La importancia de gestionar bien las recomendaciones que emitimos en LinkedIn
11/10/2013
Si las personas que hemos recomendado no están a la altura, perjudican a nuestra reputación

Fuente:  www.equiposytalento.com

No solo es importante escoger bien a las personas que les pedimos recomendaciones en LinkedIn, sino también a las personas que aceptamos recomendar. Porque si ellos decepcionan a su empresa, a su sector o al público en general, nuestra imagen puede verse también perjudicada.

Es el caso de las personas que recomendaron a Pax Dickinson, exdirector de Tecnología de Business Insider, despedido por publicar en distintas redes sociales textos sexistas, racistas y homófobos. Sus comentarios discriminatorios, destacados en el blog Valleywag, generaron hasta protestas públicas por la situación de estos colectivos en Silicon Valley.

Totalmente opuesta a esta situación es el ordenado perfil de Dickinson en LinkedIn, en el que parecería un fantástico fichaje, incluyendo la recomendación de Joseph Panzarella, un directivo del grupo de publicidad JWT, que asegura que “los empleadores que lo contraten no quedarán decepcionados con su decisión”.

Pazarella se ha visto obligado a responder a las críticas que él mismo ha recibido por parte de aquellos que, al informarse sobre la situación laboral de Dickinson, han dado con su nombre. Panzarella admite que nunca le oyó pronunciar, mientras duró su relación laboral, el tipo de comentarios que ahora publica en sus perfiles sociales. Sin embargo, defiende la recomendación referida estrictamente a “su capacidad de trabajo”, puesto que “LinkedIn es un foro de negocios”.

Ante este conflicto, CNN entrevista a Bob Pearson, consultor digital en W20 Group, quien recuerda que los distintos perfiles en la red representan la unificación en una sola persona en la vida real. “Todo está entrelazado”, “y lo que uno diga públicamente construye un conjunto acumulativo de comportamientos que inciden directamente sobre su reputación. Nadie puede afirmar que uno de estos canales es independiente de los demás”.

Otra recomendación que aparecía en el perfil de Dickinson era la de Nematolah Kashanian, un arquitecto de software independiente asentado en Nueva York. El sí se muestra conocedor de los comentarios discriminatorios típicos de Dickinson: “Es muy inteligente, pero tiene un pico de oro”, afirma Kashanian. “De hecho, es bueno en su trabajo, y creo que eso es lo que importa, pero si alguien me llama y me pide una referencia, yo les advierto de lo que hay”.

Sin embargo, Kashanian coincide con el otro ‘recomendador’ en que Dickinson nunca exhibe en persona su lista de desprecios. De hecho, Kashanian recuerda un proyecto en concreto en el que Dickinson tuvo muy buena relación con una mujer del equipo que además era lesbiana. Kashanian se muestra seguro de que las críticas a Dickinson no afectarán a su situación laboral directamente.

Dickinson, después del despido de Business Insider y puede que gracias a sus recomendaciones en LinkedIn, ha iniciado un proyecto independiente, llamado Glimpse, que de momento parece que no le va nada mal.