El término “estar hospitalizado” no lo usaremos en el futuro, parece vislumbrarlo un informe de Accenture.
15/10/2012
Aunque ya existen dispositivos médicos autónomos para el seguimiento de los pacientes en casa, la evolución futura puede hacer que estos dispositivos sean menos molestos, ya que pueden estar integrados en los muebles que se usan todos los días en el hogar, tales como mesas, sillas y escritorios.

Fuente:  http://eleconomista.com.mx

Serían dispositivos preequipados en los muebles que usamos todos los días, capaces de controlar una amplia variedad de indicadores de salud, interconectados con los médicos para evaluar al paciente.

La capacidad médica para cubrir y monitorear con mobiliario médico inteligente a un mayor número de personas que necesitan atención permitiría al mundo médico tomar una conveniente ventaja con la atención domiciliaria y evitar costosas visitas y estancias hospitalarias.

Este renglón de dispositivos médicos inteligentes integrados a los muebles del hogar es uno de los tres modelos de negocio que la consultoría en tecnología e información, Accenture, identifica como especialmente prometedores para las compañías tecnológicas de equipamiento médico. Los otros dos son el outsourcing en investigación y desarrollo a través de Internet y la manufactura compartida.

En un reciente informe titulado “Nuevas Oportunidades de Crecimiento en el Mercado de Equipos de Tecnología Médica del Futuro”, la consultoría global en negocios y tecnología, Accenture -con amplia experiencia en este segmento-, menciona que si los fabricantes de esta industria miran más allá de los modelos tradicionales podrán capitalizar las nuevas oportunidades en crecientes mercados con muy abiertas posibilidades de mercado.

Los fabricantes de equipos médicos, dice Armin Meissner, líder del grupo de práctica tecnológica en equipos médicos en Accenture, deben actuar con rapidez para adelantarse a sus competidores potenciales, como pueden ser los fabricantes de muebles que también ya persiguen este mercado. “Los primeros que entren a participar serán los que podrán dar forma y conducir este negocio”.

Subcontratación 
de I+D por Internet

Sobre el segundo renglón, Accenture menciona que la cantidad de datos clínicos disponibles en Internet ha hecho que las fuentes tradicionales de investigación sean anticuadas y limitadas. “Encontrar la investigación médica y mediciones en línea se ha vuelto tan fácil como reservar un vuelo”.

Adaptándose y haciendo productiva esta fuente de innovación, los fabricantes de equipos pueden convertirse en proveedores de servicios médicos que ofrecen datos precisos y detallados a hospitales.

Si los fabricantes de equipamiento médico hicieran las funciones de investigación y desarrollo en outsourcing, considera, el reto para los profesionales de la medicina sería ser más eficientes y lograr un menor costo mediante estos nuevos modelos que realizando sus funciones siendo parte de la empresa.

Producción compartida

Otro modelo que sugiere Accenture es que, al igual que los fabricantes de bienes de consumo han tenido éxito al compartir las operaciones de manufactura, los productores de equipo médico podrían hacerlo también teniendo fabricantes por contrato para hacer crecer su mercado objetivo. El intercambio de las operaciones de fabricación permitiría compartir una línea de montaje común y reduciría los costos.

En su informe, Accenture indica que la industria de fabricantes de equipo médico ha crecido de manera importante en la última década, pero dicho ascenso va a la baja: En el 2003 crecía a una tasa anual de 15.1%, y para el 2013 se espera de 5.5 por ciento.

De acuerdo con Armin Meissner, también directivo de Electrónica y Alta Tecnología de Accenture, esta desaceleración obedece al incremento en la demanda de innovación y a que en temas de cuidado del paciente recientemente se le ha dado prioridad a los tratamientos “hechos a la medida” o personalizados.

Esto, aunado a presupuestos reducidos, arroja una tendencia que indica que el futuro del equipo médico probablemente se encuentre en la comercialización de muebles inteligentes de uso médico. Esto indicaría que en un futuro los competidores de los grandes fabricantes de equipo médico -como GE, Philips, Carestream, entre los más conocidos- podrían ser los principales jugadores de la industria del mueble, como la sueca Ikea.

Por otro lado, la conectividad ha adquirido gran importancia en la industria; se calcula que para el 2014, alrededor de 250 millones de usuarios habrán descargado aplicaciones relacionadas al tema de salud. Este contexto obliga a los fabricantes de equipo médico a incrementar la eficiencia en innovación y reducir los costos de producción.