"En unos años podremos competir con el iPad"
09/05/2011
Liu Chuanzhi es presidente del consejo de Lenovo y artífice de la creación de un gigante informático, líder en China, que en 2005 adquirió la división de computación personal de IBM.

Fuente:  www.elpais.com   Fecha:  09.05.2011

Pregunta. Hay un boom de tabletas en el mercado. ¿Sustituirán a los portátiles y a los PC?

Respuesta. Los smartphones [teléfonos inteligentes] han preparado el terreno a las tabletas. Ambos se han desmarcado de la tradición dominante en la industria informática implementando nuevas CPU, sistemas operativos y con tiendas de aplicaciones más abiertas. Para los consumidores son en cierta forma una moda, pero también tendrán consecuencias para el mercado. En los años ochenta hubo también un cambio radical. El sector terminó con un único sistema operativo, de Microsoft, y una única CPU, de Intel. Y el paisaje no cambió durante años. La aparición de las tabletas y de los smartphones ha cambiado radicalmente la industria informática y ha acabado con el dominio tradicional de Windows. Se podría describir que estamos ante un centenar de flores floreciendo.

P. Y Lenovo, ¿se plantea superar algún día a Apple?

R. Tenemos nuestra propia identidad, sobre todo en China, donde somos una marca muy popular. Ahora mismo no vamos a superar al iPad con nuestra tableta, porque en esa categoría la imagen de marca de Apple sigue gozando de un reconocimiento mayor. Pero en unos años podremos competir con el iPad.

P. ¿Se sienten capaces de competir en el nuevo entorno?

R. A comienzos de los noventa China abrió su mercado. Entraron gigantes como IBM o Compaq, Dell y HP. Y al principio Lenovo era insignificante frente a ellos. Pero consiguió crecer, y ahora somos los primeros fabricantes de ordenadores en China y la región asiática. En nuestro sector hay un patrón: cualquier empresa que presente innovaciones tecnológicas o en su modelo de negocio puede llegar a la cima y ser número uno. Lenovo está preparada para ese reto.

P. Android está arrasando en el mercado de los smartphones. ¿Va a arrasar también en las tabletas y los netbooks?

R. Android funciona muy bien en esas plataformas y es un sistema abierto. En cuanto a Microsoft, como Bill Gates ya no la dirige, es difícil saber si presentará tecnologías innovadoras. Así que no sé decir lo que ocurrirá.

P. Han presentado un ordenador que se controla con el movimiento de los ojos. ¿Hacia dónde va la informática?

R. En el futuro, el ordenador estará vinculado a proveedores de servicios y contenidos. Y se acercará aún más a las necesidades de sus clientes, mejorando su interfaz de extremo a extremo, vinculándose a sensores y a la informática en la nube.P. Lenovo asombró al mundo cuando compró la división de equipos de IBM. ¿Van a seguir su ejemplo otras empresas chinas?

 

R. No se puede extrapolar el caso de Lenovo a la mayoría de las empresas chinas. Durante el proceso de adquisición, uno de los aspectos que planteó Lenovo fue la integración cultural. La cuestión era si las personas de Oriente y las de Occidente pueden adaptarse y trabajar sin que haya roces entre ellas.

P. ¿Por qué?

R. Muchos europeos tienden a llevar una vida tranquila y cómoda. Los chinos solían vivir en la pobreza y ahora aspiran a una vida mejor y a aprovechar las oportunidades en el ámbito empresarial. Su relación es peliaguda.

P. Las empresas chinas tienen mala fama por la falta de respeto a la propiedad intelectual.

R. En la década de los ochenta, los chinos no sabían nada acerca de eso. Posteriormente, cuando cada vez más chinos se fueron a estudiar al extranjero y volvieron, China ya tenía sus propias patentes, el Gobierno y la sociedad china empezaron a darse cuenta de que el copyright era importante. Es cierto que hay que prestar más atención. Pero, al mismo tiempo, tiene que cambiar la mentalidad de las empresas. Si una firma china vende el DVD de una película a 100 yuanes, habrá mucha piratería. Pero si se vendiera a 30 yuanes, la gente iría a comprar la copia con copyright. El fabricante de programas debe tener en cuenta el poder adquisitivo de los consumidores.

P. ¿Lenovo cuida ese aspecto?

R. En China, Lenovo es la primera empresa informática -tanto nacional como multinacional- en preinstalar Windows con copyright en un porcentaje muy elevado. Y este año hemos obtenido unos 15 millones de euros por nuestras patentes.

P. Todo el mundo habla ahora de las redes sociales.

R. A cada generación de jóvenes le gusta una cosa. Y luego, cuando se hace adulta, cambia de gustos. Pasa lo mismo que en la música: la clásica siempre estará ahí, pero el pop es temporal. En China hay muchas redes sociales en las que los jóvenes se relacionan, incluso sin conocerse en persona. Y yo, que soy mayor, a veces pienso que esas personas que se pasan tanto tiempo chateando en esas páginas probablemente no tengan tiempo de estudiar, de trabajar o de pensar a qué tipo de trabajo pueden aspirar. Las redes sociales, siempre que sean constructivas para que la sociedad mejore, se sostendrán y calarán. Pero si se centran únicamente en el entretenimiento y apenas tienen un valor social, tendrán una vida muy corta.

P. Pero empresas como Facebook alcanzan valoraciones astronómicas. ¿Podemos hablar de la segunda burbuja 2.0?

R. Desde el punto de vista financiero, no solo muchas de estas redes sociales, sino también muchas firmas de comercio electrónico quebrarán, porque no tienen un modelo de beneficios viable.

P. China es la fábrica del mundo, pero las condiciones laborales no son las mejores. Los suicidios de trabajadores de Foxconn, que hace los iPhone, pero también trabaja para Lenovo, causaron cierta alarma

R. Las condiciones de vida de los trabajadores de Foxconn son bastante decentes, mucho mejores que las de otros fabricantes chinos. El espacio que tienen para dormir y para ducharse está bastante bien. Y sus sueldos no están mal. En Shenzhen se les ha subido a 300 dólares al mes. La cuestión de los suicidios está más bien relacionada con la negligencia por parte de la empresa de no prestar atención al estado psicológico de sus empleados.

P. ¿O sea, que no hay ningún problema laboral en China?

R. Los obreros nacidos en la década de los sesenta, cuando emigran a grandes ciudades para trabajar para empresas como Foxconn, nada más cobrar el sueldo lo envían a su pueblo natal y se contentan con eso. No tienen esos problemas psicológicos, porque comparan sus condiciones de vida con las que tenían en el campo y ven que no están mal. Pero los nacidos en los ochenta no solo aspiran a ganar un sueldo, sino que tienen la necesidad de relacionarse, y tienen necesidades espirituales, así que no pueden soportar esas condiciones, que les parecen como las de la vida descrita en la película de Chaplin Tiempos modernos.

P. ¿Y Lenovo trata bien a sus trabajadores?

R. La lección que ha sacado Lenovo de este asunto es que tenemos que tener en cuenta no solo la vida material de nuestros empleados, sino también su vida espiritual. Nuestro deseo es ser una empresa que dé ejemplo en China en el trato a los obreros. El año pasado, una asesoría con sede en Suiza llamada Universum incluyó a Lenovo entre las mejores 50 empresas a nivel mundial. Y es la primera vez que una empresa con sede en China entra en esa lista, recibido ese reconocimiento o que no tengan tanta visibilidad. -