo que convertiría la situación en un auténtico círculo vicioso que arrastraría a toda la economía.

Para evitar caer en esto, los expertos piden actuar con "gran determinación" para conseguir que la prima de riesgo española se reduzca. Los especialistas de Saxo Bank sintetizan la postura de los analistas con una clara recomendación: que el Gobierno "se muestre firme, transmita gran credibilidad y dé una respuesta de cómo puede estabilizar el conjunto del sistema bancario español".

Frente a las optimistas previsiones del Ejecutivo y de los participantes en el informe de PWC respecto a un eventual rescate, entidades como Moody's, RBD y Saxo Bank no descartan esta posibilidad.