Apps, redes sociales, formación… Consejos para transformar un empleo “tradicional” en una carrera “digital”
03/01/2013
U-tad, Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital, ha presentado cinco consejos básicos enfocados a los profesionales con planes de reconducir su carrera desde profesiones tradicionales hacia la economía digital, que será el marco donde se presenten las mayores oportunidades de empleo a lo largo de 2013.

Fuente:  www.rrhhpress.com

“Los últimos informes publicados sobre el mercado laboral en España apuntan para el año que empieza a un crecimiento en la demanda de profesiones relacionadas con la economía digital. Diversas publicaciones en torno a los contenidos digitales señalan que la digitalización en este sector va a continuar su tendencia como motor de los nuevos modelos operativos y del incremento de los ingresos generados en el sector”, afirma Jorge Calderón, CEO de U-tad.

A pesar de esta demanda, son numerosos los profesionales que todavía no ven con claridad cómo adaptarse, bien por desconocer los pasos y la formación necesarios o por considerar, a menudo erróneamente, que su profesión no tiene demanda en el ámbito digital. Con el fin de proporcionarles esa orientación que necesitan, U-tad ha elaborado estos consejos:

  • ¿Tu profesión es digital? Si te haces esta pregunta, en muchos casos la respuesta será afirmativa. Es un error pensar que este sector necesita únicamente especialistas en tecnología y expertos en programación. “La economía digital es un equivalente de la analógica, y, por tanto, necesita a una diversidad de roles profesionales muy similar: vendedores, diseñadores, artistas, ingenieros o médicos”, señala Jorge Calderón. “Obviamente, hay profesiones específicas que requieren de un alto grado de preparación tecnológica, pero muchos de los trabajos 2.0 tienen su equivalente previo en el mundo 1.0. Identificarlos es el primer paso”.
  • Define tus necesidades. No es lo mismo un diseñador que un diseñador online, un creador de contenidos que un creador de contenidos digitales, ni un profesional del marketing que opera en las vías tradicionales que uno que desarrolla su actividad en la web. “Determinar los conocimientos propios es un buen punto de partida”, explica Calderón. “El siguiente es establecer las reglas de funcionamiento que es necesario dominar para explotar adecuadamente esos conocimientos dentro de la economía digital”.
  • Encuentra la formación adecuada. La transición de un mundo a otro requerirá siempre de un aprendizaje. Existen nuevos grados universitarios enfocados al entorno digital, con contacto directo desde el primer año con empresas del sector donde realizar prácticas y proyectos. Pero también hay másteres y otras modalidades de formación que pueden reconducir una carrera profesional a campos como el e-commerce, el Marketing Mobile, la gestión de empresas que operan en Internet, la creación de apps, el diseño de videojuegos o la animación. “Entrar en la economía digital no es una cuestión de edad. Los jóvenes necesitan conocimiento nuevo, y los más veteranos, adaptar el que ya tienen al nuevo entorno”, apunta Calderón.
  • Dibuja tu perfil online. No se puede pretender destacar en el mundo digital sin demostrar que se conocen sus principales canales de comunicación y autopromoción. Busca las redes sociales que más pueden ayudar a difundir tu marca personal y experiencia (Linkedin, grupos, foros). Si tienes cuenta en Twitter, abre otra dedicada únicamente a tu vertiente profesional. Según Calderón, “son buenos marcos donde darse a conocer y demostrar proactividad y experiencia, además de una útil fuente de contactos. Conviene no caer en el error de usarlos directamente para pedir trabajo; mostrar nuestro conocimiento puede ser la manera más eficaz de llamar la atención de futuros partners o empleadores”.
  • Si nadie te da trabajo, créatelo tú mismo. Si hay algo en lo que la economía digital esté destacando especialmente es en el gran número de emprendedores que desarrollan su trabajo en este ámbito. Los contenidos, el ocio, el e-commerce… son campos donde surgen continuamente nuevas empresas. “Actualmente es, sin duda, el mejor entorno en el que poner en marcha un proyecto. Quienes tengan experiencia en la creación de empresas en la economía tradicional, encontrarán en la digital un campo lleno de oportunidades, pero sujeto a reglas propias, distintas, pero con el mismo nivel de exigencia, para las que se hace imprescindible adquirir formación especializada”.