Tecnocom en la era de la innovación estratégica
25/11/2013
La estrategia de innovación de Tecnocom está centrada en el desarrollo de proyectos tecnológicos creativos e innovadores.

 Fuente:  http://topmanagement.com

Tecnocom, empresa española líder en telecomunicaciones, instituciones financieras, banca, petróleo y la gran industria, impulsa a las empresas mexicanas a mirar hacia nuevos horizontes a través de un enfoque revolucionario para la adopción de plataformas tecnológicas altamente rentables, productivas y eficientes a corto mediano y largo plazo, para lo cual los esquemas de mejores prácticas y oferta de servicios son una parte crucial de las estrategias de planeación que Tecnocom implementa en conjunto con sus socios de negocios.

Al respecto de este tema, Luis Zanón, Director General de Tecnocom en México, comenta que “en el contexto de la economía global, en el que se han superado fronteras y distancias, muchas empresas se preguntan hasta qué punto van a poder estirar y forzar el crecimiento de sus negocios, al mismo tiempo que siguen planificando estrategias a corto plazo, basadas en planes rígidos definidos por la alta dirección, con una mentalidad tradicional. Sin embargo, diversos informes sobre tendencias del mercado muestran que la planificación en la sociedad del conocimiento debe basarse en estrategias a largo plazo, con planes abiertos y flexibles nacidos de una visión compartida”. 

Tras hacer una revisión histórica de la planificación estratégica (1975-1998), y hacer una reflexión sobre las nuevas propuestas de Tecnocom para la adopción de mejores prácticas empresariales y plataformas tecnológicas innovadoras, el Director General de la multinacional española señala que “podemos ver como ésta tuvo una naturaleza estática, basada en una disciplina analítica, con un marco de actuación de tres a cinco años y desarrollada por la alta dirección con la ayuda de los consultores externos. En este modelo, es frecuente encontrar empresas y altos directivos que tienen una percepción errónea de la naturaleza del mercado, de su competencia y de los retos que tienen delante, y que prefieren centrarse en mejorar los resultados financieros, solicitar ayudas al Estado, buscar estabilidad y reducir los riesgos a través de alianzas y fusiones con otras empresas. Si este modelo de planificación es utilizado por empresas que han nacido en este nuevo milenio, vemos que sus estrategias son más dinámicas, intuitivas y desarrolladas entre todos para un período no mayor a un año y medio”. 

“Por otro lado –añade Zanón–, en la nueva sociedad digital y del conocimiento, por más que las empresas recorten los gastos y adelgacen sus infraestructuras, los beneficios reales sólo se obtendrán a partir de las cifras de negocio y su mejora dependerá del tiempo que tomen en cambiar su orientación hacia un modelo de innovación general que les facilite tanto la creación de nuevos productos y servicios y como la posibilidad de ampliar su negocio a nuevos mercados.” 

En cuanto al nuevo mercado mundial, Luis Zanón subraya que “la riqueza se sitúa un escalón por encima de la simple optimización: la cual se obtiene invariablemente de la innovación. La pregunta hoy no es saber cómo podemos ser más competitivos sino cómo podemos ser más innovadores. En los años noventa las empresas competían en precio, a principios del milenio en calidad, hoy en tiempo y servicios y, adelantándonos al mañana, se empieza a competir en innovación”.

“Según Kelvin Kelly, Director Ejecutivo de la revista Wired «en el siglo XXI, la riqueza vendrá directamente de la innovación, no de la optimización». Así, para Kelly la riqueza ya no se obtiene perfeccionando lo conocido (cosa finita), sino explotando imperfectamente lo desconocido. Esto es un cambio de paradigma empresarial y de dirección”, apunta el ejecutivo.

En esta línea, Zanón recuerda que “un prestigioso profesor de la Universidad de Economía John Stern de Nueva York solía decir que había que pensar siempre en revolución y nunca en evolución. Hay que pensar, por ejemplo, en la invención de la rueda. Si cuestionamos la necesidad que la humanidad tenía de la rueda en el instante de su invención, podríamos pensar que era completamente prescindible pues la sociedad entonces estaba totalmente organizada y acostumbrada a vivir sin ella y que, en aquella época, llevar piedras a cuestas en la espalda era cosa de hombres, por lo que seguramente el inventor fue criticado por sus congéneres como un desadaptado”.

