Oportunidades de Negocio
Organismos Multilaterales
Programas financiación UE Convocatorias para financiación de proyectos
Licitaciones públicas en España
Licitaciones públicas en Europa
Adjudicaciones de concurso en España
Alertas Concursos Públicos
La transición terminó en Europa oriental y Asia central...para algunos
22/07/2008
Europa y Asia central 15 de julio de 2008 — Considerando retrospectivamente los casi 20 años que han transcurrido desde la caída del muro de Berlín, es claro para cualquiera de los 400 millones de personas que viven en los países de Europa oriental y de la ex Unión Soviética que la transición de las economías de planificación centralizada a las de mercado no ha sido un proceso fácil.



Los viejos patrones de comercio se desintegraron de la noche a la mañana y se derrumbaron las empresas estatales sobresubvencionadas que producían mercancías de mala calidad, al tiempo que la gente de la región perdió lo que consideraban como trabajos estables y muchos cayeron en la pobreza. Mientras que los países de Europa central experimentaron una recesión superficial, los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) vieron cómo sus ingresos promedios caían a casi la mitad de sus niveles de 1990 en la crisis financiera rusa de 1998.

Aunque la primera década después de la caída del comunismo fue dura y difícil, la última década ha sido más benigna con esta región que se extiende desde Tallin y Tirana al oeste hasta Vladivostok y Bishkek al este. Hoy día, a tan sólo 10 años de la crisis financiera rusa, el ex Bloque del Este ha vuelto a salir a flote -y para muchos países de la región, la transición ha terminado.

Pero mientras muchos países de Europa oriental y de la ex Unión Soviética han dejado atrás la crisis de los años noventa, es imperativo que realicen innovaciones, que incluyan a todos sus ciudadanos en el desarrollo de los países y que se integren a la economía mundial en general si quieren mantener su crecimiento, indica un nuevo informe del Banco Mundial titulado “Innovation, Inclusion, and Integration: From Transition to Convergence in Eastern Europe and the Former Soviet Union” (Innovación, inclusión e integración: De la transición a la convergencia en Europa oriental y la ex Unión Soviética), i que se presentó esta semana en Bruselas en la conferencia del Banco Mundial y Bruegel donde se trató este tema.

Aumento de la productividad para una prosperidad duradera

Según el informe, el aumento de la productividad -el único camino posible para lograr una prosperidad duradera- depende de que exista un entorno empresarial que apoye este objetivo, en particular un entorno que sea competitivo, un sector financiero sólido, un buen gobierno, así como una capacidad e infraestructura superiores.

Se encontró que los aspectos clave del entorno empresarial, como la competencia y el financiamiento, que conforman el comportamiento de las empresas, están madurando y convergiendo, o bien ya han alcanzado a los de las economías de mercado más desarrolladas de Europa occidental. Un buen augurio para sus perspectivas a futuro. Esta convergencia es más pronunciada en los nuevos estados miembros de la Unión Europea. La Comunidad de Estados Independientes (CEI) siguen el mismo camino, aunque a cierta distancia.

“En cuanto a la importancia de la competencia para reestructurar las actividades de las empresas, las economías de transición están siguiendo los pasos de las economías de mercado desarrolladas”, señaló Pradeep Mitra, economista jefe del Banco Mundial para la región de Europa y Asia central (ECA) y autor del informe. “Al mismo tiempo, sus negocios y sectores financieros están madurando, dejando de lado cada vez más las fuentes informales y la familia para financiar inversiones fijas”.

Sin embargo, el crecimiento del empleo ha sido lento en casi todos los lugares, reflejando la interrelación entre (i) el crecimiento del empleo en nuevas empresas privadas que fueron capaces de ocupar nichos del mercado que no existían durante la planificación centralizada, y (ii) el recorte de personal en las compañías estatales y privatizadas.

El informe revela que el aumento de la productividad y las transferencias públicas sustentados por el mayor ingreso fiscal han sacado a 50 millones de personas -de los 400 millones- de la pobreza absoluta (aquellos con un ingreso inferior a $2,15 por día en paridades de poder adquisitivo) entre 1998-99 y 2005-06. Mientras que casi una de cada cinco personas (o 85 millones) vivía en la pobreza en 1998-99, sólo una de cada 12 (o 35 millones) vivía en tales condiciones en 2005-06.

Innovación

Por su parte, la innovación es imprescindible porque el fomento de la productividad exige que las empresas realicen innovaciones, desarrollando nuevos conocimientos, o absorban el conocimiento generado en otros lugares. La productividad aumenta mucho más cuando las empresas están sometidas a presiones más fuertes por parte de competidores nacionales por desarrollar nuevos productos y mercados, cuando pueden tener acceso a sectores financieros más desarrollados, y cuando las normas y regulaciones son más previsibles.

