Las consultoras elevan un 40% el 'negocio' de la crisis
09/12/2009
Las grandes firmas de consultoría han encontrado en la crisis económica una nueva vía de ingresos.

Fuente:   www.expansion.com    Fecha:  09.12.2009

Sustituye a la facturación derivada de los movimientos corporativos que, hasta 2008, hicieron crecer el negocio de asesoramiento financiero hasta batir récords en todo el mundo.Ahora, ese asesoramiento ha cambiado de tercio y, en vez de ayudar a la compra, los esfuerzos se centran en encontrar soluciones para que los clientes no se vean arrastrados por el tsunami financiero.

El negocio de la gestión de crisis y las reestructuraciones crecerá casi un 40% en 2009, hasta alcanzar los 7.500 millones de dólares (poco más de 5.000 millones de euros), según un estudio realizado por la firma de analistas Kennedy Information (excluidos Interim managers, asesoramiento legal y los ofrecidos por bancos de inversión).

Este aumento se suma al experimentado en 2008, del 18,9%, cuando se movieron 5.400 millones de dólares. Es decir, en los últimos dos años, los servicios relacionados con el asesoramiento en reestructuraciones, los ofrecidos a los deudores y acreedores, así como otros no financieros relacionados con la solución de la crisis, habrán movido cerca de 13.000 millones de dólares.

La gestión del riesgo y la prevención de los peligros derivados de la situación económica están favoreciendo el negocio de las firmas de consultoría en todo el mundo, lideradas por Pricewater-houseCoopers (PwC), que ganó con estos servicios más de 507 millones de dólares en 2008 (un 23% más que el año anterior), seguida de KPMG, AlixPartners, Deloitte y Ernst & Young. Las cinco primeras firmas de este ránking anticrisis facturaron por estos servicios 2.023 millones de dólares, más que todo el negocio de las firmas de auditoría y consultoría en España (que en 2008 ascendió a 1.881 millones).

Mientras que el resto del negocio consultor, según el informe, está experimentando la presión a la baja de los honorarios, las tarifas que cobran por reestructuraciones están batiendo récords, ya que los clientes no están en posición de negociar los precios, sino que estarían dispuestos a pagar una cifra mayor, con tal de conseguir un experto.

Por ello, los recursos humanos de estas firmas se están moviendo hacia estas áreas, "un fenómeno poco frecuente en otros segmentos de consultoría", según destaca el informe de los analistas estadounidenses. No obstante, apuntan a que se producirá un exceso de capacidad en este área de negocio cuando el mercado derivado de la crisis toque fondo a finales del periodo 2008-2012. Se prevé que la demanda de asesoramiento en reestructuraciones se mantenga al alza hasta 2011, año en el que se espera un retroceso del 9,5% respecto al ejercicio anterior. En 2012 habrá unos niveles de facturación similares a los del inicio de la crisis.

A partir de 2011, se prevé un descenso del negocio generado por los servicios anticrisis

Mercado nacional
En España, este tipo de servicios representa una parte relevante del asesoramiento empresarial actual. Mientras que el pasado ejercicio, prevalecieron los trabajos para compañías del sector inmobiliario y constructor; tras el pasado verano, se produjo un cambio radical, según los expertos.

Ahora, se cubren prácticamente todos los sectores, en especial, empresas industriales, de distribución y consumo y de servicios. No obstante, apuntan que aunque las operaciones han crecido en número, son de menor tamaño.

Respecto a 2009 (aunque no hay datos desglosados en España), fuentes del sector indican que los recursos que destinan a este tipo de trabajos se han triplicado.

Los servicios de la gestión de crisis en España se centran en la elaboración de informes que incluyan la revisión de una compañía que se va a refinanciar y cuyo destinatario es el grupo de entidades financieras a las que se solicita la refinanciación (IBR); el asesoramiento al deudor en la presentación de propuestas de refinanciación y en el apoyo en la negociación con sus entidades financieras; y los trabajos de administración concursal en compañías insolventes.