Las empresas españolas mantienen su confianza en el outsourcing
23/04/2014
Mientras que en el año 2009 la mayoría de empresas optaban por la externalización de servicios con los objetivos de disminuir costes y mejorar la producción, en el ejercicio 2013 destacaban como principal ventaja su flexibilidad y el transformar costes fijos en variables, según los datos que maneja la plataforma multisectorial Caralin Group

Fuente:  www.rrhhdigital.com

De alrededor del 30% en la época precrisis, a más del 50% desde 2009, la relación de empresas que acuden al ‘outsourcing’ (externalización de servicios) sufrió un gran salto con el cambio de ciclo, consolidando su uso y creciendo en importancia. Es decir, aquellas compañías que han apostado por la externalización, cada vez lo emplean en mayor medida. «Es cierto que la crisis ha sido un acicate para que los empresarios transfieran a terceros las actividades que no son la base de su negocio», indica Juan Carlos Maté, fundador de Caralin Group, «pero también han contribuido tanto la evolución de la implantación tecnológica como el fenómeno de la globalización».

En opinión del responsable de esta plataforma multisectorial de servicios, que engloba a más de 50 asociados, «el propio concepto de externalización ha evolucionado en los últimos años». Y es que, según el informe anual que elabora Adecco, si en 2009 la mayoría de empresas que optaban por el ‘outsourcing’ lo hacían para disminuir costes y mejorar la producción, el año pasado destacaban como principales ventajas su flexibilidad y el transformar costes fijos en variables.

«En líneas generales estos datos nos sirven para definir un patrón: en la época de “vacas gordas” se acudía a la externalización para crecer, durante la primera fase de crisis, era el remedio para que las empresas perdieran peso, mientras que ahora se trata de obtener soluciones a necesidades puntuales. Y esto es posible gracias al surgimiento de empresas muy especializadas, que se pueden dar a conocer con relativa facilidad y ofrecer sus servicios a distancia», explica Juan Carlos Maté.

Para el presidente de Caralin Group el principal escollo es «la desconfianza. Y con razón, siempre se tiende a pensar que si dejamos de hacer algo por nosotros mismos, el resultado no va a ser igual. Por eso nuestra filosofía es fomentar la conciencia de trabajo colaborativo con servicios siempre excelentes, teniendo en todo momento a un responsable disponible para hacerse cargo de garantizar su cumplimiento. De ahí que hayamos conseguido que un cliente acuda a nosotros ante nuevas necesidades».