Todos quieren con Colombia, pero...
23/03/2012
Un estudio de Ernst & Young señala que Colombia está por encima del promedio entre los países mineros en el cobro de impuestos.

Fuente: www.elespectador.com  Fecha:  23.03.2012

Partiendo de que Colombia está viviendo un boom minero, que no es lo mismo que ser un país minero, y de que hasta ahora está fijando los rieles de la locomotora del sector, la directora de Minería a Gran Escala (MGE), Claudia Jiménez, señaló que no es prudente incrementar las regalías y los impuestos, ya que un estudio contratado por los tres gremios del sector señala que las cargas impositivas del país están por encima del promedio en los ocho países comparados.

La dirigente recalcó que el estudio Ernst & Young, que compara a Colombia con Australia, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Indonesia, Perú y Sudáfrica, demuestra que el país es poco competitivo, más cuando las inversiones que se hacen en un proyecto (exploración y explotación) son de largo plazo (a 30 años).

Los resultados del estudio señalan que en explotación de oro, modalidad subterránea, la carga impositiva de Colombia es del 76,6% mientras que el promedio es del 53,4%, lo que convierte a nuestro país en un destino poco atractivo frente a la región (ver gráfico).

De acuerdo con Gustavo Pardo, vocero de Ernst & Young, si Colombia no tiene factores que marquen la diferencia frente a otros países, dejará de ser atractiva para las inversiones extranjeras.

Frente a esta posición, los entes territoriales productores de oro piensan distinto, pues sostienen que sólo están recibiendo el 4% de regalías, recursos que no se justifican frente al deterioro ambiental que produce la explotación de un proyecto minero.

Así mismo, Simón Gaviria, director del Partido Liberal, señaló que impulsará el debate para defender a los intereses de las comunidades.

Claudia Jiménez recalcó que es sano que el Estado busque tener mayores ingresos por la explotación de los recursos naturales, pero que el debate debe darse con el conocimiento de datos reales y no a medias, por eso el estudio de Ernst & Young es contundente.