Un recuento récord
25/11/2011
La firma española Indra es una referencia mundial en elecciones. Un batallón de mil técnicos hizo posible el 'milagro' de contar 24,5 millones de votos en apenas 4 horas

Fuente: www.eldiariomontanes.es   Fecha: 25.11.2011

Las noches electorales ya no son las de antaño. Antes había que aprovisionarse bien de víveres delante del televisor mientras las encuestas de distintas fuentes iban amenizando un recuento que se hacía eterno y que a más de uno le dormía profundamente en el sofá con el sonido de fondo de la cadencia de los datos. Pasaban las horas lentamente y el porcentaje escrutado se movía a un ritmo tranquilo. Demasiado tranquilo. Sin embargo, el pasado 20-N hasta se conoció el ganador en el mismo día. El 80% de los votos ya estaban contabilizados nada menos que a las diez de la noche, solo dos horas después de cerrar las 59.876 mesas repartidas por todo el país en 23.082 locales. Y poco antes de la medianoche se rozaba ya el 99% (cerca de 24,5 millones de papeletas) con permiso de la hora menos en Canarias. Todo un récord que no da lugar ni a una mínima cabezada frente a la tele y que sitúa a España como una referencia a nivel mundial en este campo.

 
El sistema de voto sigue siendo el mismo que en el siglo pasado: urna y papeleta. ¿Qué ha cambiado? Detrás de esta rapidez en el escrutinio se encuentra la multinacional española Indra, que en 1979 comenzó su aventura en todo tipo de comicios electorales. «España es uno de los países más avanzados. Pocos tienen un nivel tan alto de eficiencia y precisión en el recuento electoral como el nuestro y, en general, tardan más tiempo en obtener un resultado provisional», detalla Jesús Gil Ortega García, director de Procesos Electorales de Indra, compañía líder europea en el recuento electrónico de votos. Como apunta el especialista, el proceso se realiza «prácticamente» en tiempo real. De ahí los resultados casi inmediatos el pasado domingo.
 
La tecnología española ya se ha exportado con éxito a medio mundo. Indra atesora a sus espaldas 400 proyectos electorales en más de 20 países, lo que significa más de 1.700 millones de electores llamados a elegir a sus representantes. Solo este año, además de las elecciones generales, municipales y prácticamente la totalidad de las autonómicas, han contabilizado las papeletas de comicios en Argentina, Colombia, Noruega... Pero también han puesto una pica en terrenos tan complicados como Francia, Eslovenia, Italia, Angola y hasta Estados Unidos. Incluso en 2008 llevaron el desarrollo tecnológico a las urnas de las que salió el actual alcalde de Londres -el conservador Boris Johnson- y los miembros de la asamblea de la ciudad, el evento electoral más grande y complejo de Reino Unido. Indra se embolsó por aquel contrato más de 6 millones de euros.
 
Cada país es un mundo
 
Pero todos los comicios no requieren de la misma infraestructura tecnológica. Cada país es diferente en sus peticiones. Por ejemplo, en Noruega se basan en el 'e-counting' para dar soporte a los comicios, desde el diseño de las papeletas hasta el recuento electrónico. En España son nada menos que 14.000 PDAs las que se encargan de agilizar el sistema controlando el 86% del censo nacional, es decir, más de 30 millones de electores, como apuntan desde Indra. Solo en Barcelona se utilizaron 1.797, mientras que en Melilla se conformaron con 21. Eso sí, en los municipios con menos de 2.000 ciudadanos en el censo se sigue utilizando el sistema de toda la vida: llamar directamente por teléfono al centro de recepción de datos. Todo un proceso en el que Indra movilizó a más de un millar de sus técnicos.
 
Y el futuro para ser aún más rápido en el recuento pasa por las llamadas Mesas Administradas Electrónicamente (MAE), un ingenio que dispone de un ordenador portátil con un lector de DNI-e y una impresora, lo que agiliza los trámites y reduce los errores humanos. Las MAE se comenzaron a probar en las elecciones al Parlamento Europeo de 2009 y para el 20-N se reforzó el número de unidades. 1,4 millones de electores pudieron probarlas, aunque solo en Madrid. Por eso, con el despliegue de este dispositivo, Indra cree que puede volver a batir su récord en los próximos comicios generales... si logra la adjudicación.
 
Por el momento la marca, para el 100% del escrutinio, se sitúa, oficialmente, para el Congreso a las 2.15 horas, y las 3.33 horas para el Senado.