RTVE lanza un concurso de auditoría a medida de las Cuatro Grandes
05/08/2011
El pliego exige que los candidatos facturen más de 80 millones de euros en revisión de cuentas, una condición que sólo Deloitte, PwC, E&Y y KPMG cumplen.

Fuente: www.expansion.com  Fecha:  05.08.2011

Corporación Radio Televisión Española (RTVE) ha lanzado un concurso para elegir su nuevo auditor de sus cuentas con un plazo para la presentación de las propuestas que concluirá el 20 de septiembre. Se trata de un contrato relevante, puesto que la retribución máxima del revisor de cuentas para tres ejercicios (de 2011 a 2013) será de 495.600 euros. Además, el pliego de condiciones prevé una posible prórroga del contrato para dos ejercicios más, que elevaría el importe total hasta los 826.000 euros.

Sin embargo, sólo las Cuatro Grandes auditoras (Deloitte, PwC, KPMG y Ernst & Young) tendrán la oportunidad de hacerse con la revisión de cuentas de la televisión pública nacional. En el apartado relativo a la solvencia económica de los candidatos, el pliego lanzado por RTVE requiere a las compañías de revisión de cuentas que acrediten una facturación “superior a los 80 millones de euros anuales por trabajos de auditoría en España” en los últimos tres ejercicios. Salvo las Cuatro Grandes, ninguna compañía presente en el mercado español puede satisfacer semejantes condiciones.

Cláusulas
El concurso de RTVE dista mucho de ser un caso aislado. “Hay decenas de situaciones similares, que afectan tanto al sector público, como al privado, en las que se imponen cláusulas que, implícita o explícitamente, obligan a las compañías a contratar los servicios de una de las cuatro grandes”, explica a EXPANSIÓN una fuente del sector.

“Este tipo de cláusulas es muy frecuente en los contratos que las empresas sellan con las entidades financieras para refinanciar su deuda y a la hora de obtener un préstamo”, explica la misma fuente. Después de las Cuatro Grandes, operan en el sector español de la auditoría otras multinacionales, que auditan a compañías cotizadas, como BDO, Grant Thornton y Mazars.

Cambio
Este mismo mes, Corporación Catalana de Medios Audiovisuales presentó también un concurso cuyo pliego exigía a los candidatos una facturación mínima de 100 millones de euros. De acuerdo con El Confidencial, el consejo de administración de la cadena se ha visto obligado a cambiar el pliego, eliminando la cláusula que restringía los límites de facturación.

Las cifras

Deloitte, que es la firma que más facturó en auditoría el año pasado, ingresó 227,2 millones, frente a los 112,6 millones de KPMG, la más pequeña de las Cuatro Grandes en este tipo de servicios. BDO, la quinta firma del mercado, facturó sólo 45,01 millones en revisión de cuentas.KPMG es el actual auditor de RTVE. La firma presidida por John Scott es un referente en el mercado español en la revisión de cuentas de compañías públicas y del sector audiovisual.

Corporación Catalana de Medios Audiovisuales lanzó un concurso con características similares al de RTVE y se vio obligada a retirarlo, ante la presión de los medios de comunicación.

A instancia de las auditoras medianas, la Comisión Europea ha convertido la concentración del mercado de la auditoría y las cláusulas restrictivas de la competencia en el centro del debate de la futura normativa continental del sector.

Bruselas, contra las cláusulas restrictivas
El problema de la concentración en el mercado de la auditoría se ha convertido en uno de los puntos principales del debate que, desde mediados del año pasado, ha puesto en marcha la Comisión Europea, que quiere reformar el marco regulatorio del sector en el Viejo Continente. La situación, en el resto de Europa, es muy parecida a la de España, donde la facturación de Deloitte, PwC, KPMG y Ernst & Young ronda el 70% del conjunto del sector, de acuerdo con el ránking de auditoría de EXPANSIÓN.

La Comisión se ha mostrado tajante al afirmar que las cláusulas contractuales restrictivas de la competencia deben ser prohibidas por la nueva normativa, cuya promulgación está prevista para los próximos dos años. Los grupos de interés del sector, por su parte, se han mostrado favorables a esta medida, mientras las firmas medianas de revisión de cuentas y, en particular, BDO, Grant Thornton y Mazars, han hecho de ella su primer objetivo. Incluso fuentes de las Cuatro Grandes reconocen que estas cláusulas “distorsionan el mercado”.

De acuerdo con un destacado directivo de una de ellas, “su presencia provoca la impresión errónea de que ganamos los contratos en función de nuestro tamaño y no de nuestras competencias técnicas: nosotros nunca pedimos que semejantes cláusulas estén en los contratos y en los concursos de auditoría”. De acuerdo con otra fuente del sector, “cuando se hace pública la existencia de las cláusulas, lo más normal es que, ante las quejas de las firmas afectadas, éstas acaben desapareciendo de los contratos de las entidades financieras y de los concursos públicos”.