Inclusión

La noción de “inclusión” es clave. Los ingresos de toda la región han subido con rapidez, pero no ha ocurrido lo mismo con los empleos, excepto recientemente en el caso de los nuevos estados miembros de la Unión Europea. El estudio dice que el débil crecimiento del empleo en los ocho nuevos miembros de la Unión Europea (EU-8) y en Europa sudoriental es el resultado del fuerte recorte de personal en las empresas estatales y privatizadas más que de la compensación del gran crecimiento del empleo en empresas nuevas -aquellas empresas que siempre fueron privadas.

“Una mayor competencia -señaló Mitra- que facilite la convergencia en los países de la CEI, también aceleraría el recorte de personal en las empresas estatales y privatizadas. La indemnización por despido, los programas de reorientación profesional y las redes de seguridad social para los trabajadores desplazados pueden facilitar la convergencia al reducir sus costos sociales”.

Integración

Por último, es preciso que los países de la región redoblen sus esfuerzos de integración con la economía mundial. Mientras que ahora el comercio representa el 60% del PIB en los países que se incorporaron a la Unión Europea en 2004, llega a tan sólo el 20% en los países de la CEI. Esto requiere que se desarrolle una mejor facilitación del comercio y logística en eficiencia portuaria, y se emprendan reformas aduaneras. La reducción de los costos por medio de transacciones bancarias liberalizadas, telecomunicaciones y servicios de transporte puede ayudar a que las exportaciones de estos países sea más competitivas.

Los factores internos y externos funcionaron en armonía ya que los nuevos estados miembros de la Unión Europea utilizaron como apoyo la posible adhesión a la UE para asegurar reformas de las políticas y de las instituciones necesarias para un rápido aumento de la productividad y una mayor integración en la economía mundial.

“La República Checa, Estonia, Hungría, Polonia y la República Eslovaca”, manifestó Mitra, “han atraído grandes montos de inversión extranjera directa, y participan casi tanto como los países en desarrollo de Asia oriental en cadenas globales de productos básicos impulsadas por los productores, como es el caso de los automóviles y la tecnología de la información, y exportan capital y productos con gran intensidad de mano de obra calificada. En cambio, la mayoría de los países de la CEI exportan recursos naturales y productos con gran intensidad de mano de obra no calificada”.

“De hecho -agregó Mitra- el grado hasta el cual los países sin perspectivas europeas pueden utilizar mecanismos externos -como la Política Europea de Vecindad, la adhesión a la OMC, acuerdos subregionales- para asegurar las instituciones conducentes a un entorno empresarial favorable es una cuestión pendiente”.

Demografía: La tercera transición

No obstante, como si la doble transición política y económica del pasado no hubiese sido un reto suficiente, de acuerdo con el informe, muchos países de Europa oriental y la ex Unión Soviética enfrentan ahora una tercera transición - el envejecimiento de su población. Las proyecciones demográficas sugieren que para 2025 el esloveno promedio llegará a los 47 años, con lo cual el país tendrá una de las poblaciones más viejas del mundo. Uno de cada cinco búlgaros llegará a más de 65. La población de Ucrania se reducirá una quinta parte y la de Rusia más de una décima parte. El envejecimiento llevará a una rápida reducción de la proporción de la población en edad laboral (15-64 años) en la población total después de 2015 -en menos de una década desde ahora- en la UE-8, Europa sudoriental y los países de ingreso mediano de la CEI. Esto es similar al cambio proyectado para la UE-15, más profundo que en los Estados Unidos y más superficial que en Japón.

"El desafío que plantea al crecimiento económico el rápido envejecimiento de la población en una gran franja de países en transición ubicados en Europa central y sudoriental, así como en Rusia, Ucrania y Belarús, es serio y sistémico", comenta Mitra. "Para contrarrestarlo es necesario en primer lugar aprovechar al máximo el capital social y la mano de obra existente, a través de la implementación de todas las reformas del entorno empresarial que sean necesarias para el aumento de la productividad. En segundo lugar, exige que se utilicen todos los recursos humanos de un país, no tan sólo una parte de ellos, mediante el aumento y la equiparación de las edades de jubilación para hombres y mujeres y, donde la situación fiscal así lo permita, la reducción de los impuestos al trabajo que encarecen la contratación de la mano de obra. En tercer lugar, demanda una reforma de los sistemas de jubilación y atención a la salud, de modo que las presiones fiscales no desplacen el gasto público deseable en infraestructura y redes de seguridad social y la inversión privada para el aumento de la productividad".

"Finalmente -agregó Mitra- una migración circular internacional de la mano de obra que se coordina entre los países emisores y receptores y respeta los derechos de los migrantes puede complementar dicho paquete de políticas. La migración conlleva factores políticos, económicos y sociales complejos, y es por ello que quizás fuesen necesarios experimentos de políticas para mejorar los marcos que la regulan".


 

 


Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/T637IJ2YL0