Tecnocom impulsa solución de gestión de emergencias
14/02/2014
Comprende la organización y control de recursos tanto para la prevención, como respuesta ante desastres naturales, emergencias sanitarias y atención a complicados incidentes sociales.

 Fuente:  http://www.ebizlatam.com

Tecnocom está impulsando a las instituciones y organizaciones gubernamentales y no lucrativas mexicanas que ofrecen servicios de atención de emergencias adoptar la infraestructura tecnológica necesaria para hacer más eficientes los sistemas de atención de incidentes y emergencias ciudadanas a través de plataformas de gestión y centros de mando y coordinación.

Luis Zanón, director General de Tecnocom en México, comentó: “la gestión de emergencias comprende la organización y administración de los recursos y responsabilidades para el manejo de todos los aspectos de las emergencias, en concreto en la prevención, respuesta y rehabilitación de siniestros, accidentes y demás situaciones de emergencia, coordinando los esfuerzos de los cuerpos policiales, de bomberos, de emergencia sanitaria, ambulancias, protección civil, inteligencia militar y otras organizaciones no gubernamentales”.

“La gestión de emergencias puede llevarse a cabo desde una central de mando y coordinación de emergencias conectada estaciones y centros masivos de servicios ciudadanos instalados en aeropuertos, estadios, asociaciones de transportistas, edificios públicos administrativos y culturales, centros de atención médica, distribuidores de electricidad, agua y gas, así como compañías de infraestructuras críticas”, continuó Zanón.

El ejecutivo señaló que adoptar este tipo de plataformas permitiría reducir hasta 70% los tiempos de respuesta y mejorar hasta 50% la eficiencia de los cuerpos de emergencias a través de un modelo único y consistente de datos (gráfico y alfanumérico), obteniendo una mejora sustancial de la aceptación de la ciudadanía y de los operadores del sistema de emergencias.

Sistemas integrales para la seguridad pública

La implementación de sistemas integrales para la seguridad pública está fundamentada en la creación de un centro de comando y control donde se llevan a cabo las tomas de decisiones y se recupera la información de todo tipo de situaciones de emergencias.

Estos centros de comando y control son los encargados de administrar las llamadas de emergencia, de monitorear los estatus de alerta, de coordinar los sistemas de vigilancia inteligente y movimientos de vehículos así como de llevar un control preciso sobre los reportes de incidentes de la ciudad.

En el centro de comando y control, se administran las plataformas de vigilancia de puertos y costa, videovigilancia aérea, seguridad ciudadana y tráfico por circuito cerrado de televisión, vigilancia en eventos, coordinación de vehículos de emergencia y mucho más.

Factores de éxito para la adopción de centros de comando y control de emergencias

Además de la implementación de la estructura tecnológica necesaria para la operación efectiva de centros de control de emergencias, es indispensable contar con el soporte político de más alto nivel para atender de manera puntual las exigencias ciudadanas respecto a la atención de la administración durante situaciones de emergencia, de modo que los ciudadanos tengan acceso sencillo y universal a los servicios de emergencias en sus ciudades.

Esto requiere de un modelo organizativo que además de ser colaborativo sea ajustable en el tiempo y cuente con una cartera de servicios muy clara desde el inicio de la implementación y también durante la evolución de la misma, que esté basada en sistemas personalizables a la realidad de cada región y en todo momento, soportada por tecnología robusta, contrastada y mantenible localmente.

También es indispensable la instalación de ventanillas únicas para las administraciones regionales que atenderán las emergencias, llevar a cabo labores de optimización de recursos y acciones, realizar análisis y sistemas de ayuda para la toma de decisiones y dinamizar el sector con la integración de agencias públicas, cuerpos de voluntarios y el sector privado. Todo esto se traducirá en una mejoría de la percepción de la seguridad por parte de la ciudadanía, de los inversionistas y el turismo en general, lo cual traerá consigo un altísimo retorno político de la inversión.

Diseño e implementación de centros de comando y control de emergencias

Es indispensable contar con la infraestructura necesaria para llevar a cabo un diseño integral tecnológico de los centros de comando y control de emergencia y unidades móviles, tomando en cuenta que deben incluir salas de operaciones y puestos de mando avanzados móviles.

Es fundamental llevar a cabo un minucioso proceso de desarrollo de la ingeniería, dotación, parametrización y entrenamiento del personal de las centrales de comunicaciones, asegurándose que cuenten con la tecnología necesaria de red de comunicaciones de radio, las plataformas de software para la atención y administración integral de llamadas de emergencia e incidentes, videowalls y sistemas de visualización de siniestros, así como la instalación y conexión de los sistemas de videovigilancia y análisis de vídeo.

Caso de éxito: policía local de Valencia

De acuerdo a datos reales facilitados por la policía local de la ciudad de Valencia entre 2012 y 2013, las mejoras en los índices de servicio a partir de la implementación de centros de control y comando, hubo una reducción del tiempo de respuesta según la prioridad de los incidentes (0 a 3 donde 3 es la prioridad más alta en siniestros y emergencias) 49% en los de nivel 3, 32% en nivel 2, 17% en nivel 1 y 27% en nivel 0.

También hubo una reducción del20% en el tiempo de espera en la atención telefónica proporcionada al ciudadano, de 40% en el tiempo de respuesta de los vehículos de emergencias, un ahorro aproximado de 80.000 euros por año en combustible (debido a la eficiencia en la asignación de las patrullas más cercanas), un ahorro aproximado de 70.000 euros por año en gastos de papel al eliminar 95% de los informes llevados a cabo por los agentes y miembros de los cuerpos administrativos, lo cual se tradujo en un incremento de 10.640 horas de tiempo de patrullaje en las calles gracias a la eliminación de la burocracia, equivalente a un aumento en plantilla de 57 agentes.

También se redujo el índice de delincuencia callejera en 12% e incrementó el número de llamadas atendidas en 8%, mejorando con estos resultados la percepción del ciudadano de la seguridad en la calle.