El Vaticano encarga a Ernst & Young la auditoría de sus cuentas
19/11/2013
La decisión fue adoptada de acuerdo con la Pontificia Comisión Referente de Estudio y de Indicación para los Asuntos Económicos y Administrativos de la Santa Sede. En enero de 2012 salieron a la luz unas cartas en las que se denunciaba la "corrupción, prevaricación y mala gestión" en la administración vaticana.

Fuente:  http://noticias.lainformacion.com

   La auditora Ernst & Young ha recibido el encargo de comprobar y asesorar sobre sus actividades económicas y sus procesos de gestión administrativa al Governatorato, el gobierno de la Ciudad del Vaticano.

 
En un comunicado emitido hoy por la presidencia del Governatorato se informa de que la decisión fue adoptada el 15 de noviembre, de acuerdo con la Pontificia Comisión Referente de Estudio y de Indicación para los Asuntos Económicos y Administrativos de la Santa Sede.

"Tras un proceso de selección, se ha dado el mandato a un equipo internacional de Ernst & Young de efectuar un trabajo de comprobación y de asesoramiento sobre las actividades de económicas y sobre los procesos de gestión del ente", precisa la nota.

Agrega que "la documentación con los resultados de la asesoría estará a disposición de la Comisión y servirá para proponer eventuales recomendaciones dirigidas a mejorar la eficiencia y la eficacia de los procesos económicos y administrativos del Governatorato".

El gobierno de la Ciudad del Vaticano estuvo en el punto de mira el año pasado, cuando en enero de 2012 salieron a la luz unas cartas enviadas al entonces papa Benedicto XVI por el nuncio en Estados Unidos y ex secretario general del Governatorato Carlo Maria Viganó en las que denunciaba la "corrupción, prevaricación y mala gestión" en la administración vaticana.

En una de esas misivas, Viganó señalaba que los banqueros que integran el "Comité de finanzas y gestión" del Governatorato y de la Secretaría de Estado se preocupaban más de sus intereses "que de los nuestros" y que a finales de 2009 en una operación financiera "quemaron (perdieron) 2,5 millones de dólares".

Estas cartas se encuentran entre los documentos reservados del papa filtrados a la prensa, que dieron lugar al llamado caso "Vatileaks".

El encargo a Ernst & Young se enmarca en la operación de transparencia promovida por el papa Francisco y, en esta misma línea, el pasado 15 de octubre se anunció una auditoría a la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), que se confió a la sociedad Promontory Financial Group.

Este mismo grupo se encarga de las comprobaciones necesarias sobre las cuentas corrientes del Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el Banco del Vaticano.