Para Zanón, el camino para la adopción de nuevas y mejores prácticas que contribuyan con el desarrollo tecnológico de las empresas está en la búsqueda constante de la innovación: “Seguramente un gran número de innovaciones pueden ser consideradas insensatas, como en su momento fueron considerados los Post-its, el Fax e incluso la Internet, que en 1996 fue descrita por algunos como “la mayor tontería de la Historia”. Está claro que los seres humanos debemos explorar, de vez en cuando, en el terreno de lo que puede parecer insensato para contribuir con algo inteligente, que signifique un beneficio para la humanidad”.

Según el Directivo de Tecnocom en México, uno de los diferenciadores más valiosos que la marca lleva a sus clientes es la oferta de servicios de consultoría en mercados verticales, para los cuales desarrolla proyectos con altos niveles de especialización e innovación estratégica: “Para sobrevivir a la crisis financiera y asegurar el futuro, las empresas tendrán que proponer estrategias de crecimiento basadas en la innovación. La enorme competencia del mercado reclama un nuevo modelo de liderazgo capaz de impulsar un cambio basado en la capacidad de innovación de sus equipos. Un liderazgo que rompa amarras con el pasado, que cambien normas y políticas corporativas y que, saliendo de la comodidad aparente de lo conocido, afronte los nuevos retos que plantea la sociedad digital, buscando ventajas competitivas en una gestión basada en la innovación continua”.

Respecto al punto anterior Zanón comenta que “El actual escenario empresarial, más abierto, dinámico y, sobre todo, más competitivo, facilita este cambio. Michael Porter, autor de “La ventaja competitiva”, advertía hace unos años en un artículo publicado por Harvard Business Review que <>”.

“En esta nueva realidad –continúa Zanón–, la planificación estratégica está en decadencia y se da más valor a los procesos de reingeniería. Los gurús del MIT (Massachussets Institute of Technology) asegurán que los procesos se están tecnificando y se homogeneizarán. Esto significa que, si los productos han dejado de ser el factor diferenciador y se delega el protagonismo en los procesos y la globalización, la estrategia se queda obsoleta por la turbulencia, velocidad y magnitud de los cambios y por la expansión de las organizaciones en otros mercados.”

Acerca de la apuesta tecnológica y de servicios de valor de Tecnocom enfocadas a la innovación, Zanón señala que “en el pasado siglo XX, la innovación era una competencia exclusiva del departamento de Ingeniería y Diseño. Hoy es una directriz esencial para toda la organización, convertida de facto en una filosofía. El nuevo modelo de gestión empresarial implica cambios estructurales, organizativos y de procesos y un ejercicio continuo de innovación tecnológica para hacer frente a cuestiones como el incremento del volumen de información o la transformación de grandes cantidades de datos en conocimiento inteligente para el negocio”. 

Según Zanón, una parte medular de la filosofía de Tecnocom en la creación de soluciones innovadoras para las empresas, es el desarrollo de sus colaboradores y sus socios de negocios: “Si en la sociedad industrial el marketing se centraba en las ventas y en las cuotas de mercado, en la nueva sociedad del conocimiento de la era digital, la clave son las personas, que antes significaban un costo para las empresas y hoy son un recurso fundamental. En paralelo, si antes la productividad estaba basada en la reducción de costos laborales, hoy la clave fundamental es el desarrollo profesional de las personas”.

Finalmente, el Director General de Tecnocom en México señala que “en conclusión podemos decir que mientras que el resultado de la planificación estratégica era un simple plan, el de las nuevas estrategias de innovación está gestando una revolución digital. Todas las grandes ideas comenzaron pareciendo irracionales, sin embargo, la realidad inmediata nos confirma cómo la innovación puede aportar grandes ventajas competitivas, sobre todo en un mundo globalizado donde el éxito está totalmente vinculado a la utilización de las nuevas tecnologías de la información”.